Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 septiembre 2014 6 20 /09 /septiembre /2014 13:50
El balcón en invierno

Luis Landero es un escritor de raza íntima y como todos los de esta cuerda, escasa y poco valorada en general, escribe impulsado por un vigor que está inscrito en su biografía, por una vocación y una voluntad sin asideros genéticos, casi nacido y formado como un fenómeno excepcional en el ámbito familiar y social al que pertenece por nacimiento. Sesentón extremeño con buenas novelas en su haber ("Juegos de la edad tardía" o "Absolución") y con otras menos buenas, pero todas autoexigentes y nada complacientes. Ahora se atreve con una suerte de "Retrato del artista adolescente" joyceano.

Asomado al balcón de la casa donde escribe una novela obligada e insatisfactoria, el escritor recuerda su pasado muy selectivamente. Proustiano en la técnica que no en la forma, Landero nos cuenta unas vicisitudes personales que iluminan al lector sobre el misterio del origen del escritor como escritor. Y aquí hay un desborde emocional narrado con sentido del humor, sensibilidad y un estilo austero, anecdótico y ajustado que nos conmueve con su humildad y su sincero desplegarse lejos de autobombos y justificaciones.

"Total que tú, el que llegarías a ser escritor, no conociste los libros de niño, casi ni siquiera físicamente, salvo...el libro del maestro que te enseñó a leer y a escribir, don Pedro Márquez..." (pág.73). Nada de epifanías literarias y vocacionales, nada de ingenio o inteligencia superiores, seguramente nada de manipulación autoindulgente, lo bueno de Landero es su modestia y su sencillez que, como su propio estilo narrativo, no se presta a salidas culteranas ni a barroquismos de salón. Nada en las mangas, nada escondido, todo a la vista, si te gusta bueno, y si no, peor para mí.

El resultado es una narración deliciosa, donde la memoria no está adulterada por las pretensiones o la vanidad, donde simpatizamos por el chiquillo y el joven que escucha arrobado las historias de la abuela Francisca (deliciosa también la portada donde se exhibe la foto de un jovencísimo Landero con su abuela) o trata de mantener el tipo ante un padre formidable y procura sobrevivir en un medio social, laboral, familiar y político, donde su afición a los libros y su deambulara la espera de reafirmar una vocación literaria, le convierten sin más en un bicho raro, peligroso y, para algunos, hasta inmoral. Un parásito y un vago al que no le gusta mancharse las manos en el taller o lidiar con los compañeros-oseznos de un colegio y un barrio en que los raros son especímenes a exterminar.

Para muchos de sus lectores, esta novela conmovedora, con momentos de una algo basta crueldad contrarrestada por un humor sano y sin doblez y una ironía que nunca es hiriente o vengativa, se convierte en una visita a una España muy especial, ya desaparecida, llena de contradicciones, de falta de libertad, de autoritarismo oficial, de ignorancia, pero también de solidaridad básica, de ingenuidad, de represión generadora de imaginaciones, fantasmas no dañinos, en fin, la mirada llena de ternura del que ya ha pasado por ese mundo irrepetible (gracias a Dios) pero conserva el guiño malicioso del tiempo en que aún éramos jóvenes, el tiempo de los regalos.

Vemos al niño que después sería escritor, entre las gallinas de su casa, con las rodillas raspadas y la ropa llena de tierra, mientras como en un sonsonete eterno se mece la banda sonora de una máquina de coser traqueteante o los acordes militares del "Parte" de Radio Nacional. Acompañamos el desasosiego del Landero que busca una vida de juergas de señoritos y mujeres al clavel, al servicio de una guitarra, pero al tiempo vemos la inquietud profunda del joven que lee "El criterio" de Jaime Balmes y siente que vuelve un impulso creativo que no comprende, un joven que mal lleva el continuo enfrentamiento con el padre, la muerte de éste tomada en principio como una liberación, pero que luego será ajustada psicológicamente y el comienzo de una vida donde todo lo que hace y piensa comienza a dirigirse hacia un objetivo único que le redimirá como persona y le hará nacer como escritor.

Sorteado el "mac guffin" (el pretexto, la excusa, en palabras del cine) del libro, que es la novela que desea escribir Landero) todo queda claro, estamos ante un libro sobre el pasado, el propio del escritor y el su país y su época. Y es un libro conseguido y a ratos entrañable, en muchas ocasiones divertido y a menudo irritante y triste, pocas veces patético o cruel. Es un retrato certero de un joven cuya sensibilidad no corresponde ni a su clase social ni a sus posibilidades y que logra superar los obstáculos incesantes que tratan de detenerle o volverlo al redil. Una especie de "bildungsroman" o novela de iniciación que engancha desde las primeras páginas y da ternura, profundidad y sentido a ese ser humano tan interesante que es el escritor Luis Landero.

FICHA

EL BALCON EN INVIERNO.- Luis Landero. Editorial Tusquets. 245 páginas. 17 euros.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens