Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 abril 2020 2 07 /04 /abril /2020 12:12

Parece que el confinamiento está dando un resultado positivo: la famosa función estadística o  "curva" de Gauss comienza a descender. Hay menos contagios y menos fallecimientos, pero la alarma está en vigor y, créanme ahora más que nunca debería mantenerse. Todos los que de una manera u otra han trabajado en alguna ocasión en entornos de epidemias y por supuesto el mundo sanitario, saben que las recaídas son muy peligrosas y aún más difíciles de erradicar. No escribiré de estadísticas y cifras provisionales, desconfío de los big data y de números sin constatar o fuentes y sistemas de evaluación. Pero hay algo desgraciadamente constatado, aunque no es su magnitud exacta: el enorme número de ancianos fallecidos a consecuencia del virus. una gran parte ingresados en las llamadas "residencias para mayores, en dos terceras partes bajo gestión privada.

Lo que más me llama la atención y me entristece es constatar cómo en pleno siglo XXI  parte de la sociedad española y muchas familias -quizá empujadas por necesidades y exigencias de nuestro actual modelo  de vida-  hayan olvidado el respeto y cuidado que merecen nuestros mayores. Que sigamos unos criterios económicos y sociales que descarta a los ancianos como no productivos y por tanto onerosos para la sociedad y sus familiares, obstáculos del progreso social y el bienestar familiar.  ¿Cómo se ha podido olvidar que muchas familias han sobrevivido en algunas épocas gracias a las magras pensiones de los abuelos? Otras no existirían o no tendrían una supuesta vida confortable -que lo es en muchos casos porque los ancianos tienen un agitada vida activa cuidando de los nietos mientras los padres trabajan- sin los sacrificios y el trabajo duro que esas personas hicieron toda su vida laboral. Y recordemos que esa generación dada por perdida, fue la que con su activismo y su sacrificio modelaron los cambios políticos y sociales para edificar una España que jamás había sido tan próspera. Y todo eso, para, en muchos casos, recibir como agradecimiento el ser aparcados en algunas mal llamadas "residencias". Lugares que más bien son " morideros" en los que ni siquiera, como en la vieja película "Soylent Green",  los ancianos descartados morían pacíficamente y sin dolor escuchando la Pastoral de Beethoven con maravillosas secuencias de una Naturaleza verde y fértil  tal y como ya no existía en la película, un mundo arrasado por la contaminación global.

Pero dejémonos de películas. Lo cierto es que el Covid19 ha traído a la realidad una cuestión nada baladí: ¿qué diablos está haciendo la sociedad capitalista avanzada con sus ancianos? ¿Sabremos algún día con certeza el número vergonzante de ancianos que ha muerto en esas "residencias" o en cualquier otra parte por efecto del virus, de la dejadez culpable de las administraciones públicas frente al problema y de la codicia inhumana de multinacionales y fondos carroñeros? ¿Recordaremos con vergüenza comentarios oídos a líderes políticos internacionales y algunas personas  en nuestro país, manifestando sin asomo de humanidad, "menos mal que el virus se ceba preferentemente en viejos" o "será un descanso para el sistema de pensiones" o "para lo que hacen" o "será un modo de equlibrar la superpoblación de ancianos" o "ya han tenido suvida, que dejen sitio a los que vienen"... Y demás lindezas tan prescindibles como éstas.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens