Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 abril 2020 2 21 /04 /abril /2020 07:04

Tener dos hijas profesoras de instituto tiene sus compensaciones. Una de ellas  es darme motivos múltiples y variados de reflexión sobre los problemas que el enclaustramiento vírico ha creado en la comunidad de la enseñanza, desde la primaria, a los institutos y la Universidad.  De ahí que pienso que la pandemia y el subsiguiente y obligatorio confinamiento, está poniendo en solfa a tres de las cuatro patas de la educación, que son a mi entender,  el modelo educativo, el profesor, el alumno y su familia. Ustedes pensarán, "por si fuera poco con los problemas que nos ha traído el virus, el de salud, el económico, el laboral y el socio-familiar, ahora nos viene éste con el de la educación".

Permítanme que les apunte una visión complementaria del problema, ligeramente sarcástica. Justamente es la educación la madre del cordero: ella sola se merece un trato de especial consideración, mimo y responsabilidad. La educación es la semilla que bien plantada, regada y cuidada crea buenos médicos, investigadores, políticos, técnicos. Pero sólo con la condición de que tal educación sea técnicamente irreprochable y humanísticamente correcta y creativa. Para ello hay que tener en cuenta que los maestros de esos profesionales han de ser buenos pedagogos, libres, abiertos, responsables y empáticos, sin ajustarse a planes rígidos y capaces de estimular la imaginación, la  creatividad y la responsabilidad de sus alumnos. Sigamos con el arco social de la excelencia educativa: las personas que han recibido tal formación pueden circular mejor por los caminos complejos de la economía y el mundo del trabajo, no engañan ni se dejan engañar, pues al mismo tiempo que su profesión aprendieron la ética que la regula (o, ay, debería inspirarla). Y esas personas, gracias a una educación que no termina en la universidad con el título en el bolsillo, sino que es permanente en la vida humana, (pues la enriquece en forma de cultura y comprensión y solidaridad con el prójimo), posiblemente sean capaces de articular relaciones personales y sociales basadas en criterios más sólidos que el interés propio, el beneficio fácil o la explotación de los otros. Y formar familias donde la educación y la cultura se consideren como un privilegiado modo de ser mejor persona. ¿Queda claro que la educación no es un tema secundario y mucho menos banal? Así que, ¿porqué no proponemos la enseñanza como uno de los pilares del cambio social, aprovechando el "reset" de la pandemia?

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens