Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 agosto 2014 5 29 /08 /agosto /2014 09:08
Nombres propios: Italo Svevo

Vivió una vida respetable de honrado comerciante prospero enraizado en cuestiones de tráfico y navegación marítimas, en el Trieste de finales del siglo XIX y principio del XX. Se llamaba Ettore Schmitz. Bajo ese nombre se escondía uno de los grandes escritores del siglo XX. Pero de los grandes, grandes. Firmaba sus obras, auténticos clásicos imperecederos, como Italo Svevo. Gran amigo de Joyce, con quien coincidió en Trieste y a quien ayudó económicamente como amigo y también en la accidentada publicación del "Ulises", logró escribir tres o cuatro novelas de poco o nulo éxito en su tiempo. De entre ellas destacamos la que, por derecho propio, pertenece al canon de las obras maestras del siglo XX junto con el "Ulises" o "En busca del tiempo perdido". Se llama "La conciencia de Zeno". Hay quien asegura que Svevo es el patrón en el que se basó Joyce para perfilar al protagonista de su "Ulises", Leopoldo Bloom. Svevo conoció a Joyce, veinte años más joven, en la Berlitz School de Triestre donde, en 1907, el irlandés ejercía de profesor de inglés para ganarse precariamente la vida.

Debemos a la traductora de Svevo al castellano, Cuqui Weller, la selección de una serie de ensayos donde percibimos la inteligencia del escritor, la diversidad de sus intereses y la capacidad narrativa para afrontar cuestiones tan diversas. Svevo fue un fumador compulsivo pero murió de un accidente de tráfico. Era judío pero abrazó la fe católica a petición de su esposa.

Su estilo, finamente humorístico, inteligente y culto, mostraba a un observador atento pero esquivo y poco cercano. El presente libro, publicado por "Páginas de Espuma", permite acceder al hombre que hay tras el escritor, el ser humano escondido tras un pseudónimo que dice mucho de sí mismo: Italo (italiano) Svevo (suavo, alemán), la dicotomía de orígenes que marcaría su obra y su vida. Publicó a su cuenta dos novelas, Una vida (1892) y Senilidad (1898), que apenas interesaron, provocándole una sensación de derrota y ridículo (pese que ambas son magníficas). Articulista compulsivo, trataba temas gratos a la sociedad burguesa de la época: Freud, Wagner, narradores franceses y rusos, Schopenhauer y Darwin, voluntad y lucha por la vida, es decir, justamente lo que a él le faltaba, el fumar y los automóviles.

Después de más de 20 años de silencio literario publicó en 1923 La conciencia de Zeno. Esta vez fue diferente. Joyce, que tenía un enorme prestigio, apoyó y saludó la novela de su amigo como una obra maestra. En Francia, donde Joyce ejercía de genio, se volcaron en traducciones de esta novela. Empezaba a cimentarse un prestigio literario de calidad que ya no le abandonaría jamás (excepto en su patria, Italia, donde habría de esperar casi sesenta años para triunfar póstumamente).

El libro recoge reseñas de escritores ya olvidados y otras sobre algunos conocidos, Verga o Zola y una pieza magnífica, “El señor Nella y Napoleón”, un retrato costumbrista. Estilo algo provinciano que reaparecerá en Nosotros, los del tranvía de Servola, de 1919, y en Historia del desarrollo de la ciudad de Triste en el presente siglo, texto curioso escrito poco antes de la muerte de su autor pero que especula con una época del siglo XXI. Más sugestivos son los textos sobre Inglaterra. Aunque lo más interesante son los escritos sobre Joyce.

FICHA

ENSAYOS.-Italo Svevo.-Trad. de Cuqui Weller. Ed. Páginas de espuma.390 págs.25 euros

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens