Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 septiembre 2013 2 24 /09 /septiembre /2013 19:17

andorra-cabana-sorda020913-183.jpg

 

Setiembre es un buen mes para subir a los más emblemáticos picos del Pirineo andorrano. En esta ocasión, tras una primavera rica en agua y un invierno de nieves generosas, las montañas del país pirenaico están llenas de verdor, de flores y de ríos y arroyos plenos. He subido a l'Estanyo, el segundo pico más alto de Andorra (después del Comapedrosa). Con sus 2.915 m, cerniéndose como una gigantesca muralla de piedra casi inexpugnable sobre el estany de La Illa, (en el Vall del Riu, en la vertiente opuesta por donde subimos) forma parte de uno de los más hermosos circos de crestas de Andorra. Éste cobija el lago de l'Estanyo, cuyas aguas esmeraldas no dejamos de ver en la mayor parte de la subida al Pico y luego desaparece cuando nos acercamos a la cima del gigante andorrano.

A L'Estanyo se accede por dos vías, desde el vall del Riu, cuyo sendero se inicia cerca de Canillo o desde el Serrat, siguiendo la pista que surge a la derecha de la carretera de Ordino-Arcalis y lleva al Vall del Sorteny. Escogemos esta segunda opción, más exigente y directa. La pista nos lleva hasta el estacionamiento de Aiguassos,

Justo en la cancela de la pista,  la portella del Sorteny, que lleva al refugio de Sorteny --en obras-- se baja a mano derecha hacia el río y un puente que nos situa en el comienzo del sendero que sube hacia el Estany y el Pic de L'Estanyo. El sendero va flaqueando el cingle granítico del Roc del Quer hasta que empezamos a seguir el recorrido botánico de la marta, uno de los circuitos turísticos preparados. Enfilamos una tartera y en el fondo una serie de grandes bloques que sorteamos y vamos ascendiendo hacia el planell dels Beços y una zona de pastos. A nuestra izquierda por entre los arboles vemos la borda de Sorteny donde está enclavado el refugio y oimos el ruido de las máquinas que están arreglando la instalación de montaña para su uso público.

Seguimos subiendo entre bosques de pino negro, intrincada maleza con diversas flores, rododendros y bloques compactos de arándanos, un sotabosque de una enorme riqueza que alterna con zonas herbosas y prados extensos subalpinos que forman la llamada Pleta de Llomar, acompañados siempre por el curso del rio que baja del Estany. El sendero sigue remontando las laderas, como un hilo pardo entre el verdor o triscando entre las rocas, con marcas de pintura bastante visibles.

A unas dos horas del comienzo, encontramos un muro bajo con cancelas de madera que limita el Estret, uniendo dos paredes de rocas altas, impidiendo con esa construcción el paso de los rebaños de caballos o vacas que hay por la zona. Comienza el ultimo tramo de subida hacia el lago. Dejamos los bosques para entrar en zona de roquedales o pastos, Más adelante llegamos a las Saleres de l'Estanyo donde el sendero se vuelve impreciso y perdedor, ya que se trata de una enorme ciénaga donde los arroyos han creado una zona lacustre. Nos guiamos por la intuición de subida, bastante clara, hasta llegar a un puente a la izquierda que permite salvar la corriente del riachuelo y nos lleva al último tramo de sendero, tras una fuerte subida hacia el reborde que sostiene el lago, para llegar al deslumbrante Estany.

El lago, protegido al noroeste por el circo que forma la sierra de L'Estanyo, y sus inmensas paredes casi verticales, está situado en un lugar sumamente agreste, salvaje y solitario. Los juegos de luz y color de las aguas invitan a un descanso y los más inquietos pueden hacer una circunvalación del lago por un senderillo, aunque en su lado norte debe atravesar una tartera y un espigado de bloques graníticos. Aún así vale la pena para hacerse una idea del tamaño del lago y la belleza de las perspectivas que ofrece.

A la derecha, hacia el oeste, hay un sendero que lleva a la collada de Ferreroles (por donde volverán los que se decidan a crestear el circo) y hemos de seguir el de la izquierda, junto al borde de la orilla, que comienza a remontar abruptamente haciendo lazadas interminables  para superar los casi 500 m de desnivel que hay hasta la cima.

Para conseguir este objetivo debemos subir la sierra del Roc del Rellotge que nos va ofreciendo, en un ascenso incesante y bastante trabajoso, vistas del valle que hemos recorrido y en lo alto, frente a nosotros durante casi toda la subida, el Pic de la Serrera y el de la Cabaneta. A nuestra derecha vamos escalando el pronunciado desnivel que proviene de la arista o cresta. A nuestra izquierda, el redondeado pico de la Cabaneta y más al fondo siguiendo la linea de cimas, el Pic de la Serrera con el collado dels Meners.

Llegamos a la antecima rocosa, desde donde vemos como un túmulo gigantesco y fúnebre, el cono de piedra negra que conforma la cima de  L'Estanyol. Subimos esa ultima y resbaladiza cuesta de piedra desmenuzada y aristas cortantes, rocas oscuras de buen agarrar, hasta llegar a la cima, donde vemos el gran bloque de piedras pequeñas que desde hace decenas de años han colocado los montañeros que han subido. También hay una fita de madera y una banderola que la envuelve. Sentados ante el fascinante panorama circular, hay una pareja madura de montañeros franceses que reposan de cara al paisaje opuesto al de nuestra subida, el del Vall del Riu y el Estany Gran, una mancha alargada y azul en lo más hondo. Me hacen la foto de rigor (ellos han subido por la Vall del Riu) y comentamos mi regreso. Está la opción de volver por el mismo camino (que supone casi dos horas menos de caminata) y la de crestear todo el circo glacial de la Sierra e ir a buscar la collada de Ferreroles, desde donde parte un empinadísimo sendero en diagonal descendente que me dejará en el lado oeste del Lago de L'Estanyol y desde alli seguiré el sendero por el que he subido.

Opto por el sendero de crestas. Serán casi dos horas de entretenido crestear, usando las manos muy a menudo, con muchos pasos aéreos y grimpadas algo expuestas pero no difíciles. Una vez superadas las recortadas crestas, se abre un precipicio entre cimas y hay que bordearlo por abajo, bajando por una tartera resbaladiza y sin marcar, hasta llegar a un conglomerado de bloques graníticos que sorteo y me lleva --siempre siguiendo a mano derecha-- a la citada collada de Ferreroles desde donde se lanza en picado el sendero de bajada hacia el lago. A resaltar el panorama de las  bellísimas cimas redondeadas  del Casamanya --el pelado monte central de Andorra--, la norte y la sur, y entre ellas y yo, el coll d'Arenes.

El circuito completo viene a exigir de siete a ocho horas, caminando con tranquilidad, haciendo fotos y pequeños descansos. La mitad de ese horario sin pasar por la crestas y el Collado de Ferreroles. El circuito completo, insisto, exige preparación física y experiencia montañera.

 

NO SE PIERDA

En el estacionamiento de Aiguassos, donde dejamos el coche, hay una caseta de información sobre el primer Espacio natural protegido que se instituyó en Andorra, el del Vall de Sorteny. Fue creado en 1999 con objetivos científicos, ecológicos y recreativos. Lo recorre una sed de senderos, entre ellos el GRP, el sendero de gran recorrido propio de Andorra. A un centenar de metros del parking se ha preparado un pequeño jardín botánico con más de 700 especies de flora, que merece una visita tranquila por la riqueza de información natural que ofrece sobre las plantas, muchas medicinales y otras tóxicas (40 especies son autóctonas), flores y arbustos, según el tipo de suelo donde están enraizadas. También se han diseñado pequeños recorridos circulares dedicados a avistamiento de animales (martas y ardillas), aves y mariposas, de gran interés cultural y ecológico. Los trazados son de fácil caminar para niños y personas mayores y dan una idea aproximada de la belleza de los paisajes de la zona. El Espacio Natural se asienta sobre una superficie de 1.080 hectáreas y está reconocido su interés no solo científico e histórico, sino estético, de paisaje y deportivo. Tanto la subida al lago como sobre todo la ascensión a la cima de L'Estanyo está aconsejadas para personas en buena forma y cierta preparación montañera.

 

DOCUMENTACIÓN

 

Los libros de la Alpina, "Estanys d'Andorra", de F.Xavier Gregori y Rosa M. Comamala y la de Manel Figuera, "Andorra, guía alpina". También el Mapa Excursionista (1:40.000) de esta editorial, todos accesibles en librerías especializadas y en la Serret de Valderrobres, para los lectores de la zona del Bajo Aragón. Quizá los mejores mapas son los de la Cartografia oficial andorrana (1:10.000). Es una colección de 14 mapas que cubren todo el territorio del país. Estos, desaparecidos hace años, han vuelto a editarse por el Gobierno andorrano y se venden todos juntos en una caja. Sólo están a la venta en Andorra. 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens