Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 enero 2013 6 12 /01 /enero /2013 09:52

amor-bajo-el-espino-blanco-cartel1.jpg

Una película de Zhang Yimou siempre es una garantía de calidad. El director chino, que ya habia dado pruebas de su versatilidad con "La maldición de la flor dorada", "El camino a casa" o la inclasificable, "Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos" (burlesca creación de una especie de "western" en la China del siglo XIX) nos propone ahora una historia de amor romántico, intimista y poético y tan delicada y dramática como un cuento de Chejov, "Amor bajo el espino blanco".

Estamos en la China atenazada bajo los tentáculos doctrinarios de la llamada Revolución Cultural del camarada Mao, en los años 70 del pasado siglo.Una estudiante joven de familia humilde es enviada con otros estudiantes al campo a convivir con los campesinos, siguiendo la norma maoísta de la "reeducación cultural". Jing (interpretada por la delicada Zhou Dongyu) conoce allí a un joven geólogo, Sun (Shawn Dou) con el que inicia una relación platónica y sensual. Una especie de "Romeo y Julieta" en la que las fuerzas disgregadoras del odio de las familias respectivas en Shakespeare, está sustituido por la sacrosanta norma política burocratizada y dictatorial de la revolución cultural y las exigencias políticas. La película está basada en la novela homónima de Ai Mi que a su vez se inspiró en un hecho real.

Zang Yimou nos habla del primer amor, el amor adolescente, ingenuo, inocente, que es como una delicada y rara flor en un ambiente calcinado por las normas, las clases, la obediencia al líder y la incuestionabilidad de las directrices maoístas. Frente a ese delicado tributo humano al amor, Yimou nos ofrece una caligrafía cinematográfica tan limpia, sencilla e inocente como el amor que pinta. Desnudez sensual y artística sin trucos, una fotografía tan limpia como el tema y una historia previsible pero no por ello menos emocionante y entrañable: ese es el sello de los grandes creadores.

Precisamente es la diversidad de estilos y temática las que definen la trayectoria de este director. Tras la épica prodigiosa de "Hero" (2002) Yimou (que se encargaría tambien de la ceremonia de apertura de los Juegos Olimpicos de Pekin) y las otras películas citadas anteriormente, recoge el guante intimista de "El camino a casa" (1999) para volver a los temas clásicos, el entorno rural, la enorme fe en los sentimientos, los obstáculos de toda índole que impiden el triunfo del amor, en suma  el trayecto difícil de superar de la reafirmación humana sobre un contexto de represión e intereses bastardos.

La sinceridad y candidez de los planos finales, donde se roza el drama excesivo, la propuesta lacrimógena, quedan casi de inmediato neutralizado por una delicadeza suave que parece latir a la serena lentitud de las grandes narraciones de amor, sorteando el exceso y conmoviendo. Delicadeza, pasión y entrega en los dos protagonistas de este drama con final esperanzado a pesar de  su realista dureza e irrevocabilidad. Ni siquiera se excede Yimou en la leve crítica social --el régimen de clases-- o política, la mostrenca rigidez burocrático-politica del régimen maoísta, aquí lo que importa es el desarrollo del amor puro y furtivo entre dos jóvenes, su ternura e ingenuidad, las promesas de fidelidad, los ragos de humor natural y fresco y el final, lleno de dignidad y de dolor. Hay que verla.

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens