Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 abril 2018 6 14 /04 /abril /2018 08:44

Miguel Díez es un veterano profesor de literatura que desde la experiencia pedagógica ha querido legar a sus colegas más jóvenes ese elemento tan difícil de adquirir -y transmitir- que es la sabiduría literaria (más que el conocimiento), partiendo de la creencia, algo ingenua, de que el amor a los libros se puede enseñar de una forma tan simple como mostrando ejemplos de trabajos literarios de calidad. El amor a los libros y a la literatura en particular es de proceso tan complejo en sí mismo que uno termina volviéndose algo escéptico sobre su enseñanza, aunque no por ello deja de aplaudir y dar la bienvenida a libros como el  que les comento.

Formulada en plan de "carta abierta a un antiguo alumno, hoy profesor" nuestro autor (cuarenta años de pupitres y alumnos) se duele de que los viejos métodos de enseñanza -aunque nada perfectos- eran más adecuados, pertinentes y lógicos y eficaces que los actuales, en las que las humanidades (con un notable defecto de enfoque e insensatos criterios de las autoridades pertinentes) se han convertido en una de las inefables  "marías"  -léase un elemento superfluo, trivial, inútil- de la enseñanza. Como apostilla Díez "una enseñanza tan desnortada e ineficaz que a nadie satisface y de la que todos nos quejamos". Y defiende que "la lectura de buenos textos, de buena literatura es el mejor remedio, el antídoto contra la simplificación y la depauperación  del habla y la escritura de los jóvenes y, en consecuencia, contra la jibarización de su pensamiento".

Es este un libro complejo que admite muchos tipos de lectura, que utiliza la pedagogía del ejemplo y que propone caminos para que todas las partes en conflicto, alumnos, profesores, familias, instituciones y Estado, comprendan la necesidad ineludible, esencial, de proteger e implementar la enseñanza del elemento clave que define nuestra humanidad: la palabra y su florecimiento en narrativa, poesía, pensamiento...

No es pues un libro de memorias polvorientas y nostálgicas de un viejo profesor, ni un ensayo pedagógico agorero y pesimista, ni siquiera un panfleto erudito sobre la catástrofe educativa de nuestro país en particular y de los tiempos de la cibernética en general. Después de algunos apuntes críticos muy razonables (quizá no tan eficaces como desearíamos) nuestro viejo profesor abre las puertas a una inmensa muestra antológica que proporciona material de calidad buceando en la lírica, poesía o cancionero, en la narrativa desde la tradicional, fábulas y mitos, hasta los mejores cuentos y las novelas más fascinantes (muchas de ellas poco conocidas). Letras de Luis Eduardo Aute o Joaquín Sabina y Serrat, de Dylan o la Báez, de Emily Dickinson o T.S. Eliot o Valiente y Cesar Vallejo. Textos breves, brillantes, a menudo comentados por escritores y ensayistas de primera línea. En narrativa, relatos breves, pinceladas  de obras y autores sin orden cronológico alguno, desde Ray Bradbury a  Borges, de Millás a Böll, de Max Aub a Papini, de Kafka a Cortázar...

No hay una estructura visible de conjunto. La obra comparte el aparente caos de los blogs de estos tiempos (de hecho su cuna es el blog del autor). Todo se  desarrolla siguiendo el objetivo de no interponer plan pedagógico alguno, sólo ofrecer en estado puro la riqueza asombrosa de lo literario. Por tanto es cosa del lector encontrar el hilo de Ariadna de un sentido que, siempre, será el que el lector considere adecuado para sí mismo o para el momento. Es un libro de cabecera que permite el calado circunstancial, el encuentro fortuito, la sorpresa. Bueno, hay un poco de caos estructural (por ejemplo en olvidarse de apuntar quién tradujo un determinado poema inglés o escandinavo) y algunas citas poco necesarias o listas insatisfactorias (como casi todas las listas: el canon literario nunca es definitivo o incontestable). Como saben bien los amigos del zen, hay que saber apreciar las imperfecciones no buscadas. La curiosa espontaneidad de Miguel Díez nos hace disculpar las evidentes fallas, nos dejamos arrastrar por su entusiasmo. Ni el libro muestra cómo se enseña a nadie a leer en clase, ni resulta ser unas memorias personales o profesionales, pero tiene un encanto difícil de evaluar.

FICHA

CÓMO ENSEÑAR A LEER EN CLASE.- Memorias de un viejo profesor.- Miguel Díez R.-    Colección Reino de Cordelia.-Páginas: 688.-Formato: 17 x 21 rústica con cuadernillos cosidos al hilo.-Precio: 26,95 €.-ISBN-13: 978-84-16968-14-5

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens