Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 agosto 2013 3 07 /08 /agosto /2013 07:19

Hoy ha apretado el sol. A las 8,30 ya estábamos en el inicio del camino. O lo que pensábamos que era el punto de comienzo. Hemos atravesado campos con arboles frutales, plantaciones de verduras varias, recortados bosquecillos de tilos y chopos, con la promesa del río Ebro como un cinturón verde que se alejaba ¿hacia? ¿el Norte? A una hora de camino tenemos el primer contacto con el Ebro. Mi brújula (un servicio más de mi sofisticado reloj electrónico multiuso) me señala que voy al sureste. Cuando vemos la ancha corriente parda y pacífica del río viene la primera sorpresa: la corriente del río va en dirección opuesta a nuestro camino. Ergo viene la segunda sorpresa: vamos hacia el norte por mucho que mi brújula de reloj me diga que vamos al sureste. Nos miramos muertos de risa y de desconcierto. ¿Dónde ha estado el error? Un cartel del GR99, el Camino Natural del Ebro, nos confirma que vamos río arriba, hacia el origen, no río abajo hacia el Delta. En Calahorra se unen tres señalizaciones, la del GR99, la del Camino de Santiago y la del PR calagurritano que por 54 kms de sendas rodea en un amplio círculo de huertas y  ermitas este feraz rincón riojano. En un punto determinado, ayudado el destino por una brújula mal interpretada (señalaba el norte magnético y el punto opuesto...a condición de que introdujeras los datos de situación del lugar donde estabas, cosa que no había hecho) seguimos una pista que nos llevaba hacia atrás en lugar de hacia delante. Una especie de guasa surrealista se apodera de la pareja de caminantes. Nuestras risotadas atronan el vasto Olimpo. Decidimos dar media vuelta y volver a Calahorra. Llegamos a la ermita de la Virgen del Carmen a las doce y pico. Cae un sol de plomo fundido. Ni pensar en tomar el sendero en la dirección adecuada, El Rincón de Soto, con la que cae del cielo enneblinado. Para reforzar la decisión de "mañana será otro día" aparece Santiago. Un caminante del Camino. Un tipo de media edad, dicharachero y quemado por el sol, con una voluminosa mochila, gafas rayban y bermudas, calzado con dos nikes bastante trotadas y una gorra blanca que cubre una cabeza con el pelo casi al cero. Enhebra conversación identificatoria a pesar de la visible renuencia nuestra. Es la tercera o cuarta vez que hace el Camino (de Santiago). "Es muy pegadizo, ¿verdad? (el Camino dS)". Se sorprende ante nuestras vagas --y contradictorias-- explicaciones. "Vais hacia Zaragoza"..si..."pero venís de San Adrian", si, "¿y antes de San Adrian?", Calahorra, "pero estamos en Calahorra". Asentimos. No se puede negar la evidencia. No entiende nada. Se fija en nuestras exiguas mochilas. "Y llevais todo ahí? " No. En el coche. "Pero vais andando o en coche". Las dos cosas. Las preguntas menudean. Nuestra desgana educada en las respuestas no le desaniman. Nos ofrece datos del Camino. Le aclaramos que no hacemos el de Santiago sino el del Ebro y a nuestro aire. No importa. Pasan los minutos y el incansable Guardian de las esencias santiagueras nos habla de sí mismo. Nos miramos compungidos. Tampoco queremos mostrarnos groseros con él. Parece buena persona. Un ladrillo, pero afable y patéticamente deseoso de hacer amigos. Le recomendamos que visite la ermita donde estamos.  El hombre nos hace caso y se mete en la ermita. Con la intención quizá de aclarar sus ideas y volver a la carga. En cuanto desaparece tras la puerta cogemos nuestras mochilas y corremos hacia el coche. Huimos, vergonzosamente. Conduzco hacia el punto donde debíamos llegar andando  en esta etapa. Hemos circulado en silencio. Al llegar, Anna exclama, "debe ser él". Y me cuenta una historia de cuando hizo el Camino, hace unos años. "Entonces el tipo era mucho más joven, claro". Ella y un par de amigas fueron desde Roncesvalles a Santiago. Conocieron a muchos tipos pintorescos de la peregrinación, estereotipos determinados que son productos peculiares y genuinos de la idiosincracia caminera. Especímenes producidos por el género especial de relación humana que emana de la célebre ruta. "Este era uno de los "solitarios lapas", subespecie de ligones universales, que les da igual carne o pescado, con tal de invadir y apoderarse de la intimidad de otro. Nos previno un grupo catalán de que el tipo iba buscando ansiosamente presa. Ya había sido rebotado de otros dos grupos y de un par de solitarios o solitarias genuinos". Se intentó endosar entre las tres mujeres, que al final optaron por darle carta de despido de una manera clara, amistosa pero firme. ¿Estás segura que es él? Casi, sí. Y al final nos vence la carcajada. Lo bueno es aue no nos reimos del tipo, por supuesto, sino de nosotros mismos y de este día surrealista en el que fuimos adonde no queríamos ir a pesar de que el bueno del Ebro nos avisaba que ibamos en dirección contraria.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens