Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 agosto 2015 6 08 /08 /agosto /2015 08:39
AFORISMOS DE WITTGENSTEIN

Este librito de los "Aforismos" de Wittgenstein me ha asombrado, no sólo porque es más fácil de entender que sus obras maestras (por algo son aforismos) sino porque he leído a un filósofo del que no me esperaba máximas éticas de tan radiante rotundidad: "Mi ideal es una cierta indiferencia. Un templo que sirva de contorno a las pasiones sin mezclarse con ellas". El hombre solitario, aislado en su propio pensamiento, difícil de entender, asocial y huraño, indiferente a todo lo que no sea su propio genio desvalido, tenía un rostro oculto donde la humanidad se vuelve gemido. Wittgenstein nació en Viena el 26 de abril de 1889, fue el más joven de ocho hijos, nacido en una de las familias más prominentes y ricas del Imperio austrohúngaro. Judíos de origen convertidos al protestantismo, y pertenecientes a las clases profesionales vienesas. El padre de Ludwig hizo su fortuna con el hierro y el acero, fue uno de los hombres más ricos de la época y buscó la protección de la Iglesia católica bautizando a sus hijos. El hermano mayor de Ludwig, Paul Wittgenstein se convirtió en un pianista de fama mundial y en los salones de la familia se recibía a los más celebres artistas de la época, como Gustav Mahler. Esa educación musical de Ludwig se reflejaría en sus estudios filosóficos. A pesar de la riqueza y brillo intelectual de la familia, tres de los cuatro hermanos varones del filósofo se quitaron la vida.

Una de las anécdotas más curiosas de una vida tan especial fue que Ludwig fue compañero de estudios de Adolf Hitler. Empezó estudios universitarios de ingeniería --incluso inventó un motor que luego influiría en el diseño de los motores de helicópteros-- pero a pesar de su brillantes se sintió atraído por la filosofía de las matemáticas entrando en contacto polémico con Bertrand Russell, rodeado por intelectuales de la categoría de George Moore o el economista John Maynard Keynes. Wittgenstein se permitía una actitud crítica y beligerante sobre la filosofía del progreso y la ciencia: "Me es indiferente que el científico occidental típico me comprenda o me valore, ya que no comprende el espíritu con el que escribo. Nuestra civilización se caracteriza por la palabra 'progreso'. El progreso es su forma, no una de sus cualidades, el progresar. Es típicamente constructiva. Su actividad estriba en construir un producto cada vez más complicado. Y aun la claridad está al servicio de este fin; no es un fin en sí. Para mí, por el contrario, la claridad, la transparencia, es un fin en sí". El mismo esquema de razonamiento que sobre la religión: "Lo que importa de una creencia religiosa es la religión y no la creencia". Y sin embargo y aquí W. me vuelve a sorprender (gratamente) añade: "Tratadas como creencias degeneradas, las religiones son un cúmulo de absurdos...pero si uno se detiene en lo mas característicos de ellas...se trata de la forma de vida por excelencia, aquella en la que el ser humano no hace pie, todo le basta o le sobra, no quedándole más que la desnudez de la propia vida". ¿Se puede expresar más bella y justamente la vida del místico?

En 1919 renunció a la parte de la fortuna familiar que había heredado cuando su padre murió. Ludwig insistió a sus hermanos que le prometieran que nunca se lo devolverían. Murió en Cambridge, en casa de su médico, el doctor Bevan, el 29 de abril de 1951, con sesenta años y pico, tras negarse a recibir tratamiento médico contra el cáncer de próstata que sufría. Hay que leer a Ludwig W. un pensador, filósofo y lingüista, considerado por algunos, como el más brillante desde Kant o Nietzsche. El libro que comento puede ser un adecuado aperitivo, ya que recoge muchos de los pensamientos que Wittgenstein dejó desperdigados y dan de forma concisa aunque pocas veces trasparente (a L.W. hay que currárselo) una idea de sus opiniones y reflexiones en filosofía, religión, política, literatura, música, pintura, cine y una gran variedad de disciplinas, con gran vitalidad, sarcasmo, ironía y vigor. Sus pensamientos parecen absolutamente actuales, aunque a veces se limiten a apuntar direcciones más que conclusiones. "En mi pensar, como en el de cualquier hombre, cuelgan los restos marchitos de mis pensamientos anteriores (ya muertos)"."Nada es tan difícil como no engañarse"."Una época entiende mal a la otra, y una época mezquina entiende mal a todas las demás en su propia y fea manera". Un libro a leer en pequeñas dosis.

FICHA

AFORISMOS.- Cultura y valor.- Ludwig Wittgenstein.- Trad. Elsa Cecilia Frost.- 164 págs.- Austral

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens