Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 agosto 2015 3 26 /08 /agosto /2015 13:08
En un metro de bosque

Hace unos años me sorprendió la banal pero sugestiva invención literaria del escritor norteamericano Paul Auster que imaginó en su novela-película "Smoking" un personaje que se dedicó durante años a fotografiar cada día la esquina neoyorquina donde estaba enclavado su negocio de venta de tabaco. ¿Qué diría usted de un hombre se sienta cada día durante un año en la misma piedra del mismo bosque, no sólo en lo más crudo del crudo invierno, en la primavera y el otoño ventosos y lluviosos o en la canícula con calores a menudo excesivos, observando con ojos perspicaces de naturalista, en ocasiones con ojos de poeta, en otras con mirada inquisitiva de periodista de sucesos, una especie de Sherlock Holmes con lupa incluida, si dejar de observar un metro cuadrado de bosque, siempre el mismo? Sin asomo de patología alguna, una labor científica tan acreditada en la historia de la ciencia, como que precisamente ella nació de esa mirada de los antiguos griegos o caldeos o babilonios o egipcios.

El biólogo norteamericano David George Haskell ha escrito sus experiencias de un año de observación (sin intervención personal alguna en el ámbito observado) asistiendo a acontecimientos increíbles. Un año entre cantos y trinos de pájaros, observando la caída de las hojas y el surgir de plantas, hierbes y brotes arbóreos, siguiendo el trayecto de las hormigas y las libélulas. En un metro cuadrado de bosque está el mundo entero, como decía el poema de William Blake (ver un mundo en un grano de arena y el infinito en la palma de la mano), lo que convierte a este libro en un regalo original, apasionante e instructivo. Para un caminante como yo, me ha estimulado a cambiar mi mirada durante mis paseos y excursiones. Y el resultado es fascinante y provocativo, incluso espiritual y algo místico (desde el punto de vista taoísta o zen).

No hay nada de particular en esa localización precisa de un metro cuadrado de bosque. La ha elegido porque está al pie de la roca sobre la que el hombre se sienta a observar, o se arrodilla o se tiende cuan largo es para ver mejor lo que sucede. Y suceden muchas cosas, increíblemente variadas y algunas dramáticas y otras cómicas. Lleva una lupa de bolsillo, un cuaderno y un lápiz. Se mantiene todo al margen que le es posible y llama a ese lugar su mandala ( se trata de una tradición budista en la que se construye es un círculo de arena en el que está contenido simbólicamente el universo. Los monjes le dan forma, trazando dibujos abstractos con arenas de diferentes colores, con un centro al que confluyen todas las formas y que parece girar incesantemente sobre sí mismo. Haskell no es un monje sino un profesor de biología en una universidad de Tennessee, que busca una forma semejante de meditación científica al estilo de los maestros taoístas o del gran poeta del retiro mundano,Thoreau. Aplica un método de observación empírica al estilo de Heráclito o Demócrito, ciñéndose a los límites de un metro cuadrado de bosque, donde se desarrolla la vida orgánica del suelo, desde los insectos, las hojas de los árboles, pájaros, gusanos, líquenes, ardillas, la luz del sol, las sombras, el viento, la lluvia, la nieve. Y todo ello sin olvidarse de narrarnos el impacto emocional que ese hábito científico y filosófico va produciendo en él mismo. Entre diario íntimo y ensayo divulgativo. Como una guía práctica y cuaderno de ejercicios espirituales en donde se llega a la glorificación de lo obvio, de lo invisible que es aquello que siempre tenemos delante y no sabemos ver ni calibrar.

Microorganismos infatigables van transformando en abono durante el otoño y el invierno las plantas y las hojas que crecieron durante la primavera y los excrementos y los cadáveres de todos los animales que se nutrieron de ellas. Los ejemplos de la fertilidad, crueldad inconsciente e imaginación tortuosa de los animales diminutos que observa nuestro meditador científico, recuerdan la fuente de funciones tan horripilantes como el depredador que se introduce en un organismo vivo para creer y luego, tras matar a su huésped, alimentarse con otros seres vivos (¿recuerdan "El octavo pasajero", el Alien de tantas películas de horror?). Y junto a ese horror, la maravilla de la naturaleza al alcance de la lupa y la sensibilidad poética de Haskell.

Sencillamente imprescindible.

FICHA

En un metro de bosque. Un año observando la naturaleza | Autor: David George Haskell.- Trad Guillem Usandizaga.-Editorial: Turner | Colección: Noema. Páginas: 372 | Precio: 21,90 euros

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens