Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 mayo 2016 5 06 /05 /mayo /2016 15:20
45 años

Delicia de película, con sus más y sus menos, como era de esperar dada la trama y el asunto que la motiva. Las relaciones de pareja y más cuando son ya mayores, son un arcano rodeado por un misterio y envueltos en un enigma. El aspecto externo ya se ha estratificado y cuesta desentrañar las numerosas vetas que componen el aparentemente sólido engranaje. El cuadragésimo quinto aniversario del matrimonio entre Charlotte Rampling y Tom Courtenay –espléndidos en sus roles- se nos presenta con una pantalla en negro y el sonido acompasado de un proyector de diapositivas, genial simbolismo de lo que ha de llegar. Geoff Mercer, el marido, recibe un mensaje inesperado y dramático: se ha encontrado el cadáver de una novia de su juventud, Katya, perfectamente conservado en un glaciar suizo, donde cayó accidentalmente casi cincuenta años antes, durante unas vacaciones de escalada. A partir de ese momento, en la semana anterior a la celebración del aniversario, la muchacha -apenas una fotografía- se convierte en una sombra inquietantes en las vidas de la pareja anciana. Geoff perdió a su amada Katya en circunstancias traumáticas y ahora, décadas después, los recuerdos le invaden, busca en viejos baules de recuerdos y se comporta erráticamente creando sombras de dudas en su esposa, Kate. Los resortes emocionales que se reactivan en Geoff sumen a su esposa en desconcierto primero e irritación creciente después. A partir de ahí, miradas, silencios, palabras apenas musitadas, una sinfonía que evoca ausencias fantasmales y un doloroso desequilibrio interior donde antes sólo había la amable cotidianidad del gesto. Andrew Haigh, el director, realiza una planificación exquisita de los encuadres y del ritmo. La música y los efectos sonoros puntúan de una manera grácil y minuciosa los vaivenes de la trama, movida por la duda, la nostalgia (de la juventud), los celos, el desencanto y la decrepitud. Hay que empezar de nuevo, tratar de olvidar pero en la última escena hay un gesto de Kate (impresionante recital de la Rempling) que resume la imposibilidad del perdón. "Creemos estar habitando una dicha extrema o una felicidad serena y sin embargo basta un mínimo detalle para que todo se resquebraje". Magnífica película.

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens