Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 noviembre 2014 4 13 /11 /noviembre /2014 09:11
Los mercenarios 3

Stallone ha visto la luz al final del túnel. Me refiero a su vida como monstruo cinematográfico. Se puede estar o no de acuerdo con este actor malísimo pero auténtico rey Midas del negocio, que no del Arte, del cine. Desde los "Rocky", los "Rambo" y los "Cobra", no había tenido tanta suerte y ojo avizor en la gestión de su deporte preferido, la gestión de sagas peliculeras de discutible valor intrínseco pero generalmente entretenidas y populares. Sly, como le llaman, se lo puede permitir todo, tiene historial y edad para ello. Incluso logra que todo este circo de disparos, muertes y explosiones salga como una comedieta de las de antes o como aquellas series de la historia antigua del cine que solían encadenarse durante semanas y semanas antes de que existiera la televisión. Ahora Sly ha llegado a tal relación son SU público que va dejando que se produzcan secuencias donde los viejos actores convocados se permiten bromas personales y meta argumentales que el aficionado al cine capta y celebra, dentro del tono de chanza y auto parodia que todos adoptan en los grandes mamotretos épicos de Stallone.

Escuchar a Harrison Ford diciéndole al final de la peli a Sly que "Hace años que no me divertía tanto" ante la frase de Stallone, "Trabajar con usted no está mal", es obvio que se refiere a la película y no al gamberreo al mando de un helicóptero. Cosa que también se le nota a Banderas en su adaptación del burro cargante de Shreck en versión mercenario sanguinario, divertido y ligón. No se me ocurre qué se inventará Sly para el inevitable "Mercenarios 4". Aquí juega con la lucha generacional y de la manera artificiosa que suele, aporta nueva savia joven al grupo tradicional, con los enfrentamientos iniciales de rigor y la alegre camaradería al final. Falta coherencia, solidez y sentido argumental. No está mal la idea de resucitar a los viejos dinosaurios y hacerlo en el tono de parodia y sin sentido del ridículo. Es respetable el intento, pero las tres entregas vistas adolecen del mismo defecto: el humor escacharrante y la ironía paródica no debe aliarse con la falta de calidad argumental, diálogos inteligentes y humor de calidad.

Quizá sea un valor añadido pensar en qué nuevos rostros clásicos va a integrar Sly en la siguiente (si es que llega a rodarse). En esta ocasión el espectador recupera viejos nombres de prestigio, aparte del incombustible Harrison Ford y Antonio Banderas, Wesley Snipes, Gibson como un malo malísimo que aporta algo de inteligencia y genuina maldad elegante (excepto en el final, qué le vamos hacer, la necesidad de que casque es primordial para mantener a la platea contenta y aullante, la rubia Ronda Rousey, profesional del judo y olímpica, es muy resultona. Por lo demás todo bastante previsible y en algún momento con involuntaria comicidad como ese genocidio en plan colega de soldados (todo un ejército diezmado por los chico de Sly). Para los fans de Stallone sigue la fiesta, aunque sea reiterativa y no aporte absolutamente nada a la saga (ni al cine).

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens