Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 enero 2015 6 10 /01 /enero /2015 10:54
También somos seres humanos

Rodada por William A. Wellman poco después de finalizar la II Guerra Mundial, la película es un alegato bélico contra la guerra, contra todas las guerras desde el punto de vista del combatiente. Se aprovechan escenarios reales europeos para contarnos la peripecia de una compañía de infantería bajo el mando de un teniente, después capitán, encarnado por Robert Mitchum, muy joven pero ya dueño de su estoica gestualidad y su mirada irónica.

Quizá, por una vez gracias a Dios, la productora española ha elaborado un título mucho más representativo que el original (G.I. Joe, nombre con el que se conoce al estereotipo del soldado norteamericano de infantería). Y así, "También somos seres humanos" nos ilustra sobre las miserias y sufrimientos, la solidaridad y el sacrificio de los soldados por las campañas del norte de Africa, Sicilia e Italia, dentro del espíritu tenso de un escuadrón. Aunque está claro que ese "también somos seres humanos" no se refiere a la totalidad de los combatientes sino a los del bando "bueno". (Fallo de perspectivas que no tiene la menos rigurosa "La colina de la hamburguesa" que deja traslucir cierta admiración por la combatividad de los vietnamitas, a pesar de su feroz maniqueísmo)

Wellman elabora un interesante filme que se aleja de los panfletos del cine anterior durante la guerra, pagado por el Gobierno con objetivos propagandísticos por encima de las películas panfletarias (alguna de notable interés a pesar de ello). Aquí se nos muestra que no todo era camaradería hasta la tumba y nobles y heroicos combatientes: lo de Wellman se acercan mucho más al hombre medio que se ve en situaciones límite y que puede reaccionar con valor y heroismo o con miedo y mezquindad, aunque sin forzar las cosas, recordemos que es el año 45 del pasado siglo y todas las heridas están abiertas.

Está basada en los relatos de Ernie Pyle, un reportero que no sobrevivió a la guerra, pero que compartió los horrores de la línea de fuego, siguiendo el dia a dia de un grupo de hombres en los diversos frentes de batalla. Con detalles tan auténticos y entrañable como el del soldado que recibe el mensaje de su hijo grabado en un disco y se pasa media pelicula buscando un gramófono que le permita oírlo y comienza con un perrito apadrinado por uno de los soldados y que todos terminarán cuidando. El personaje del periodista, interpretado de forma magistral por Burgess Meredith, va comentando a veces los hechos integrando la racionalidad y el sentimiento en imágenes devastadoras).

Wellman se luce en las escenas bélicas a pesar de no disponer por lo visto de un departamento de postproducción que mejore algunas secuencias. Excelente montaje e inteligente guión, que logra un relato coral con pocas pero claras individualidades (Mitchum y Meredith, en especial) en el que el realismo está contenido y rebosa seriedad (si apelar al heroísmo excesivo y absurdo a lo John Wayne o Rambo), combinando el drama o la tragedia con apuntes breves de comedia.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens