Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 noviembre 2011 1 28 /11 /noviembre /2011 10:10
5-metros-cuadrados-cartel.jpg
Estamos ante una de esas películas que deberían llevar el sello oficial que alguna vez vimos en otros tiempos, aquél que el régimen franquista llamaba "de interés nacional". Debería ser proyectada ente sus señorías, nada señores, de la clase política, sea cual sea su credo y siglas. Y, por supuesto, en los colegios y las facultades. Para que todos, en este país de escándalo, se hagan una idea de los tiempos que corren y la lamentable catadura ética a la que nos hemos acostumbrado. Tanto que apenas si nos llaman la atención, tras el mosqueo inicial y efímero, una película como ésta, "5 metros cuadrados".
La burbuja inmobiliaria, la crisis económica, social y financiera, la pócima que nos están dando dia si y el siguiente también. No hace falta mucho esfuerzo para sentirnos cercanos, si no identificados, con ese magnífico Fernando Tejero (Alex), muy lejos de su vis cómica habitual, cuyos ahorros entregados por la compra de un piso se desvanecen en una oscura y vergonzante teoría de especuladores, granujas de cuello blanco (soberbio Emilio Gutiérrez Caba), bancos y políticos de toda laya.
Viene a la memoria la película de Marco Ferreri que marcó la infancia de muchos, "El pisito" y la lamentable evidencia de que no han cambiado mucho las cosas desde los cincuenta del siglo pasado a nuestros días. Sólo algo ha cambiado: la posibilidad de decir mucho más claramente quiénes y dónde están los depredadores. Más libertad política para hablar e igual desierto ético en los niveles públicos y privados.
La dramática odisea de esa pareja que pretende comprar un hogar en la España del ladrillazo no se aleja mucho de la de "El pisito". Quizá haría falta un poco más de mala uva, de ironía, de sarcasmo, en esta visión de nuestro triste siglo XXI español. El director, Max Lemcke (que realizó otra buena película de critica social, "Casual Day"), dibuja con brío a los personajes, al ambiente malsano de bancos e inmobiliarias, las siniestras veleidades de los intereses politicos al margen del ciudadano común y corriente. Apoyado por un elenco de actores en estado de gracia asistimos al doble derrumbe de un sueño, el de los protagonistas y el de una sociedad justa donde los intereses de los más débiles sean respetados o al menos tengan una posibilidad de ser reivindicados con eficacia y propiedad.
Es la otra cara de la especulación urbanística, esas macros cifras que no nos dicen nada en un contexto de derrumbes: la cara trágica de esos hombres y mujeres (tan bien representados por Tejero y Malena Alterio) que son exprimidos hasta el final, burlados con saña (la secuencia en la que una representante de la empresa les ofrece a la pareja un acuerdo por el que aceptarán tres mil y pico euros --muy bueno el detalle del pico, de la fracción-- a cambio de los 50.000 que entregaron) y tan faltos de escrúpulos éstos como sobrados de indiferencia culpable los amigos  y familiares que son testigos del drama.
Evidentemente este es uno de los casos en que el tema de la película y la convicción de los personajes no pueden más que resaltar la mediocridad del guión y la de realización cinematográfica que no logra rebasar el grado de bienintencionada. Ni la fotografía, ni el ambiente, ni la gestión argumental hacen de "5 metros cuadrado" una buena película, de las que hacen huella en el cinéfilo. Es sólo su honestidad de planteamiento y sobre todo la interpretación las que elevan la calidad del producto, no sus valores intrínsecos cinematográficos.
Ya lo decía al principio, es una película que puede servir como documento para adjuntar a un pliego de denuncia, como elemento de convicción. Nunca como obra de creación cinematográfica (y eso a pesar de los muchos premios, algunos justificadísimos en los apartados que hemos calificado de notables, que se llevó en el festival de Málaga).

 

 

.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens