Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 julio 2015 6 11 /07 /julio /2015 09:35
El puente de Brooklyn

Leer a Henry Miller sigue siendo una gozada para muchos, a pesar de que en esta ocasión la edición de ciertos relatos de 1955, por primera vez en castellano, es irregular y algo reiterativa. Leer a Miller es volver una y otra vez a la verbosidad impenitente de un hombre que se escribe incesantemente a sí mismo, mezclando memoria y vivencia con imaginación, exageraciones y una habilidad discursiva que no le tiene miedo a nada. Es fresco, osado, irreverente, sensual, excesivo, humilde, soberbio y profundamente humano, incluso demasiado humano como diría Nietzche, sin llegar nunca a ser demasiado profundo, sino cercano, vecinal, coleguilla desnortado, irónico, ingenuo y salvaje.

Como se dice en la excelente introducción de Kenneth Rxroth, Miller alterna la delicadeza sosegada tratando algunos temas y personajes con una bufonería impasible y sarcástica que se vuelve ácida y brutal cuando protesta con el tipo de vida que el capitalismo salvaje provoca en las pobres gentes del montón. Es inocente de corazón "pero no simple" y en todas sus obras canta con la simplicidad y la pasión de un Thoreau su amor a la vida, a las mujeres (que nunca tienen demasiada relevancia fuera de lo erótico, pero a las que en algunas ocasiones retrata con ternura y respecto), al sexo, a la comida y a la bebida, a los viajes y a la amistad. Sigue la senda de Petronio, Casanova, Rabelais, Chaucer, Cervantes, Rimbaud, Poe, Quevedo, Swift y tantos otros insignes burlones dados a la buena vida.

En el libro se nos ofrecen seis relatos cortos. Historias reales o imaginarias protagonizadas como suele ser por el propio Miller. Situaciones variopintas y siempre con un especial gancho atractivo para el lector, sujetando con los dientes temas como los desastres personales que causan las guerra, críticas políticas o reflexiones filosóficas sobre la vida. Desde la historia del borracho ex combatiente con el cráneo trepanado al que Miller acompaña una noche en Nueva Orleans, al burlón "Fricandó astrológico" con la moda de los videntes, mostrando que después de más de medio siglo de ser escritas estas líneas siguen estando de rabiosa actualidad. Todo ello muy lejos de maravillas como "El coloso de Marusi" o los "Trópicos" o la "Cruxifición rosada.

La condición humana a examen, esa es la fórmula de Miller, poniéndose a sí mismo como ejemplo de desatino, estupidez lúcida, sensualismo desbocado y curiosidad. El carácter provocador y marginal de sus textos provocaron que sus novelas no pudieran publicarse en Estados Unidos hasta los años 60, convirtiéndose en un autor de culto para las generaciones de los sesenta y setenta. Todos los relatos contenidos en este libro son apreciables, pero aconsejo al lector la lectura cuidadosa de "Madamoiselle Claude" y "El puerto de Paros" para comprobar los dos extremos donde nos lleva el desmedido autor. No se la pierdan

FICHA

ELPUENTE DE BROOKLYN.- Henry Miller.- Ed, Navona .- 209 páginas Traducción : Carlos Manzano.- 13,78 euros

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens