Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 diciembre 2018 3 26 /12 /diciembre /2018 08:58

"¿Cuándo conocemos a un ser humano? Tal vez sólo cuando uno ha comprobado la imposibilidad de conocerlo y ha renunciado al deseo de ello y al final ni siquiera siente su necesidad. Pero lo que uno consigue ya no es conocimiento, es simplemente una especie de coexistencia; y esa es también una de las máscaras del amor".

El razonamiento que antecede es obra de la novelista británica Iris Murdoch. Pertenece a su primera novela "Bajo la red", publicada en 1954. Se trata de una afortunada mezcla de varios venerables conceptos filosóficos y psicológicos que la autora ha tenido el ingenio de unir para definir una situación humana en su novela. La traigo a colación pues encaja en algunas reflexiones que estoy haciendo en torno al conocimiento del "otro", cuando ese "otro" es tu pareja, tu marido o tu mujer y llevas tiempo, a veces mucho, décadas, conviviendo y compartiendo las vicisitudes habituales que la vida va enviándonos, ya sea de un color o de otro, deseables o dolorosas, benéficas o desequilibradoras. He comprobado, a través de años de experiencia propia y de práctica clínica, la veracidad del aserto o enunciado básico : la imposibilidad de conocer -verdaderamente- a otro ser humano, a pesar de compartir la vida y las experiencias propias de existir. No debería sorprendernos ya que, como sabemos bien en el ámbito de la filosofía , la psicología (y la más lejana y menos asequible, sabiduría) son pocos los que se conocen a sí mismos, teóricamente un objetivo más "fácil" que el de conocer a  un otro. Y sin embargo hay "algo" que se evade de la esfera del conocimiento, ocurre en algunas personas y en ciertas ocasiones:  una especie de intuición que tiene más que ver con los sentimientos y las emociones que con el saber empírico. Es lo que la Murdoch oculta tras la frase "una de las máscaras del amor". Sabemos que hay en esa persona a la que amamos una compatibilidad esencial, una respuesta segura y reconfortante cuando todo alrededor se desmorona. Puede ser un amigo, un familiar muy cerca e íntimo, a veces, en ocasiones excepcionales, un desconocido. ¿De dónde proviene ese "conocimiento"? ¿Cómo se mide, identifica, delimita, define, experimenta, estructura? Los estudiosos pueden buscar una respuesta  que fije cierta certeza científica, pero suelen dar sólo con acercamientos, evocaciones y una indefinible perplejidad. Desde Spinoza, Descartes, Montaigne o Wittgenstein, el resultado es muy semejante. El silencio o el misterio acientífico que pertenece a las "razones del corazón". 

En el ámbito del desamor, del rechazo, del envilecimiento, de los temores propios o ajenos, ocurre exactamente lo mismo. Sólo cambia la polaridad de ese "algo" que vuelve desconocido y aterradoramente sorprendente a un sujeto al que creíamos "conocer" de forma profunda.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens