Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
22 diciembre 2017 5 22 /12 /diciembre /2017 10:41
La escritora inglesa Stella Gibbons, (nacida en Londres en 1902) pertenece a la nutrida nómina de los escritores británicos costumbristas que mezclaban con osadía el humor, el amor y el drama más típicamente "british", un estilo jocoso, culto, en general bien educado que había dado nombres como Evelyn Waugh, al viejo Amis (padre del actual) o el enorme, grandísimo Wodehouse, eso sólo en las filas de lo popular, aunque notamos la influencia de la alargada sombra de Jane Austen  y tal vez de E.M.Forster el autor de "Pasaje a la India" y Henry James. Así que nada de banalizar a esta respetable dama de orígenes de la clase media suburbana, muy lejos de la alcurnia de la Woolf. Recordemos de pasada la Gibbons coincidió vitalmente con la Woolf y dicen que su éxito provocó cierto sarcasmo en Virginia. Tal vez levantaba con menos donaire la bandera del feminismo, irónicamente combativo, que ambas cultivaron en sus obras, pero la Gibbons no queda muy lejos de la Woolf en algunos momentos (no en la totalidad de la obra, por supuesto, ni en la revolucionaria narrativa que Virginia cultivó frente al clasicismo de estilo del XIX de Gibbons.. Nuestra autora dejó de publicar en los años setenta (murió en 1989 a los 87 años), pero se dio a conocer en nuestro país ya en pleno siglo XXI y gracias a esta misma editorial, Impedimenta, una de las editoriales más inteligentes en su búsqueda de "clásicos" británicos.
Su obra más conocida es La hija de Robert Poste (1932), que obtuvo un éxito popular notable y recibió el Premio Fémina de ese año y ya en el siglo XXI repitió el éxito gracias a la traducción que editó Impedimenta  en 2010.
La novela que hoy recomendamos podría subsumirse a aquél género que dio en llamarse "novela romántica", narrativa de caracteres preferentemente femeninos, los hombres suelen ser caricaturizados en exceso o presa de tópicos de virilidad. La heroína  Viola queda más o menos definida por la autora al principio de la novela: "no era ninguna sirena, sino una simple chica de 21 años que al parecer aspiraba a la elegancia, a pesar de que fuera vestida con un abrigo barato y una falda más barata aún, de color negro, una blusa de satén rosa y unos guantes con puños recargados. Era pálida y tenía unos ojos rasgados de un gris claro, una boquita de piñón entreabierta con labios gruesos y dientes bonitos. No tenía el aspecto de una dama, lo cual era normal pues no lo era".
Es una viuda joven. bonita como vemos y no demasiado lista. Va a vivir a  la casa de sus suegros, The Eagles, en una familia peculiar e interesada (no interesante) dominada por el señor Wither, un hombre algo desagradable y con una constante avidez económica que considera con un insufrible e insultante desdén a todo ser humano que lleve faldas, incluido  su esposa y sus dos hijas. El "héroe", (la Gibbons sigue la norma victoriana de considerar a los hombres bajo una óptima casamentera y poco más)  Victor Springs, es un hombre soltero que pertenece a una familia de nuevos ricos. Con estas piezas --casi de una novela de Austen- se puede hacer un pastel romántico al estilo de Cenicienta o sacarse piezas inesperadas del sombrero y mostrarnos ingenio, sutileza e ironía de la más preciada ley. Y esto es lo que hace Stella. Ya desde el primer capítulo cuando se nos cuenta cómo es el mundo señor el señor Wither, su adoración al dinero y su soporífero cerebro no muy dotado pero pretencioso, añadiendo al cuadro a su esposa, muy cercana a él en esa metafísica de la libra esterlina, nos percatamos que estamos ante una escritora a la que hay que leer con atención.
A partir de ahí, retratos de gentes de la clase media alta inglesa, diálogos con ingenio, humor y sarcasmo, una poco disimulada crítica social y cierta tendencia a caricaturizar, aunque muy lejos de la amable ironía de Chesterton o James.  Y en lado feminista de la autora, dos buenos personajes que rompen las reglas de lo establecido y abren corrientes de osado aire fresco en las acartonadas pretensiones sociales de la tradición inglesa: Hetty y Tina, relacionadas con los dos miembros de la pareja protagonista. La trama, que parece al principio destinada a los estereotipos de la novela romántica, se va cargando de ciertos desvíos llenos de humor y cierta socarrona causticidad.
 
 
 

FICHA

LA SEGUNDA VIDA DE VIOLA WITHER.-Stella Gibbons.-Trad. Laura Naranjo y Carmen Torres.- Ed. Impedimenta.- 464 págs. 22,75 €.- ISBN: 9788415578024

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens