Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 octubre 2016 7 23 /10 /octubre /2016 08:19
Desaparecer de sí

Es un fenómeno que había existido siempre, personas solitarias por vocación, ermitaños, seres abocados a vivir en conventos de clausura, en lugares perdidos lejos de la civilización, aventureros solitarios por todos los rincones ignoto del mundo, incluso misántropos irredentos y ariscos encerrados en una habitación durante meses o años. Todos voluntariamente, sin que nadie les obligue excepto su rechazo al mundo y a la sociedad en la que viven.

Paradójicamente a finales del siglo XX y en el actual el fenómeno ha pasado a convertirse en algo, más que un síntoma de asociabilidad, en algo parecido a una enfermedad contagiosa que no es tratada ni concebida (excepto en casos extremos) como una patología y que afecta cada vez a mayor número de personas. Y digo paradójicamente porque en el siglo de lo global, de la Red de redes, de la inabordable hipertrofia informativa, de los satélites espías, del abordaje más siniestro e impune de la mayor agresividad contra la intimidad que ha conocido la humanidad, cada vez en mayor medida se dan casos de aislamiento (apoyado en los propios medios informáticos) y de misantropía radical. En el mundo de la hiper conexión global, abundan más las personas que quieren desconectar, que buscan encierros voluntarios en instituciones religiosas o seglares, que abandonan profesiones rentables para regresar al aislamiento rural. Personas que se recluyen, borran sus huellas, usan la tecnología para ganarse la vida sin moverse del salón de su casa y el terminal informático, se relacionan a través de pantallas con ocasionales y fugaces encuentros (en algunos casos) o van buscando por la aldea global moverse sin estacionarse y jamás constituir un hogar permanente.

En "Desaparecer de sí" de David Le Breton editado por Siruela), se nos informa de la venerable antigüedad de esos impulsos, que toman carta de naturaleza literaria en un Whitman, que busca su realidad entre bosques y lagunas, en el inolvidable y absurdo personaje de Melville, Bartleby, --el de la famosa frase evitativa de "preferiría no hacerlo"-- una originalidad del autor de "Moby Dick", las obras de Beckett, los "alter ego" del escritor portugués Pessoa, tras los que se difumina la persona real, incluso los aislamientos feroces de escritores como Salinger o David Foster Wallace o los personajes de Murakami.

El antropólogo galo, Le Breton, (autor de una magnífica obra sobre el arte de caminar) nos habla de algunos de estos ejemplos pero trata de ahondar en esa característica peculiar que se expande como un virus universal y analiza sus vertientes y modalidades (como la "moda" juvenil de los hikikomori japoneses del encierro voluntario y nihilista sólo alimentado por el continuo viaje virtual), primero tratando de rebajar la patología de la motivación y después apreciando sólo formas depresivas agudas, casi siempre inconscientes, como explicación (a mi parecer, poco convincentemente desde un punto de vista clínico). Incluso apunta una especie de "paso atrás" en lo social para tomar más impulso para un regreso o la aparición sintomática de casos de Alzheimer más o menos precoces.

De forma que considerado literariamente el libro es interesante y ameno, pero no constituye en modo alguno un ensayo, ni siquiera ligeramente, científico a la luz de los actuales conocimientos psicopatológicos e incluso de la antropología estructural de nuestra época. Divulgación más bien de un fenómeno que afecta tanto a eruditos en diversas disciplinas como a estudiantes de Universidades de primer orden o vagabundos cuya forma de vida desarraigada y solitaria responde a parámetros sociales, económicos y patológicos que requieren un análisis más cauteloso.

Citar a Barthes o a Montaigne ("es necesario reservar una trastienda que nos pertenezca por entero, en la cual podamos establecer nuestra libertad verdadera, nuestro principal retiro y soledad") me parece una banalización de altos vuelos de un síndrome alarmante que tiene mucha más profundidad y patología que los escapes a la "blancura" --cercanas a la no acción, al wu wei taoísta -- de algunas personas muy dotadas intelectualmente.

Las conclusiones (discutibles) van centrándose en lo que constituye el objetivo del libro, la tentación contemporánea de desaparecer de si. Lo que se redunda en mi opinión de catalogar esta propuesta como un ensayo previo e ilustrativo aunque superficial de la fenomenología de la huida, no tanto de sí cuanto del estatus personal y social del sujeto en cuestión. Seguramente a la espera de un texto abordado de una forma más científica y rigurosa.

FICHA

DESAPARECER DE SÍ.-David Le Breton.- Trad. Hugo Castignani.- Ed. Siruela.- 200 págs.- ISBN: 9788416638970

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens