Anecdótico, divertido, irreverente y jocoso (aunque también alarmante e instructivo)  ensayo del profesor de la Universidad de Zaragoza Javier Barreiro, en el que nos da noticia cierta y documentada del extraño y preocupante maridaje que se da entre la literatura y la ebriedad, entre la acción creativa literaria y el trasiego de líquidos más o menos espirituosos que encandilan la mente, ofuscan el entendimiento y llevan al cuerpo por paraísos que siempre acaban a dos pasos del infierno, si no en las mismísimas calderas de Pedro Botero.

Con una introducción de espeleólogo cultural en la que Barreiro nos lleva de la Biblia  (450 menciones bíblicas al vino) a Anacreonte, de los griegos  a los romanos o a los benedictinos al Homero de los mares color de vino, del número sorprendente de premios Nobel de Literatura dados a la buena copa a las pruebas arqueológicas que demuestran que el glorioso vino ha cumplido más de siete mil años de existencia y que fue sacralizado en la antigüedad para evolucionar desde los cultos dionisíacos a la eucaristía cristiana. Y quien habla del vino también puede decantarse por el whisky que parece ser el licor más consumido del mundo y que tiene una antigüedad respetable pues fue inventado por un fraile cisterciense en 1494.

Evidentemente Barreiro entra a saco en la literatura para proponernos primero unos ejemplos históricos de narrativa con olor a alcohol, juerga, desfachatez y a veces críticas acerbas, Nos regala versos de Omar Khayyam (1048-1131) (que han sido manipulados para hacerle más espiritual que báquico) y repasa a esos grandes beodos galos que fueron Villon y Rabelais, echando un  ojo a nuestra Celestina, al Quijote (con un Sancho más que aficionado a empinar el codo), Marcos de Obregón, Estebanillo González o el pobre Lazarillo al que su amor al vino le cuesta los dientes.

Más tarde la cosa se pone brava y nuestro autor nos va dando cuenta y razón de famosos amigos de la beodez, selectas mentes que parecen haberse conservado en alcohol: de Herodoto a Baudelaire, pasando por Wilde, Poe, E.T.A. Hoffmann, FitzGerald, Rubén Darío, Alfred Jarry, Neruda, Hemingway, Lowry, Onetti, Dylan Thomas, Juan Benet o Chandler, genios de la literatura que no hicieron ascos a la copa y la botella en unas cantidades absurdas, sin que pareciera menoscabar la fuerza y potencia de su prosa. O no lo sabemos, sería una hipótesis indemostrable que de haber sido abstemios su obra hubiera sido mejor). En el recorrido no todo son fiestas, regocijo y beodez, a menudo hay pruebas de tortura mental y física, terroríficas jornadas de delirio, estupidez y locura. Grandes escritores como Lowry, Dylan Thomas, Poe, Kerouac o Wilde murieron antes de tiempo anegados en alcohol. O Fitzgerald  o Faulkner cuyo declive literario estaba ahogado en alcohol.También explicita nuestro autor el carácter "literario" del alcohol que encuentra en las páginas de muchas obras maestras un carácter casi de protagonista ambiental por la frecuencia de sus citas: desde la Isla del Tesoro y Robinson Crusoe o el Club Pickwick, a las citas en El Quijote y la frecuencia en que se usa como elemento clave en la novela negra americana desde Chandler a Dashiell Hammet. En ámbito de la poesía, por ejemplo, Baudelaire, que murió a los 46 años, evidentemente borracho (como Poe) escribió que el alcohol era "un arma para asesinar algo dentro de mí mismo, un gusano imposible de matar". 

Así que, aparte de la imagen romántica del bebedor explotada por la novela y el cine, la realidad es menos complaciente : el alcohol daña irremisiblemente el cerebro y es el responsable directo de episodios violentos, violaciones, robos, suicidios y accidentes de tráfico. Y también se ha demostrado que, generalmente, los grandes escritores lograron escribir sus obras maestras, antes de dejarse seducir por el alcohol. Y todo esto reza también para las féminas, que parecen competir en esa insensata carrera destructiva hacia la alcoholemia. Y nos cita a Marguerite Duras, Dorothy Parker o Jean Stafford.

Como postre no se pierdan el último capítulo del libro de Barreiro, intitulado "Algunas curiosidades" y la excelente bibliografía que este autor ha requerido para lograr un libro tan interesante y aleccionador.

FICHA

ALCOHOL Y LITERATURA.-Javier Barreiro.-Menoscuarto ediciones.-278 págs.  ISBN:9788415740506