Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
25 febrero 2011 5 25 /02 /febrero /2011 21:22

Alex de la Iglesia estrenó el 17 de diciembre pasado "Balada triste de trompeta". En Navidad el Congreso de los Diputados se cargó la Ley Sinde que establecía una serie de cortapisas a la actual -aunque por poco tiempo-- libertad de los internautas para acceder gratuitamente a contenidos culturales. Alex de la Iglesia, director de la Academia de Cine, comenzó a defender esta ley ante la comunidad de la Red, opuesta a ella por bastante mayoría.  Pero cerca de fin de año De la Iglesia aceptó entrar en debate y, cual  Paulo de Tarso, se cayó del caballo de la legalidad derribado por el sol radiante de la libertad twittera, y manifestó su cambio de opinión (¿inconsciencia? ¿maleabilidad inteligente? ¿fruto de una reflexión populista y anarco-marxista (de Groucho)? ¿ganas de tocar la trompeta a los coleguis de la industria?). Sea cual fuere su razón principal, el establishment cultural español le dio palos hasta en el DNI y el hombre, dolido (¿ingenuo?) presentó su dimisión como presidente de la Cosa (gemela pobre de la de Hollywood, pero con idénticas ínfulas y politiquerías que su hermana rica). Hasta aquí todo bien y todo bastante lógico.

Lo curioso y significativo viene ahora: hace una semana un servidor captó en una página de descargas la carátula de "Balada triste". Pensé que era una de esas copias pirateadas de un cine llenas de defectos, mal sonido y desenfoques de imagen, pero no. Se trataba de una copia de gran calidad que ostentaba en algunos momentos la leyenda "Copia para los miembros de la Academia" (ya que la Balada optaba a varios premios Goya, el hermano más feo del tío Oscar, cosa lamentable habia cuenta del nombre que ostenta: el de un pintor que si hubiera nacido en Chicago, por poner un ejemplo, estaría establecido universalmente como el símbolo de la libertad y la mirada crítica del artista frente al mundo).

De la Iglesia pedía a sus correligionarios comprensión ante el fenómeno social de las descargas. Seguramente piensa que lo importante de eso es que la persona se ligue al cine como revulsivo cultural de primer orden y de ahí al arte, a la literatura, al teatro...es el primer nivel para llegar al de aquéllos que aun pudiéndose bajar estas cosas crean hábitos de ir a los cines, frecuentar los teatros o engrosar sus propias bibliotecas. Bueno, es un punto de vista aceptable. Lo otro es, en definitiva, tratar de poner puertas al campo.

Pero no hubo comprensión, hubo condena y picota.balada.jpg

Así que ante su Balada en versión DVRip (similar a un DVD comercial), De la Iglesia tiene ocasión de mostrar la coherencia de su pensamiento con sus actitudes ante hechos que conciernen a su obra. Es una buena ocasión para hacer que sus feroces críticos tengan que envainarse las risotadas con que celebran la piratería de su Balada. Y es que sin duda uno de ellos es el que "descuidó" la vigilancia de su copia y permitió que alguien la pasara a una web de descargas. "Justo castigo" calificarían su "descuido".

Pero lo cierto es que los cinéfilos aplaudimos a Alex de la Iglesia, no tanto por su apoyo a la comunidad internauta sino por su valentía al cambiar de opinión y recibir con cara de payaso tonto el alud de bofetadas, tartas de crema en la cara y bastonazos y zancadillas que el muy honrado gremio de académicos de la Cosa le ha dedicado.

Otro día les contaré algo sobre la película. La veré en un cine y cuando salga el DVD lo compraré para engrosar una videoteca de cientos de películas compradas de las que disfruto en mis momentos de ocio y de cuyas enseñanzas y sugerencias aprovecho para nutrir mis artículos, mis novelas y mi vida.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens