Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 diciembre 2016 7 04 /12 /diciembre /2016 08:36

Siempre resulta tentador pero arriesgado tomar un personaje literario muy famoso y conocido para hacerle "revivir" en una nueva aventura, utilizando los ingredientes básicos del autor original. Sherlock Holmes es uno de los personajes más imitados y clonificado de la literatura popular. A pesar de que Sir Arthur Conan Doyle dejó el listón muy alto (a su pesar en definitiva, ya que para este escritor inglés victoriano el señor Holmes fue una creación de "segundo orden" y al que trató de eliminar en más de una ocasión y al que despreciaba por considerar que muchas otras de sus creaciones le superaban en calidad y enjundia). Sin embargo, lo cierto es que el capricho y el interés del público opinaba de distinta manera y, paradójicamente, Holmes fue la joya de la corona literaria de Conan Doyle. Hay toda una tradición literaria de más de un siglo de imitadores y autores que de forma más o menos acertada han "resucitado" al inolvidable dúo Holmes-Watson, rodeados de toda una tradición iconográfica amplísima en el cine y la televisión, las novelas gráficas y el cómic. El lector puede consultar internet y se asombrará de la cantidad de novelas, relatos, folletines, peliculas, series e incluso obras de teatro y musicales que ha generado la genial creación del gran autor británico.

Que yo sepa, en nuestros días hay una serie de películas para la pantalla grande (dos y una tercera por estrenar) y dos series de televisión centradas en las aventuras de los personajes citados. Aconsejo la novela "Mr. Holmes" de Mitch Cullin (titulada en inglés "A Slight Trick of the Mind", recientemente llevada al cine, que recoge una historia basada en los últimos días de un anciano Holmes, retirado en su famosa granja de Sussex y dedicado a la avicultura.

Bonnie MacBird, una norteamericana guionista de cine, autora de documentales premiados y de obras de teatro y musicales, acuarelista y experta en el gran detective que ha compuesto un homenaje a la figura de Sherlock Holmes recuperando de forma notable el estilo de Conan Doyle, aunque permitiendo que los temas criminales habituales en Holmes se "enriquezcan" con temas tan "actuales" como la pederastia, una violenta misoginia, abusos policiales y judiciales, drogas (hincapié en la cocaína, ya bien conocida por el lector tradicionales de Holmes) y el tráfico de obras de arte, sin abandonar el "escenario" histórico y social de la época victoriana.

El Holmes de la MacBird es un hombre joven de treinta y tantos, como Watson, y la autora se empecina en mostrarnos que Sherlock "era un hombre de sentimientos muy profundos pero capaz de compartimentar sus emociones cuando la situación así lo requería" (pág. 121) o "Holmes, la máquina fría y funcional y tenía un lado profundamente emocional" (pág.48) pues, no en vano, los ancestros del detective eran franceses y él poesía una inclinación al temperamento artístico que circulaba por su sangre (de ahí el título de la novela). Y desde luego, dada la calidad documental de MacBird, se trata de una cita de "El intérprete griego" una de las aventuras del "canon" de Conan Doyle, en la que Sherlock que se dice nieto de un célebre artista francés, asegura que "el arte en la sangre adopta las formas más extrañas" refiriéndose a las elementos hereditarios del temperamento artístico (como ser un genio de la deducción al tiempo que una persona "emocionalmente inestable, vulnerable a episodios frecuentes de depresión, susceptible a la adulación, rebelde social, a veces autodestructivo y un bohemio de corazón. Es un artista de verdad con todos sus poderes y vulnerabilidades". .Como es natural el narrador es Watson -aunque en algún momento es el propio Holmes quien toma la palabra para describir a Watson algunas incidencias- y MacBird logra imitar bastante bien el estilo peculiar del médico inseparable del héroe (con algunas descripciones que denotan la pluma femenina que hay detrás). La aventura narrada es una trepidante historia que transcurre en parte en el Paris de la época, con apariciones estelares, como el pintor Touluse Lautrec, el creador de la Sureté National francesa Vidock (personaje real también) o las intervenciones de un Mycroft Holmes muy en sintonía con lo que sabemos y lo que suponemos de las relaciones entre los dos hermanos y su familia común.

La desaparición del pequeño hijo de una cantante de cabaret francesa, nacido de una relación con un Lord inglés y el robo de una escultura helenística de valor aun superior a la famosa Victoria de Samotracia son los dos hilos argumentales que llevan una vez más a Holmes y el doctor Watson a arriesgar sus vidas para resolver esos dos asuntos bastante relacionados entre sí. Para los aficionados o más bien adictos a Sherlock producirá un aumento de interés saber que la autora ha estudiado las versiones de Robert Downey Jr. y Benedict Cumberbarch del Holmes cinematográfico reciente y del de la televisión, para ajustar la "actuación" de su Holmes literario y a Jude Law que interpreta a Watson en la pantalla grande. Como asegura el buen doctor en la novela de MacBird, vivir con Holmes "es un poco como caminar sobre un puente colgante sujeto con cuerdas y suspendido sobre un abismo cubierto de árboles. Puede que la adrenalina resulte estimulante, pero uno nunca sabe lo que hay debajo y siempre corre el peligro de caer". Aunque añade que eso le resulta apasionante y es feliz durante esas aventuras.

La autora ha creado una trepidante trama, basada en diálogos bastante agudos y con ciertas notas de humor, como gustaba a Conan Doyle, y una hábil administración de la agilidad narrativa y la tensión in crescendo en busca de un final no por previsible menos interesante. Sin llegar a la habilidad literaria de "Mr. Holmes" o de "La solución al 7 %" llevada al cine como "Elemental, Dr. Freud"), esta novela debe inscribirse entre los pastiches más dignos sobre el genial detective. Aunque hay un "pero" de una naturaleza sutilmente ética. Dudo mucho que Sir Arthur no hubiera manifestado cierto desacuerdo con la innecesaria "actualización" morbosa de ciertos detalles concernientes a la pederastia, la violencia explícita o la misoginia brutal. Quizá hilo demasiado fino, pero me ha parecido algo superfluo que no añade nada a la calidad de la novela y sin embargo le resta algo, mínimo, delicado y valioso.

FICHA

ARTE EN LA SANGRE. Bonnie MacBird.-Trad. Carlos Ramos. Harper Collins.- 267 págs. 17 euros.-ISBN9788416502103

:

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens