Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 noviembre 2015 1 02 /11 /noviembre /2015 09:53
La ley del menor

La nueva novela de Ian McEwan es sencilla dentro de la complejidad de la trama, no llega a la perfección técnica de "Expiación" o "Solar", pero a mi parecer está por encima de "Operación dulce" o "Chesil Beach". La historia nos habla de Fiona Maye, una magistrada casi sesentona del Tribunal Supremo inglés, que está pasando horas críticas de derrumbe de su matrimonio y se enfrenta a un caso desesperado de un chico menor de edad, con leucemia, cuyos padres, Testigos de Jehová se niegan a permitir la transfusión de sangre que salvaría de la muerte a su hijo. El hospital lleva el caso ante la jueza con 48 horas de tiempo para impedir que el enfermo muera. Para complicar las cosas, el chico, poco más que un adolescente, es inteligente y encantador y apoya la decisión de sus padres.

Con ese nudo argumental principal llevado con una enorme habilidad, McEwan articula una trama donde el pulso entre el mundo personal de la jueza, con un marido de su edad que le pide permiso para comenzar una aventura con una joven y le acusa de frialdad y desánimo sexual y el mundo profesional en el que, quizá por el momento intimo que vive , la jueza se involucra un paso más de lo conveniente. se convierte en un juego de vasos comunicantes de tipo emocional que arrastra y convence al lector. Los tramas secundarias tienen que ver con el mundo de la judicatura y los asuntos humanos en los que deben intervenir, creando una atmósfera en la que con una prosa cuidada y una información servida con desapasionada técnica, el lector disfruta con la pericia del narrador.

McEwan ha ido abandonando las truculencias juveniles y se ha asentado en una madurez expresiva e intelectual que le coloca por encima de sus compañeros de generación, cuya evolución ha sido menos espectacular. Quizá lo que uno echa de menos es un poco más de implicación del autor en las emociones que describe. Todo suena frío y sobrio, aunque eficaz y pertinente. No conmueve pero interesa.

En los setenta, Ian McEwan era el joven rebelde que escandaliza a la literatura inglesa con su temática de psicópatas e incestos. Pero ya no quedan rastros de aquél novelista de la crudeza y el sexo explícito. Nuestro novelista se desenvuelve como un caballero inglés de club, mullidos sillones y un escocés en vaso largo con tintineo de hielos en el mullido silencio de las clases altas británicas, algo sometida a los dictados de la brillantez intelectual y la inteligencia. El trasunto de la novela es un dialéctica entre la fe y la razón, que solo al final revela su debilidad, ante el asalto de la emoción y el sentimiento. La jueza debe decidir si dejar morir al joven, fiel a su fe, o intervenir con el peso de su autoridad para dar la razón al hospital y salvar la vida al muchacho. McEwan lleva la dicotomía moral hasta un punto en que la resolución nos evoca un planteamiento legalista que filosóficamente no acaba de sostenerse. Pero eso es algo que debe decidir el lector, cada uno de los lectores, en sí mismos, enfrentados a una austeridad realista que evade soluciones absolutas. Escurriendo el bulto, con un estilo del siglo XIX y una vaguedad ética del XXI. No hay provocación, solo enumeración, detalles muy bien documentados que tratan de evitar tomas de partido. No se trata de Balzac o de Faulkner, nada de rupturas con la conciencia moral de su tiempo. Y eso tiene un precio. La dialéctica de la Fe y la razón es demasiado brumosa y equívoca. McEwan no resuelve la dicotomía, como el final de la novela tampoco lo hace en el lector. Como el contexto social en el que se desarrolla la novela y los casos que atiene la jueza. Es esa Fe, que en sus diversas manifestaciones lleva desde las bombas de los fanáticos, a los dramáticos casos en los que las creencias de los interesados plantean elecciones y decisiones que nos dejan inermes y desorientados. y las soluciones razonables de los jueces no resuelven el problema.

FICHA

La ley del menor. Ian McEwan. Traducción de Jaime Zulaika. Anagrama. Barcelona, 2015. 216 páginas. 17,90 euros

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens