Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 agosto 2014 2 12 /08 /agosto /2014 07:56

Terry Gilliam es , a condición de que te guste su cine siempre un poco desmesurado pero incontestablemente creativo, rompedor y surrealista, uno de los grandes directores actuales. Con cintas que se convierten en puntos de referencia como "Brazil" o "Doce monos", inexcusable para todos los amantes de la ciencia ficción o del thriller, o maravillas inclasificables como "El imaginario del Doctor Parnassus", "Miedo y asco en Las Vegas" o "Tideland". O esa joya literario-referencial que fue el documental sobre el frustrado y accidentado rodaje de "Don Quijote", hemos de convenir que estamos ante un genio visual. un creador único siempre atenazado entre las exigencias de la libertad creativa, el dogal de la industria del cine y el asombro -a veces rechazo- de un público nun ca indiferente . "The Zero Theorem" podría visualizarse como una adelantada revisión del caos brillante de "Brazil", enfocado esta vez al mundo atosigante de la publicidad y la presión brutal y poliédrica de las redes sociales, con carteles publicitarios intrusivos, pantallas de plasma y el ordenador como forma y estilo de vida. Su protagonista, un irreconocible Christophen Waltz, logra tan magnífica y elaborada actuación que se supera a sí mismo (a mi entender aún más inquietantemente atractivo que en "Gloriosos bastardos" y "Django encadenado", ambos de Tarantino, por las que obtuvo sendos Oscars). Seguro que esta vez no le caerá la estatuilla, incluso a pesar de merecerlo más. Cualquiera premia en Hollywood a Terry Gilliam. Y ahora pasemos al conjunto de la cinta: no es una película memorable, ni una gran película, pero es una cinta estimable, distinta, honesta y revolucionaria que merecería mejor destino del que sin duda va a tener: proceso habitual en creadores rebeldes con el sistema. El planteamiento es interesante, pero nos parece de que esta vez el ex Monthy Piton no es capaz de sacarle todo el partido. Quizá sea cosa del guión de Pat Rushin, que promete y sugiere mucho y luego se olvida a desarrollar las ideas. Pero no deja de ser una película de Terry Gilliam con todo lo bueno (o malo, para quien no le guste) que esto conlleva: personajes estrafalarios, una imaginería visual notable, una música lucida y unas interpretaciones llenas de histrionismo pero ferozmente adecuadas al mundo que se nos muestra. No es el mejor Terry Gilliam, pero tampoco el peor. Cine estimable, pues. Apostemos porque siga provocándonos.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens