Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 mayo 2016 6 28 /05 /mayo /2016 08:04
La soledad del corredor de fondo

En 1962 el director británico Tony Richardson (que formó parte con el autor del libro que comentamos del grupo fuertemente inconexo de los "jóvenes airados" (Angry Young men), más bien coléricos debía traducirse, artistas en diversas disciplinas que desafiaron la moral conservadora británica en esta época de hippies y rosas) dirigió una adaptación de un relato del libro de Alan Sillitoe, "La soledad de corredor de fondo". La película interpretada por un genial Tom Courtenay, apoyado por Michael Redgrave y James Bolam, fue un aldabonazo de atención, inconformismo y rebeldía para los encandilados jóvenes que la vimos en su día. Impedimenta edita este clásico contemporáneo con traducción de Mercedes Cebrián y una sabrosa introducción de Kiko Amat (hermano de clase de Colin Smith, el protagonista del relato), contextualizando la obra y el autor (servicio éste que algunos editores, como el que nos ocupa, siguen ofreciendo al lector para aviso y admonición a otros grandes editores que se limitan a endilgar la obra desnuda, a pelo de datos y comentarios, fiándolo todo a la curiosidad del lector y su accesos a internet. Lamentable.

La historia de Colin, narrada en una primera persona con una engañosa simplicidad, tan directa y brutal - y a veces divertida- sinceridad como la de Alex, el brutal granuja de "La Naranja mecánica" la novela de Anthony Burguess, pero más realista y coherente, te atrapa desde la primera línea en un modélico ejercicio literario de crítica social y fuerza y potencia vital, dureza de léxico y lucidez de clase. Colin, el joven delincuente, arguye con la seriedad de un filósofo presocrático sobre la vida, la libertad, el dominio, la rebeldía, la mentira, la hipocresía social, en los barrios obreros del Nottingham de los años cincuenta y sesenta, si n moralina de clase trabajadora y propósitos de enmienda a través del trabajo y la acomodaticia humildad del clase menesterosa. Colin se rebela contra todo y contra los que detentan el poder y lo hace lleno de ira y de rabia, desdeñando una victoria que le proporcionaría mezquinas ventajas por la derrota que afianza su propia y pisoteada dignidad. Tan incomprendido por los que tiene por encima como por sus colegas y compañeros de necesidades y represión. Lejos de proclamas de la izquierda laboralista y sindical. Colin quiere ser fiel a sí mismo, a nada o nadie más. Por eso en esta narración modélica la anécdota, el corredor de fondo de una cárcel para jóvenes que puede ganar una carrera entre penitenciarías y decide dejarse ganar por los demás, aun sabiendo lo que le va a acarrear esa rebeldía, es lo que menos importa. Es ese diálogo interior que explica de forma elocuente e impactante su decisión pírrica, sin ninguna solidaridad de clase, ni autocomplacencia y mucho menos compadecerse de sí mismo.

El resto de la historias del libro componen una suerte de telón de fondo de seres como él o parecidos, surgidos de la sagaz observación del escritor en la sociedad obrera de esa ciudad inglesa en época de penurias y diferencias de clase, con la misma sencillez y falta de afectación que desnuda el estilo y lo hace tan brillantemente explosivo.

FICHA

LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO.- Alan Sillitoe.- Trad, de Mercedes Cebrián.- Ed. Impedimenta.- 242 págs.

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens