Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
29 noviembre 2019 5 29 /11 /noviembre /2019 15:51

Entre otros sinsentidos, falacias y paradojas del momento político y social, en Cataluña estamos viviendo un oxímoron casi cotidiano con absoluta impunidad crítica y con la indiferencia, aprobación o rechazo de toda la población, que parece no percatarse del absurdo despropósito en el que se ha convertido un legítimo sueño de mayor autonomía en un disparate basado en principios ilegales y sostenido con medios ilegales y violencia callejera, inexplicables en tal país y en tales ciudadanos históricos. Sin entrar en los excesos de los CDR (Cerebros Desahuciados Reprogramados, según un viejo amigo de Esquerra), lo del "Tsunami Democrático" es un retorcimiento de la lengua y el concepto, que sería cómico si no fuera trágico. Se trata de un oxímoron, según la RAE "combinación en una misma  estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto que originan un nuevo sentido". Un tsunami, fenómeno climatológico devastador, por esencia no es algo democrático ya que "no ha sido elegido" por una mayoría de ciudadanos, sino impuesto de una forma inapelable y podríamos decir dictatorial.  Además de que caemos en una "falacia patética"  que es atribuir juicios humanos a un fenómeno natural. Los tsunamis no son ni democráticos ni fascistas. Es una combinación desastrosa y de efectos trágicos de varios fenómenos naturales. Llamar así a lo que algunos descerebrados hacen en Cataluña, (destruyo un país, ¿ para construir qué?) es una definición tan inconsciente como cruel.

Justamente esa es la manera que usan los exaltados para imponer al resto de la población catalana o foránea sus confusos argumentos de "legitimidad", que no de legalidad. Y no sólo a esa "mitad", siendo generosos, de catalanes funcionales (es decir los que viven y trabajan en Cataluña aunque no sean catalanes de nacimiento) sino también a una buena parte de militantes propios, (enardecidos por la obtusa gestión que se ha hecho del asunto por las dos partes implicadas), a los que se les aplica sin rubor ni vergüenza lo que he llamado "la falacia del traidor". Es decir, el "estás conmigo o estás contra mí"; el "si no apoyas la barbarie y la destrucción, eres un traidor";  o el "si cuestionas mis métodos es que eres un fascista". Paremos este absurdo alienado o seremos cómplices de él.

ALBERTO DÍAZ RUEDA, escritor

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens