Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 noviembre 2016 6 05 /11 /noviembre /2016 16:47
EL MUSGO DEL BOSQUE

Desde la lectura de su novela "El testamento de amor de Patricio Julve", he tenido una afición especial por las andanzas literarias de Antón Castro, del que saludaba un estilo nutrido por el valle Inclán de las "Sonatas", el talante mistérico mágico del gran y olvidado Álvaro Cunqueiro (la vena galaico céltica es muy semejante en ambos escritores) y el sencillo y eficaz verbo de Baroja. Ahora llega a mis manos, vía Octavio, "magister libris" de estas tierras, una obrita lírica de unas 80 apretadas páginas, "El musgo del bosque", título vagamente zen para un contenido entrañable que nos habla del amor a literatos, películas, artistas, pintores, la fascinación por la radio, paisajes y ciudades.

Antón es hombre cultivado, viajado y con una rica y variada experiencia en amistades y afectos, recuerdos y evocaciones. Hay algo dulcemente infantil y virilmente honesto en las añoranzas literarias de este periodista de tan variados, profundos y apasionados intereses. Ya en su libro de relatos "El niño, el viento y el miedo" (Ed. Nalvay) bellamente ilustrado por Javi Hernández, Castro nos dejaba vislumbrar esa intensa nostalgia de la niñez que enriquece a muchos escritores como un manantial que no se agosta jamás. Recuerdo con agrado dos de los relatos, "Una historia de amor" o "La cabeza del ternero y el mal vecino", donde queda de manifiesto ese estilo entre socarrón e infantil que luego tendrá reflejos en la rica prosa de Antón.

En esta prosa poética de "El musgo del bosque", la memoria y la nostalgia cogidas de la mano van hilvanando las historias, pasando de personaje a anécdotas, todas unidas por el sesgo lírico personalísimo del hombre que las vivió, el autor. Un hombre que se estremece -y nos contagia la misma emoción- por esas vivencias que conciernen entre otros, a Rosalía de Castro "la loca del bosque", a Gonzalo Torrente Ballester, el fotógrafo Leopoldo Pomés, José Antonio Labordeta, Amancio Prada o Mercè Rodoreda. Pero también a Rembrant, Moscú , la escucha de la radio ("una de las formas más puras de la felicidad") o una sesión de cine con un suave e inocente despertar erótico o el más adulto de "Razón de amor".

Me han encantado los poemas dedicados a un recital en Cantavieja del inolvidable Labordeta: "En tu garganta cantaron todas las estaciones: por el desierto/ y el valle, en la tormenta y el cierzo, con el eco de los montes/ por la piedra rojiza de las serranías, las vaguadas y las ermitas" y que acaba apostrofando "¿Quién, cabrones, ha calculado tan mal el aforo?/ ¿No sabían quién venía y para quiénes?, gritaron fuera".

Precisamente en el poema titulado "Sígueme", Antón Castro desvela quizá de forma inconsciente, la naturaleza de su personalidad literaria y la certeza de su empeño: "Hay hombres que crecen y crecen y no dejan de ser niños,/ hay niños que nunca dejan de ser viejos o crisálidas/ de un sueño de cristales, de musgos y de escarchas./ Hoy me he cruzado con uno de ellos: es poeta, un viajero, el peregrino que entretiene los ocasos/ con su acordeón ocre, el artista/ de delirios que lleva en su cartera/ de cuero el volcán de la utopía".

FICHA

EL MUSGO DEL BOSQUE.- Antón Castro.- 81 págs.- Ed. Prensas de la Universidad de Zaragoza.- EL NIÑO, EL VIENTO Y EL MIEDO.- 90 págs.- Ed. Nalvay

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens