Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 agosto 2015 5 21 /08 /agosto /2015 08:26
Una temporada para silbar

Reconozco que me encantan los relatos que narran ritos de iniciación, esa difícil época vital llena de estímulos, desafíos, desengaños, temores y sentimientos que van dejando huella en nuestros recuerdos más preciados o los más dolorosos: me refiero al rito de paso de la niñez a la juventud. Uno de los escritores que más me han encantado --arrastrado a su lectura hasta el final, sería más adecuado decir-- es un virtual desconocido para mí, el norteamericano Ivan Doig que muríó an abril de este año meses antes de cumplir los 76. Pertenecía a una familia de gran jeros y colonos de origen escocés y su novelística se enriquece constantemente con los paisajes, personas y formas de vivir de su tierra natal, en la agreste Montana estadounidense. Creo que estea misma editorial ha publicado otra novela "Verano en English Creek" del mismo autor y también se han publicado, en otras editoriales supongo, Me voy con vosotros para siempre, Allá lejos y tiempo atrás, La selva, y La gloria de mi padre.

"Una temporada para silbar" saca a colación la existencia en uno de esos lugares de granjas cercanas y aisladas, tierras de labor y una sola escuela desvencijada que apenas cumple su labor condicoonada por la lejanía de los hogares (los niños deben ir a caballo a la escuela), la dura meteorología y la desconfianza de los campesinos hacia la cultura y los libros. El novelista, de una envidiable habilidad para describir personajes rudos pero entrañables o francamente cómicos u odiosos, nos narra la vida de una familia de granjeros de Montana a principios del siglo XX. El padre, Oliver, viudo y los tres hijos Paul, de 13 años (de una despierta inteligencia), y sus hermanos pequeños Damon y Toby. Las continuas y exigentes labores de mantenimiento de la granja y los campos no le hace descuidar el atender a sus hijos y a la casa, por lo que el tema de la cocina se convierte en un problema que sufren todos con resignación. Así que deciden contestar a un anuncio en el que se ofrece un ama de llaves que afirma no saber cocinar, "pero que tampoco muerde" y es capaz de llevar adelante una casa con todo lo que requiere. La anunciante acepta el empleo que le ofrecen y pide el dinero suficiente para poder trasladarse a Montana ya que vive en el otro estremo del gigantesco país. Aquí entra la decidida y hermosa Rose, que se declara viuda reciente, y su hermano. Dos figuras que revolucionarán la región, una en el ámbito de la familia de Oliver y sus hijos y, el otro, Morris, un atildado y culto dandy lo hará con el resto del pequeño mundo de la zona pues pasará a ejercer --de una forma inolvidable--el papel de maestro de escuela y de mentor del joven Paul.

Humor a raudales y ternura sin concesiones al sentimentalismo, todo tan rudo, sincero y algo brutal como la existencia de todos ellos, la trama mantiene al lector pegado al libro, siempre interesado, a veces intrigado, otras conmovido y otras aterrado. Las descripciones de las clases que da Morris forman una estructura paralela con la vida doméstica de los hijos de Oliver, a cual más divertida. Un solo profesor para alumnos de diferentes edades crea una dinámica fascinante que contiene momentos tan espectaculraes en emoción y habilidad narrativa como la celebración del paso del cometa Halley o la visita del inspector escolar que podría cerrrar la escuela si algo sale mal.

El narrador es Paul ya anciano que rememora el curso 1910 en aquella escuela y nos hace una descripción escrupulosa y atenta, con momentos de gran ternura y con apuntes de una poesía natural de gran belleza, en la que la nostalgia es como una bocanada de aire fresco sobre unos tiempos bastante heroicos, difíciles pero dotados de enormes valores. En toda la novela se van percibiendo los ecos de las novelas de Mark Twain (al que el autor rinde un homenaje recordando que murió el año del paso del cometa, 1910, y que había nacido 75 años antes cuando el Halley hacía otra visita, fiel a sus citas longevas) y del canto a la naturaleza de Thoreau. Francamente recomendable.

FICHA

UNA TEMPORADA PARA SILBAR.-Ivan Doig.- Trad. de Juan Tafur. Libros del Asteroide.- 349 págs.

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens