Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 julio 2014 4 24 /07 /julio /2014 07:09
Las tres bodas de Manolita

Sentido de la memoria dinámica y tendencia al cotilleo, la curiosidad andante e indiscriminada, una mezcla de Galdós y Pérez y Pérez o "El Caballero audaz", una prosa inagotable, el manantial que no cesa, un estilo desaliñado pero apasionado, una voluntad de contar que se convierte en voluntad de ser, eso es Almudena Grandes, que emulando a los contadores de folletines decimonónicos, Dumas o "Los misterios de Paris", ha abierto la esclusa de la presa y va publicando desbordantes historias cuajadas de historias, los "Episodios de una guerra interminable" que son episodios que amenazan (¿o prometen?) con extenderse por los siglos aunque se promete limitada tanto formalmente (Almudena habla de seis volúmenes) como temáticamente (sólo se alimentan de lo previo, lo concreto y lo consecuente en torno a la guerra (in-)civil, esa abominación que todos los españoles de las últimas generaciones hemos padecido --o disfrutado, algunos-- directa o indirectamnente, y aún colea...).

Después de "Inés y la alegría" y "El lector de Julio Verne", Almudena acomete la tercera entrega de sus "Episodios" (entre los que debería contar una novela anterior de la Grandes, "El corazón helado"). Si en los dos primeros remite su historia a las localizaciones del Pirineo o la Sierra de Jaén, en "Las tres bodas de Manolita" constituye a Madrid como un personaje más, uno de los más importantes, de la novela. Las calles, los barrios, las prisiones (Porlier, Ventas o Yeserías), van tomando cuerpo y espacio ante los ojos del fascinado lector. Y con ese escenario nada neutral vemos el desarrollo de los personajes, y éstos tienen una entidad y un grosor humano que los llena de significantes, la pasión política, el miedo, la rebeldía, la humillación: estamos ante una novela dedicada a los vencidos, a las víctimas, la mayoría inocentes, de una victoria en cuya gestión no han tenido nada que ver (no son combatientes la mayoría, sino simples ciudadanos -as, cuyo delito es haber sido primo, hermano, hijo, vecino o amigo de los vencidos) en un país cainita, mezquino, cruel e ignorante que hace durar durante 40 años un régimen del abuso y el horror.

Más de setecientas páginas de desmesura narrativa donde uno ve ecos y personajes de muchos otros libros y donde uno percibe el esfuerzo documental de la autora, su comprensible maniqueísmo --las historias que nos cuenta no permiten muchos matices-- y su apasionamiento. Ecos desde "La voz dormida" de Dulce Chacón, pasando por Fernando Fernán Gómez, la reciente "El día de mañana" de Martínez de Pisón, "Las máscaras del héroe" de Juan Manuel de Prada, la historia de las "17 rosas de Guillena" y tantos otros testimonios literarios o históricos, son evocados en esta torrencial novela, junto a personajes reales como el aristócrata anarquista y novelista Antonio de Hoyos y Vinent o el tristemente famoso "Orejas", comisario Conesa, y literarios como el entrañable La Palmera, el homosexual que ayuda a Manolita a sobrevivir, o la bella y salvaje Eladia (otro personaje que merece una novela ella sola)...total un centenar de personajes en historias paralelas, subtramas como los dos capitulos dedicados a episodios y personajes reales que tienen, repito, el suficiente peso específico para merecer novela aparte (no le demos ideas a la autora, que no las necesita), como el internado-lavandería de monjas para niños incursos en el abominable Decreto sobre Protección del Estado a los Huérfanos de la Revolución nacional y la Guerra o los trapicheos de curas y funcionarios de la cárceles españolas, lucrándose con la miseria y el horror de las familias de los "rojos".

El transcurso antiheroico de la vida de Manolita, la protagonista principal de esta novela coral, oscila desde su comienzo indiferente de señorita "Conmigo No Contéis", hasta una toma de conciencia que se inicia debilmente allá poor la página 174 de la novela y va trasformando a la reticente Manolita en una pieza importante de la resistencia comunista clandestina al franquismo, La vida de hambre y apuros de la joven Manolita, hija de fusilado, hermana de desaparecido y sustento de varios hermanos pequeños en una sociedad en la que sobran necesidades y miserias, toma un sentido superior con esa adscripción de lucha política en la que de una forma muy lenta y aparentemente casual va entrando Manolita por mor de las circunstancias, incluidas sus tres bodas. Con un epílogo situado en los setenta, la acción se desarrolla hasta principios de los cincuenta, los años de piedra de la dictadura española, con lo que compartimos escenarios de Madrid con Cuelgamuros o el Valle de los Caidos. Una interesante muestra de esa tendencia a la recuperación de la memoria histórica en la que Almudena está comprometida, recogiendo testimonios orales y documentales de los pocos interesados y afectados por aquellos tiempos que quedan hoy en día y añadiendo la argamasa de su indudable imaginación y un estilo narrativo a menudo desatado que se lanza a la desmesura y al exceso llevada por su simpatía por aquellos vencidos, víctima de una guerra cruenta instalada en plena supuesta paz que Franco legó a una España llena de heridas (y de mujeres llenas de fuerza, espiritu de sacrificio y entereza: la auténticas protagonistas morales de las novelas de Almudena). Vale la pena perderse en ese bosque de 760 páginas.

FICHA

LAS TRES BODAS DE MANOLITA.- Al mudena Grandes.Ed. Tusquets. 760 págs., 22,90 euros.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens