Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 junio 2017 2 06 /06 /junio /2017 08:28

Amor a los libros. Esa pasión inevitable, absorbente y embrujadora  que suele durar tanto como la existencia del sujeto contagiado. Porque la lectura es un virus contagioso. No se nace amando los libros, aunque sí con una cierta tendencia que lo facilita. Félix de Azúa es uno de los compañeros vitalicios del selecto Club de los adictos a la lectura.

En este libro, que complementa las "Lecturas compulsivas" del autor publicado en 1998, se recopilan en cuatro apartados temáticos: poesía, bajo el título de "El fuego celeste", novela, cuentos, memorias, en "El mundo desencantado"; ensayos en "La era de la teoría" y por último en "La lectura hoy", temas relacionados con la existencia de los libros y el discurso de ingreso en la RAE del autor.

Particularmente me he sentido atraído por los dos apartados centrales  y especialmente por los trabajos dedicados a Proust (la relación de la obra y la vida del autor con el tiempo es particularmente brillante), a Hemingway, McEwan y Pron, así como respecto a los ensayos los de Montaigne, Jünger, Orwell, Trías, Savater y Unamuno. La lectura que hace Azúa de estos autores tienen su "sombra" o reflejo en otras obras del autor como "Autobiografía sin vida" y "Autobiografía de papel".

Se trata de artículos publicados en periódicos y revistas, conferencias, prólogos a otros libros y algún material que no había sido publicado con anterioridad. Ello redunda en una cierta falta de uniformidad de estilo e incluso de profundidad analítica, que el autor compensa con su facilidad para encontrar engarces de ideas y sugerencias inteligentes a obras y autores de los que parece no se puede decir nada nuevo.

Reconozco haber leído este libro con una predisposición favorable, ganado entre otras cosas por una frase que Azúa redacta en su prólogo: "He vivido siempre entre libros, con libros, ante libros, contra libros, rodeado de libros, enterrado en libros", recorrido vital circunstancial que reconozco como propio y sometido a la misma fascinación que él por el lenguaje, esa "potencia exclusiva del  humano o su exclusiva cárcel" y la afición a "infectar" a los demás con "esa enfermedad tan a contracorriente, tan rebelde, tan intempestiva, como es la lectura".

Quizá el mensaje de este libro estriba en el deseo del autor de "enseñar" a leer, de sugerir una disciplina casi espiritual, una especie de zen de la lectura, inmersión a fondo en el libro, buscando su raíz, sintiéndolo "desde dentro" y en el centro de una percepción despierta y alerta. Y no leer cualquier cosa sino ofrecer una especie de "farmacopea", de remedios librescos para enseñar a ejercer esa atención. Más que decirnos qué leer, Azúa nos dice cómo leer, con el corazón abierto, de mente a mente, del lector al autor. Y, eso sí, que no falte una buena ración de clásicos, antiguos o modernos. Hacer nuevos compañeros de viaje.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens