Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 junio 2015 1 15 /06 /junio /2015 22:52

~~Así pues, 'Tomorrowland' no pasaría de ser una digna y simpática aventura con escasas posibilidades de quedar anclada a la memoria si no fuera por su final, tachado como melifluo y naíf por diversos críticos (y razón no les falta, ojo), pero que engrandece la cinta, a pesar de esa tendencia al subrayado, al sermón al que se refería Peter Travers en que se convierte su loa humanista, aunque el que se larga el personaje de Hugh Laurie es de aúpa, simplemente irreprochable y lo mejor de todo el guión. Sin embargo, no hay que olvidar jamás que esto es Disney y que el público objetivo son chavales que, en ciertos momentos, necesitan de palabras claras e impactantes que les hagan pensar, reaccionar. Y no sólo ellos: todos nosotros deberíamos tomar muy en serio el mensaje de 'Tomorrowland', quizá algo ingenuo, es posible, pero no por ello menos valioso, y más aún en estos tiempos de zozobra existencial, de pesimismo globalizado y con muchas más nubes que claros. El cambio de concepto de "elegir a los mejores" por "elegir a los soñadores" es maravilloso, y en él reside la clave que nos lanzan sus autores, un llamamiento de esperanza e ilusión para no rendirse nunca, para creer, pues creer no es poder pero sí el primer y fundamental paso, y debemos darlo cuanto antes, juntos. Si queremos cambiar las cosas, claro. La conclusión, y respiren tranquilos porque ya termino, es que no hay otro mundo del mañana más que el nuestro, y que su futuro sólo depende de nosotros. El plano final posiblemente merecería una película mejor, pero muchos lo recordarán. Anima a luchar, a tirar para adelante. Y eso es mucho~~Tomorrowland tiene uno de los mejores inicios de película que tendremos en el año, quizás sus primeros 15-30 minutos son suficientes para poner en órbita al espectador, quizás suficientes para dotar a la trama de suficiente interés y más encima, pone en primer plano a Tomorrowland, la bella ciudad que ya veíamos en los trailers. Ojala el ritmo pausado y soñador del inicio se hubiese mantenido el resto de la película, ojala. Tras los primeros 30 minutos la película pervierte su mensaje, lo que en un momento parecía una buena película de conciencia social y narrativamente hermosa se convierte pronto en un pastiche de efectos especiales que llevan a la película al peligroso pozo de efectos gratuitos y efectistas, alejándose TOTALMENTE de la narrativa inicial y descolocando al espectador, confundiéndolo totalmente en los intereses de sus planos personajes y hundiendo la película en un carrusel insufrible de baratijas tecnológicas. Pero el problema no termina ahí, Brad bird y Lindeloff se ocupan de forzar el mensaje inicial sin continuar con su narrativa, sacrifica TODO lo visto en un inicio para poder darle la espectacularidad que el sello Disney exige y por ende, el interés inicial del espectador atento y soñador decae hasta convertirse en un caótico aburrimiento que por momentos casi me exigía dejar la sala. Los personajes son tópicos y típicos: Por un lado tenemos a la heroína Casey Newton (Britt Robertson en un papel apenas anecdótico) una heroína sin fuelle que se rinde ante los deus ex machina que hace uso su guionista para justificar un poder intelectual nunca demostrado, luego esta Athena, una niña que la guiara de manera inexplicable y confusa con Frank Walker (George Clooney) que juntos deberán regresar a Tomorrowland para solucionar una tragedia de la cual no tenemos conocimiento (y esto destroza la poca atención que hasta este punto tenía el espectador) El problema en el que cae Tomorrowland es doble: Sacrificar narrativa emocionante por explosiones y querer luego forzar el mensaje hasta hacer la película insufrible y peor aún, terminarla con un final aún más decepcionante que pasara a la posteridad con una especie de "villano" igual de insufrible a toda la película. Llegué a un punto donde odié oír a la protagonista principal hablar, por ser repetitiva con su mensaje. El 5 va referido al trabajo de dirección detrás de la composición de escenas, la belleza de ciertos tramos de película y una cierta intención en el guion. Sin embargo, no me puedo encontrar más decepcionado con uno de los directores más interesantes del plano actual (Brad Bird con sus Increíbles y Ratatouille) y un guionista cada vez más decepcionante que, juntos en Tomorrowland, desperdician una de las ideas más bellas y fascinantes que podía pedírsele a una película de la maquinaria Disney

~~Hace años, cuando 'Tomorrowland' no era más que un boceto, una idea, se publicitó como la primera película no animada del célebre estudio Pixar. Al final, dicho sueño se dispersó hasta desaparecer, pero Disney siguió al pie del cañón. De aquello, una cosa sí estuvo clara desde un principio, y es que Brad Bird, director estrella de la compañía ('Los increíbles', 'Ratatouille'), sería el encargado de llevar aquel mundo imaginario a un proyecto real. Él es, o al menos era, la esperanza fundamental a la que cualquier espectador mínimamente informado se había encomendado para disfrutar de una gran obra. Sus antecedentes al margen de Pixar ('El gigante de hierro', el nuevo resurgir de la saga 'Misión Imposible' con 'Protocolo fantasma') también daban margen para la agradable sorpresa. Por contra, entre los tres guionistas del film se encuentra Damon Lindelof, y eso, a más de uno, le dará un lógico pavor. Para quienes no sepan quién es, o simplemente por hacer memoria, es preciso recordar que Lindelof era uno de los guionistas estrella de 'Perdidos' (2004-2010) y quien tomó el mando de la nave 'abramsiana' cuando empezó, en la más extendida opinión, a irse a pique. Por si fuera poco, también se encargó, "ayudado" por otros lumbreras del gremio, de hinchar de contraproducente y ridícula seriedad la muy decepcionante 'Cowboys & Aliens' (Jon Favreau, 2011), aunque tocó fondo con aquel despropósito torpe, antipático y, para más inri, infiel al universo alien que fue su aportación a 'Prometheus' (Ridley Scott, 2012). En definitiva, dos puntos de partida, más opuestos imposible, que desequilibraban, hasta casi hasta anular, toda expectativa generada en torno a la película que nos ocupa. Ahora, una vez visionada 'Tomorrowland: El mundo del mañana' (2015), que ha sido víctima de esa absurda costumbre 'made in Spain' de subtitular el nombre las películas con la traducción literal del título original (¿alguien me lo explica?), cabe decir que ni Bird ha brillado demasiado ni Lindelof ha destrozado la idea primigenia. Los prejuicios (tanto positivos como negativos) no han acertado y el resultado final es, precisamente, eso: un término medio que ni emociona ni ofende, una película agradable aunque desaprovechada que no aspira a mucho más que a ser el primer blockbuster de la época (casi) veraniega, aunque con fundamento. La primera media hora genera unas esperanzas inesperadas y muy gozosas, pues la fantasía incesante y el protagonismo de la aventura infantil y/o adolescente le hacen a uno retrotraerse a la década mágica de los años 80, a ese cine de sello spielberiano, de marca Amblin, que tantas alegrías dio (y sigue dando) a todo buen cinéfilo. Ese ambiente impregna la apertura de la película y extiende su influencia durante un rato vibrante y delicioso dominado por el descubrimiento constante y el sentido de la maravilla. Lamentablemente, ese fulgor cándido termina por extinguirse más pronto que tarde ante el devenir de una aventura fantástica (con auténtico espíritu de sci-fi) más convencional de lo deseado y poco arriesgada que, según pasan los minutos, va estancándose sin apenas darse cuenta, desviándose puntualmente de ese esquematismo narrativo con eventuales fogonazos de humor o de chispa visual (esa Torre Eiffel como lanzadera espacial) merecedores de una sincera carcajada o de un repentino signo de exclamación. Pero a una premisa (y a una historia) con tanto juego y tantas posibilidades (la existencia de un mundo en otra dimensión donde todo es posible y los mejores y más capaces de la Tierra tratan de encontrar solución a los terribles problemas que nos aquejan) cabe exigirle(s) más, mucho más. Hay muchas más competencia que brillo (el cual se reduce a la futurista visualización de Tomorrowland) y Brad Bird permanece más invisible que nunca, con la excepción de algún sensacional plano secuencia en ese mundo del mañana, imágenes grabadas, como curiosidad, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y, visto el resultado, siendo todo un acierto. A colación de esto, mencionar que es de agradecer, como hace poco ocurría (aunque de manera más palpable y meritoria) con la brutal 'Mad Max: Furia en la carretera' (George Miller, 2015), que no haya un abuso de efectos especiales, salvo en momentos donde resultan imprescindibles, algo que ocurre en consonancia con el hecho de que gran parte del metraje suceda en nuestro planeta y no en el que da nombre a la película.

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens