Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
22 febrero 2019 5 22 /02 /febrero /2019 16:49

Leo un delicioso compendio de charlas radiofónicas del escritor inglés  E.M. Forster en la BBC. De 1929 a 1958 Forster (que se ya se había labrado una sólida reputación como novelista con obras como "Howards End", "Una habitación con vistas" o "Pasaje a la India") realizó una serie de charlaas literarias con periodicidad variable, en las que hablaba de libros y autores con una singularidad: las emisiones se hacían en una frecuencia de radio especial porque iban dirigidas al numeroso público que escuchaba la BBC en la India, aunque algunas eventualmente, se podían emitir en la madre patria. Como  la escritora Zadie Smith (inglesa de origen jamaicano), admiradora incondicional de Forster y autora del epílogo del libro, considero que este autor "convirtió en credo la sinceridad personal y se forjó una carrera en la doblez. Fue conservador entre modernistas y sin embargo en cuestiones como pacifismo, clase, educación y raza, fue un progresista decidido". En las charlas es agudo, amable, ético sin encarnizarse,  no se tomaba la crítica literaria muy en serio e  insistía en los mismos temas esenciales de sus novelas: la libre y fluida comunicación entre las personas, las ideas, las naciones, el corazón y la cabeza, el corazón y el arte.. Sin eso las cosas nunca acaban de ir bien.

Me ha llamado la atención una frase donde se reflejaba su actitud hacia la literatura, los libros y los lectores: "las palabras intelectual e ignorante, son responsables de más sentimientos crueles y más pensamientos necios que cualquier otro par de palabras que conozco". Parece un tanto hiperbólico, excesivo. Pero pensemos un poco en ello. La persona que dice una  cosa así, muestra como escribe Zadie Smith, " inocencia y belleza, algo de debilidad y otro poco de pereza, incluso una pizca de estupidez ocasional". Justamente como somos la mayoría. Y también es humana, encantadora y divertida. Como muchos de los que lo leemos. Esas dos calificaciones, que dividen radicalmente,  suelen alterar de forma profunda las relaciones entre  las personas, pues hay elementos de humillación y de indignante soberbia que emanan de la habitual contraposición de esas dos palabras. Más que intelectual, yo pondría inteligente ignorante o erudito sin humanidad y más que ignorante podríamos hablar de falta de conocimientos culturales o de formación académica. El abismo que se abre entre los dos conceptos es profundo y agresivo. La tendencia a la manipulación social y política de esos términos es inmediata y al politizarse pueden convertirse en excusas para la violencia más brutal. El desprecio de los unos contra la violencia y el revanchismo de los otros los hemos visto desde la más negra noche de la humanidad primitiva. No es un asunto banal el que evoca la frase de Forster. Es complejo y evoca, por ejemplo, la distinción entre conocimiento y sabiduría, las diferencias sutiles entre el saber y el comprender, el significado de la educación, sus objetivos reales y sus manipulaciones pragmáticas, el análisis de la ignorancia,  las deformaciones de su significado y su origen como auténtico motor para el conocimiento. Recordemos que una de las frases nutricias de la filosofía el "sólo sé que no sé nada" socrático.-ALBERTO DÍAZ RUEDA.

        

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens