Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 diciembre 2017 2 12 /12 /diciembre /2017 11:37
 

 
 
Brillante y ambicioso aunque algo espeso ensayo del profesor y crítico de cine Angel Quintana (1960) sobre la dialéctica entre el cine como arte y la realidad. Cómo en las "fábulas de lo visible" el cine  ha logrado imponerse  como un taumaturgo de la realidad, un creador de realidades paralelas a la "auténtica", si es que podemos llamarla así, aun sabiendo que no es adecuado ni posiblemente correcto.
Con un notable trabajo introductorio de tipo histórico dedicado a la "posición desfavorable y la posición privilegiada", Quintana nos introduce en un extenso análisis donde va desvelando los modelos de realismo usados en el siglo XIX que más tarde recogería el cine para su propio beneficio, la teoría del realismo a través del cine de André Bazin, Sigfried Kracauer y Pier Polo Pasolini, la subsiguiente apuesta del neorrealismo en un siglo agónico y bárbaro en el que la violencia bélica rompe ciertas estructuras y barreras quizá ingenuas del cine, la autoconciencia en la que entra cierto cine contemporáneo y un filosófico capítulo final dedicado a las imágenes como elementos de la "era de sospecha" y las vías de futuro de cierto tipo de cine que quizá nos lleve al regreso a la caverna platónica, mito en el que la labor del cine es garante de una cierta realidad que trascurre a espaldas de lo real pero frente a los absortos y manipulados espectadores. Con lo cual se cierne sobre nosotros una cierta amenaza de perder el contacto con la realidad, como les ocurre a los prisioneros del mito platónico, rodeados como ya casi lo estamos de unos escenarios virtuales, simulacros electrónicos de realidades paralelas más asequibles y manipulables que la "otra realidad" la que sucede tras las pantallas en las que nos abismamos. .
 
 Por tanto Quintana nos avisa de una posibilidad de realismo, tal como se vivió en el siglo XIX, trasplantado a nuestra época cibernética: "Frente a un universo cultural que de forma progresiva ha ido perdiendo su proyección en la realidad, la emergencia del realismo como actitud ética puede llegar a adquirir, en determinados campos de la cultura, una clara dimensión política como alternativa a la omnipresencia de la cultura del simulacro".

De ahí que la cultura de la imagen, cuna germinal del cine, la televisión, la realidad a pantallazo de móvil, reproducen un momento histórico y social en el que la vocación realista reedita las teorías  sobre la función de la cinematografía a niveles de abstracción parecidos a los que acontecieron en los sesenta y setenta del pasado siglo : una soberbia dinámica de creatividad y también de estupidez rimbombante.

Las teorías sobre el realismo llegan al cine, procedentes de la novela, nimbadas de prestigio y allí, como era de esperar adquieren la vaguedad teórica y la potencia plástica del medio. Quintana se enfrenta brava y sagazmente con las dificultades de articular de forma clara las diferencias y características del proceso realista en el cine, tan diferente según los autores e incluso según la nacionalidad de las películas.  Sin olvidar a los que cuando realizan sus películas se abstienen en absoluto de pretender un determinado tipo de realismo e incluso rechazan abiertamente el calificativo o se declaran enemigos de  los encorsetamientos teóricos a los que tan aficionados son los críticos y especialistas en cine.

Particularmente me ha encantado el ya citado estudio introductorio que Quintana realiza apoyándose  en dos películas históricas de considerable valía documental e histórico-político. Una es de 1903 y se titula "La recepción de S.M. Alfonso XIII en Barcelona", está realizada por un pionero español del cine, Segundo de Chomón que con su primitiva cámara intentó rodar los fastos de la presencia del Rey en Barcelona, desde el lugar del público, sin emplazamiento especial ninguno, con imágenes donde el objetivo real apenas si puede ser vislumbrado, con la cámara rodeada de personas asistentes a la ceremonia que era la primera en su vida que veían ese tipo de extraño aparato, entorpecían la visión y miraban directamente al objetivo muy sorprendidos (y estaban también atentos al personaje real y su séquito.) A esta presencia testimonial del cine en un acto público, ignorado y entorpecido, Quintana contrapone una situación diametralmente opuesta: el documental que la realizadora alemana Leni Riefensthal rodó para mayor loor y gloria del III Reich y su Führer. "El triunfo de la voluntad" fue rodado en el Congreso nacionalsocialista de Núremberg en 1934, con la presencia "estelar" de Hitler. Un acto pensado por primera vez en la historia en clave cinematográfica. La primera utilización del cine como elemento decisivo de propaganda política, con una escenografía y planificación absolutamente ajustadas a una intencionalidad política, plano a plano, imagen y sonido, ritmo y desarrollo. Fascinante (y alarmante).

En realidad "Fábulas de lo visible" es un trabajo que puede inscribirse en la línea de otras obras de Ángel Quintana, como las monografías dedicadas a Roberto Rossellini (1995), "El cine italiano 1942-1961. Del neorrealismo a la modernidad (1997)" y Jean Renoir (1998). En este caso su recorrido es más teórico y va desarrollando diferentes tópicos como el debate sobre el realismo en el arte ( Aristóteles, Gombrich o Auerbach), las relaciones entre la novela naturalista y realista y el cine, presentando un análisis de tres teóricos clásicos del realismo en el cine: Bazin, Kracauer y Pasolini. Más adelante enfoca un recorrido histórico, con cineastas y películas concretas en el cine, citando la postura de directores tan diversos como Rossellini, Rohmer, Straud y Huillet o Kiarostami, estableciendo las pautas que los diferencia del realismo al estilo de Hollywood.

Sus reflexiones  sobre el cine de los últimos años del cine, a los que define como la “era de la sospecha” , advierten sobre la digitalización de la imagen que subvierte la presencia real, usándola como elemento de información contextual que será manipulada en los procesos de postproducción. La imagen se desmaterializa y se convierte en realidad virtual, al estilo de "Matrix",  el símbolo platónico traducido al siglo XXI. Quintana reivindica el "cine   periférico" donde aún las películas se centran en ofrecernos imágenes  de una realidad constada por el espectador, sin "trampa ni cartón" digitales.

FICHA

FÁBULAS DE LO VISIBLE.- El cine como creador de realidades. Ángel Quintana.  312 págs. Ed. El Acantilado.- ISBN: 9788495359841

 

.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens