Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 abril 2019 7 28 /04 /abril /2019 17:09

Sherry Turkle es una psicóloga del MIT, una de las instituciones punteras de las nuevas tecnologías, donde estudia y experimenta sobre los efectos que está causando en los seres humanos el uso indiscriminado y constante de las nuevas técnicas comunicativas personales por móvil, ordenador o tablets. Su libro "En defensa de la conversación" (Ático de los Libros) es un razonado alegato que tiene la virtud de alertarnos y ponernos en guardia sobre los cambios que ya se perciben empíricamente en la personalidad de los usuarios, en la creciente incapacidad de los jóvenes para mantener una simple conversación cara a cara y en la falsedad de las relaciones sentimentales y emocionales. No entraremos ahora en su tema principal, pero les invito a reflexionar sobre un elemento operativo de comunicación no verbal, simbólica, que cada vez se usa más en móviles y ordenadores y que proyecta a voluntad signos de emociones y sentimientos en forma de dibujitos referenciales: los emoticones. El emoticón es la suma de emoción e icono (signo que tiene una relación de semejanza con el objeto representado). La autora citada los ha estudiado con atención y opina que su uso continuo es "bastante peligroso de por sí" ya que "simplifica nuestras emociones, frivoliza nuestra psicología y nos evita reflexionar sobre nuestra emoción real".

En la próxima ocasión que decida poner un emoticón en su mensaje, ya sea para ahorrarse palabras, para "ganar" tiempo o por economía de esfuerzo (incluso, por ejemplo, poner ¡¡¡JAJAJA!!, para mostrar la gracia que le hace algo o lo contento que está), deténgase y piense en cómo puede comunicar lo que teóricamente siente sin recurrir al emoticón. Lo primero que va a pensar es que no es para tanto. Aunque el dibujo no refleja exactamente lo que siente, sino que lo exagera o lo frivoliza. Lo segundo es que le cuesta mucho más que en el pasado identificar su auténtica emoción (si es que siente algo parecido a una emoción y no es más que un "reflejo social"). En tercer lugar, si sigue elaborando lo que piensa, comprobará que los emoticones están cercenando su capacidad de expresar emociones en tiempo real y, por fin, que también está perdiendo capacidad de empatía (facultad de una persona para participar afectivamente en la realidad de otra). Está demostrado que las conversaciones en persona dan lugar a una mayor conexión emocional muy por encima de las on line. Según un estudio psicológico reciente realizado en Estados Unidos, la empatía entre estudiantes universitarios (que fue el sector de población elegido) ha descendido un cuarenta por ciento en los últimos veinte años. Este dato correlaciona con otro estudio: la preferencia de gran parte de la población  (usuaria del WhatsApp, por supuesto) por el contacto virtual antes que el de cara a cara. Evidentemente no se trata de condenar los dispositivos electrónicos, cuya utilidad esta fuera de dudas. Como siempre, se trata de la medida, la cura, el cuidado en evitar el exceso de uso o, peor, el uso exclusivo. Y sobre todo no esconda o banalice sus emociones a base de emoticones. - ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens