Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 agosto 2014 5 08 /08 /agosto /2014 07:55
Alucinaciones

Desde que leí en los 80 "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" o "Despertares" (luego llevada al cine con un extraordinario Robert De Niro como uno de los pacientes que "despierta" gracias a una droga administrada casualmente) he seguido las apasionantes narraciones del neurólogo y psiquiatra Oliver Sacks, no sólo por su calidad literaria --que la tienen-- sino por tratar una de las cuestiones más atractivas y fascinantes de la existencia: las funciones del cerebro dentro del contexto de la vida humana, sus patologías y los surrealistas efectos que causan éstas, las cualidades de sus respuestas y los desafíos que conciernen a su funcionamiento (o a su falta de). Por motivos personales y académicos, desde que en esa época empecé estudios de psicología, los relatos de Sacks, con su cuidada vertiene filosófica que trasciende la importancia clínica de lo que narra, iluminan la nunca totalmente explicada complejidad de la mente humana y sus misterios y maravillas, todo ello fue un complemento evocativo y sugerente en mis estudios primero y en mi práctica clínica después.

En "Alucinaciones", como en otros libros de este genial autor, ya sea "Con una sola pierna", "Migraña" "Los ojos de la mente" o "Veo una voz", Sacks analiza un tópico clínico, unos casos que conciernen a diferentes funciones de la mente y el cerebro, como la percepción de los miembros fantasma, la complejidad de la visión o la audición, las raras enfermedades o las dolencias comunes (como la migraña) y lo hace enriqueciendo las historias clínicas con un despliegue de erudición literaria y filosófica que apenas tiene parangón en este tipo de narrativa. Arte, historia médica o de la literatura, música, antropología, filosofía y, por supuesto, psicología y neurociencias, forman parte del inacabable bagaje que Sacks va exponiéndonos con un verbo, un humor y una amenidad propias de los tradicionales cuentacuentos orientales a la vera del fuego de la tribu.

En este libro Sacks nos muestra cómo la mente, el cerebro, crean una realidad paralela y distinta a la que "vemos" cuando en vigilia nos consideramos dueños de nuestra lucidez y para ello el cerebro no sólo es capaz de utilizar la visión, sino también el olfato, el oido e incluso el tacto. Topo empieza y acaba en el cerebro. Desde los trampatojos más sencillos hasta las alucinaciones más decabelladas a las que tomamos como parte de "nuestra realidad".

Este autor octogenario, pero muy joven de espíritu, nos propone analizar casos que sin ser delirios o efectos de patologías, algunas personas ven algo que nadie más puede notar. Y Sacks aclara desde el principio que se trata de alucinaciones no de ilusiones, es decir unas imágenes no buscadas ni existentes, en lugar de algo buscado por la voluntad y la memoria, es decir un efecto que no relaciona con la psique histórica del sujeto y por tanto no es un producto psicoanalizable.

Nos habla del “síndrome de Charles Bonnet”, visiones alucinatorias de creciente complejidad en un hombre con ceguera, sin que ella hubiera componentes emotivos ni personales; de las visiones de algunos parkinsonianos; los extraños casos de percepción de olores sin causa objetiva o los estados cuasi-místicos que acontecen en algunos epilépticos (lo cual explica, según Sacks, muchas de las visiones místicas presentes en las religiones y tradiciones: Juana de Arco, San Juan de la Cruz o Santa Teresa ).

Muchas de las reflexiones de Sacks sobre la capacidad alucinatoria inciden en la literatura, ya hablemos de Dostoievski o Baudelaire. O de casos o tópicos literarios como la aparición de “doppelgängers”, duplicados de uno mismo pero con siniestras diferencias, que uno ha encontrado en relatos de Poe, de Mauppasant o de Stevenson.

Sacks también incluye en este libro referencias a casos de "miembros fantasmas", dentro de las distorsiones que el cerebro provoca en la imagen estructural que el hombre tiene de si mismo (algo que ya trató en obras como "Con una sola pierna" o "El hombre que confuncio...") hablándonos de casos de personas con miembros amputados que todavía sienten“calambres” en la mano o pierna que no está ( el propio Sacks tuvo un percance traumático en una pierna, creo recordar, y sufrió el mismo síndrome que después describiría con tanto arte). Es una patología de la propriocepción (la percepción de sí mismo) que crea imágenes de cosas que no existen, miembros duplicados o sensaciones inexplicables.

En esta obra, Sacks logra, con su estilo sencillo, didáctico y con ramalazos de fino humor inglés, una versión del discurso médico que logra parecerse a una buena novela, sin dejar de aportar datos y comocimientos a la amplia gama de los males neurológicos que nos podrían, en algun inesperado momento o circunstancia, provocar alucinaciones o causar surrealistas efectos, una broma pesada de ese organo vital semidesconocido al que llamamos cerebro.

FICHA

ALUCINACIONES.- Oliver Sacks.- Traducción de Damian Alou.- 343 págs. Editorial Anagrama.-19,90 euros

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens