Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 abril 2017 7 09 /04 /abril /2017 12:19

Una novela que no es propiamente una novela, pese a lo que diga la editorial, la prensa y el propio autor. Eso no le quita valor alguno a este mezcla de narración familiar, investigación periodística y reflexiones literarias y de otro tipo.

Cercas es un escritor serio, concienzudo, amante de pulir los textos, nada descuidado, en el fondo más que un creador es un investigador de periodismo de altura. Su manera de enfocar la literatura es plenamente válida y de hecho, en algunos de sus libros, la ficción argumental se logra bien afianzada en lugares y hechos reales.

Aquí, como en otras de sus novelas, lo que prima es una suerte de diálogo sutil entre el autor y el lector, una especie de referencias cruzadas, en las que Cercas muestra al lector un escenario donde se cruzan elementos que surgen de otros libros suyos, sus propias reflexiones, sus relaciones con otras personas (en este libro es fundamental la presencia del cineasta David Trueba), el pueblo y los vecinos, su propia familia (su madre, sobrina del protagonista de la novela, es el "deus ex machina" del libro ya que todo se plantea como una especie de exvoto a la madre) y principalmente a "Soldados de Salamina" del que esta novela, dice el autor, es "el verdadero final" ya que  " Se escribe para saber más, entender, no juzgar…, porque las novelas son como sueños o pesadillas que no se acaban nunca”. Por tanto "El monarca de las sombras" (referencia a una frase de Aquiles en "La Odisea" donde dice que prefiere ser un modesto campesino a un monarca en el reino de la muerte) es un "work in progress", un relato que se va haciendo a sí mismo o la metáfora del cocinero japonés que prepara  la comida a la vista del cliente.

El protagonista de la narración es un tío abuelo del autor: un joven falangista, Manuel Mena, que moriría con 19 años en la batalla del Ebro, como alférez de un tabor de Tiradores de Ifni, a resultas de cinco heridas. Como me contaba mi padre, estudiante de Ingeniería en la época, que estuvo a punto de ser enrolado para los cursillos de oficiales provisionales (de los que salían oficiales con escasa preparación), "De todos es sabido, alférez provisional, cadáver efectivo". Aquí asistimos a la pesquisa, a la búsqueda de recuerdos, escasos elementos documentales y más que endebles referencias en torno a la vida del joven alférez. Cercas busca tanta fidelidad y neutralidad en su trabajo ("a mí las fantasías me están vedadas" que hasta cuando se refiere a sí mismo utiliza un escueto "Javier Cercas", con lo cual el punto gravitatorio de la narración se escora más hacia la investigación y los investigadores en sí mismos, sus pretensiones, las causas, sus objetivos, sus herramientas, que a la forzosamente desdibujada figura de Manuel Mena.

La minuciosidad y entrega de la labor de este autor es encomiable e incluso conmovedora en algunos puntos donde el estilo, la voluntad de estilo, de Cercas se permite cierta emoción. La parte, digamos, de investigación periodística, es ecuánime, certera y ágil. Todo el entramado de creencias, costumbres e ideas morales de los vecinos de Ibahernando y los que ayudan a Cercas a reconstruir la vaga historia de su tío abuelo parecen confluir en el final, en la visita que el autor hace al pueblo de Bot, en la Terra Alta, donde se instaló el hospital de sangre, cerca de los escenarios donde se batalló en firme y de forma particularmente sangrienta, las sierras de Cavalls y de Pandols, Gandesa y Corbera de Ebre. Allí Cercas encuentra a un vecino que sabe bastante sobre lo ocurrido en los días en que llevan al pueblo a un joven oficial herido de muerte. También vive todavía una anciana que, adolescente, fue ayudante de enfermería en el mismo hospital.

Parece que la búsqueda llega a su fin y Cercas ha logrado cumplir con su exvoto personal-filial (por la madre) de dar un sentido a una breve existencia y una muerte de soldado en una guerra infausta (¿hay alguna fausta?) . Rafael Sánchez Mazas, el protagonista de "Soldados de Salamina" tiene mucho en común, simbólicamente hablando, con Antonio Mena, ese "monarca de las sombras" al que metieron en una guerra absurdamente inútil. No es ficción y realidad juntas, sino una realidad narrada por un novelista. Casi al final de su libro Cercas dice: "Pensé que hay mil formas de contar una historia, pero sólo una buena...para contar la historia de Manuel  Mena...debía desdoblarme: debía contar por una lado esa historia y contarla...con desapego y distancia y el escrúpulo de veracidad de un historiador, ateniéndome a los hechos y desdeñando la leyenda y el fantaseo y la libertad del literato...y por otro lado debía contar la historia de una historia, la historia de cómo y por qué llegué a contar la historia de Manuel Mena a pesar de que no quería contarla ni asumirla ni airearla, a pesar de que durante toda mi vida creí haberme hecho escritor precisamente para no escribir la historia de Manuel Mena" (pág.273)

Quizá uno de los aciertos de este libro sea la intervención de David Trueba, por lo que añade de punto de referencia contrastada, un hábil hallazgo que permite mantener las distancias, emotivas y literarias, entre Cercas y el asunto que le empuja a escribir y a buscar. Lo hace bien y lo hace honestamente. ¿Qué más se puede pedir? ….

FICHA

El monarca de las sombras. Javier Cercas. Literatura Random House, 2017. 288 páginas. 20,90 euros. 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens