Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 julio 2020 2 07 /07 /julio /2020 09:44

Está claro que no aprendemos de la historia. O no tanto como deberíamos. Seguimos anclados en la dialéctica de las dicotomías. Bueno y malo. Bello y feo. Progres y fachas. Humilde y prepotente. Inteligente y estúpido. La experiencia y la psicología nos dicen que a lo largo de la vida, o en el simple curso de un solo día, podemos transitar por uno de los dos extremos alternativamente sin que nuestro mundo se desgarre por falta de coherencia.

A pesar de lo que sufrimos en el siglo XX y de lo que nos aflige en estos "felices 20" del siglo XXI, observamos un recrudecimiento de las polarizaciones políticas hacia los extremos del espectro: da igual el nombre que les pongamos o las siglas o las pretendidas ideologías.Todo se reduce (y soy consciente de estar simplificando, para entender mejor a qué nos enfrentamos) a quienes viven y medran en torno al Dinero y a los que en roman paladino se llama "la puta base", con sus desconcertados políticos, sus supuestas mejoras de vida y sus ingenuas expectativas de futuro, gente que cree en el progreso y la igualdad (aunque a menudo no lo parece). 

El Club de los ricos  posee legiones de servidores fieles y fanáticos que creen que vivirán mejor  a la sombra del poder y del dinero y les da igual si es en forma de dictadura, democracia neoliberal o populismo de porra y pistola.  Ellos viven en una torticera imitación de la Caverna de Platón, dirigidos desde las alturas por "dioses" (las grandes corporaciones), trileros disfrazados de políticos y altos funcionarios. Debajo, la masa,  los de la fuerza bruta, contundente y vociferante, sentados en los bancos, mirando hacia una pared donde se reflejan las sombras de lo real, símbolos y títeres que hablan de Patria, seguridad, armas, peligros y amenazas, falacias ecologistas y el subsiguiente negacionismo. Las sombras les conminan a creer que no hay una forma de vida mejor que la que tienen y que deben defenderla lo más duramente posible. Y en eso están, a pesar de datos, números y pruebas.

En esa dualidad dialéctica entre los de la caverna y los progres se dibuja hoy una desventaja estratégica para éstos últimos, los de "la izquierda". El problema es que no se trata de compartimentos estancos (nunca lo han sido) pues hay filtraciones circunstanciales de uno al otro lado, junto a la irrebatible realidad de que el Dinero o el Capital (y sus organismos, Davos, Banco Mundial, FMI...) ya está infiltrados en el supuesto poder político progresista. La desventaja estriba en que los representantes descarados de la Caverna global, Trump, Bolsonaro en Brasil, Putin en Rusia, Modi en la India, Orban en Hungría, Netanyahu en Israel y tantos otros, llevan trajes democráticos y agitan banderas populistas y nacionalistas excluyentes...se comunican entre sí, forman alianzas mas o menos secretas, intercambian información, técnicas y métodos más o menos inspirados por el gurú de Trump, Steve Bannon, que busca formar una Internacional derechista, nacionalista, de inspiración judeocristiana, en torno a un modelo capitalista salvaje con disfraz neoliberal y partidarios del autoritarismo y la violencia del "si no estás conmigo, estás contra mí".

¿Y la progresía? Dividida hasta la atomización, manipulada por el Capital, errática y con una ineficacia operativa complicada por la mala conciencia histórica de la incoherencia. Creo que desde la Ilustración y los intentos frustrados de Marx, Lenin, Trotsky y Willy Brandt, la llamada "izquierda humanista" se ha diluído en la confusión de las siglas, los nombres y los caudillistas de circunstancias. No hay unidad, programa común, objetivos claros y viables...el poder y el dinero ha corrompido por doquier.

Mientras tanto el mundo se desboca: pandemia, crisis económica, calentamiento global, la UE en fratricida enfrentamiento, desastre medio ambiental, contaminación, brechas crecientes entre clases, razas, credos y niveles de renta...en ese escenario de inseguridad y precariedad, la Caverna impone sus suicidas criterios uniformes y cientos de millones de personas les rinden pleitesía. Son tantos que los zarpazos del negado virus, no les hacen mella.

Una frase del Fausto de Goethe y una noticia leída en la prensa me han dado un poco de esperanza en este incierto escenario: "Merecer la libertad y la vida es algo que debe conquistarse de nuevo cada día...En esta conquista recibe la vida el sentido que sólo el hombre es capaz de darle, y en eso consiste no su felicidad, pero si la dignidad que le es característica". Y la noticia es la, por el momento, débil articulación de una Internacional Progresista de todo el arco político de izquierdas, partidaria de un "New Deal Global", de coordinar la cooperación internacional por medio de una política de expansión fiscal y la reactivación económica mundial, condonación de la deuda de los países pobres, adoptar un modelo sostenible de crecimiento, mundializar la Sanidad, dedicar fondos del FMI, el BM y nacionales a promover el cambio de modelo energético (una economía de emisión O en CO2) y la preservación medioambiental . En dicha Internacional hay intelectuales como Naomi Klein o el lingüista Chomsky, políticos como el inteligente ex ministro griego, Yanis Varufakis, economistas como la hindú Jayati Gosh o la primera ministra de Islandia Katrin Jacobsduttir, entre otros... Hace falta que les apoyemos...los "otros" ya están organizados.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens