Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
3 junio 2012 7 03 /06 /junio /2012 07:46

 454_arrecife.jpg

 

 El escritor mexicano de ascendencia española , concretamente aragonesa y creo que de estos pagos (Matarraña), Juan Villoro, nacido en 1956 en la capital mexicana, profesor universitario, ensayista y novelista multipremiado, gusta de aderezar sus libros con elementos que suponen una fuente de asombro para el lector, un desafío intelectual o una propuesta lúdica inteligente y sensorial que entretiene y a veces fascina. Las novelas "El testigo", "El disparo de argón", "Los culpables" o los ensayos "Efectos personales" y "De eso se trata", nos hablan de un escritor discreto e inteligente, con dominio de su arte, una técnica irreprochable (muy visual, es fácil "ver" la película de lo que nos narra) y un vocabulario ajustado a la narración como un guante, sin imágenes o metáforas excesivas, ordenado y ajustado como un metrónomo el ritmo de su relato.

En "Arrecife" (Anagrama), Villoro parece recoger el talante argumental de un gran escritor británico, injustamente olvidado (murió en 2009) James Graham Ballard, autor de obras tan magníficas como "El mundo sumergido", "La sequía","La isla de cemento","Crash" (adaptada por David Cronemberg al cine en una película memorable), "Fuga al paraíso" o "Super Cannes", en la que con un estilo deudor de la ciencia ficción de calidad literaria proponía unas narraciones al modo de distopías en las que diseccionaba la problemática del siglo, la destrucción medioambiental, la corrupción sensorial y ética del ser humano y los efectos de la evolución tecnológica en la mente y el comportamiento de las personas.

Villoro es en "Arrecife" un directo deudor de Ballard: partimos de un planteamiento básico, un ambiente cerrado artificialmente, claustrofóbico, un gran hotel en la costa mexicana, rodeado de miseria, historia decadente y corrupción. En ese circuito cerrado existen conexiones con el exterior relacionadas con la droga y la violencia, la corrupción politica y policial, aunque en todo momento se trata de preservar la comodidad y la diversión de los adinerados clientes del hotel (Ballard describió en "La isla de cemento" o "Super Cannes"  escenarios parecidos, lugares de excepción, cerrados y autónomos, donde se administra la violencia controlada como elemento de diversión y acicate para personas que pueden pagarlo, sin otra ética aplicable). En el gran resort hotelero de "Arrecife", "La Pirámide" , a los clientes se les proporciona elementos de diversión que entrañan un gran riesgo, aunque bastante controlado, desde los secuestros de una falsa "guerrilla" hasta inmersiones peligrosas o ataques inesperados en la selva o en expediciones a las ruinas y restos mayas (con una directa  crítica al abuso y explotación turística de esa ancestral cultura, tan banalizada).

La degradación moral de los clientes, la falta de ética y oportunismo de los que regentan el hotel, empezando por Mario Muller (un ex musico de rock de los setenta) que idea acciones para provocar ese miedo que resulta ser el reclamo más fascinante de su hotel. El protagonista, Tony Góngora, que perteneció a la misma banda de rock del gerente del hotel y al que éste protege en uso de una amistad inquebrantable pero abusiva, es un superviviente medio zumbado por las drogas y el alcohol que busca las claves de un presente que le supera en los elementos de un pasado que trata de olvidar.

Novela híbrida, con carga psicológica crítica y elementos de thriller --asesinato de un buzo fuera del agua con connotaciones sexuales perversas-- el narcotráfico y la corrupción del lavado de dinero, "Arrecife" no se ajusta a las simplicidades del género, sino que bucea en la descripción del ambiente enloquecido y banal de una costa superturística a la que va vaciando el cambio climático y en los sucesos que trufan la narración, contemplados por el protagonista en clave interior, buscando un cierto sentido o verosimilitud en una historia que parece vista desde dentro de un acuario, como si fuese un escenario lisérgico o una derivación en el tunel del tiempo de los años de la contracultura ("esa pomposa manera de convertir la rebeldía en un sistema de quejas mas o menos rentable"-pág.15-) y la revolución de las flores. Y ello vivido desde "La Piramide" el complejo turístico creado, como dice uno de los personajes, al igual que "el tercer mundo existe para salvar del aburrimiento a los europeos y a los gringos", donde los turistas son clasificados por criterios clasistas económicos a base de pulseritas de plastico de diferentes colores y donde se les proporciona sultos y sobresaltos para dotar de interés el aburrimiento dislocado de sus vidas : "un trópico de adrenalina, arañas venenosas, excursiones que creaban la ilusión de sobrevivir de milagro y la necesidad de celebrar en forma tempestuosa. El peligro es el mejor afrodisíaco". O como dice mas adelante, para crear "paranoia recreativa" (pag.63).

 El humor, otra de las marcas de estilo de Villoro, tiene el sabor cordial y directo de un Barnes, un Amis o un Auster, como cuando el protagonista dice de sí mismo "estaba tan excitado que podía sentir las agujetas de mis zapatos"-pag.19-. o se llena de poesía, "¿habrá un registro de hijos con madres que jamás lloraron?" -pág.24- o de sarcasmo, "crecer es olvidarse de las rodillas", -pág. 46- o, "el aire ardiente de la calle me golpeó como un insulto" -pág.128-.

Humor, ironía, desparpajo expresivo (inevitables los mexicanismos) personajes de novela negra de los sesenta, nostalgia de los viejos roqueros que nunca mueren, canciones para el recuerdo y melodías con el contrapunto de añoranzas y saudades de una juventud irremediablemente ida. Una buena novela para llevarse de fin de semana a una playa cualquiera. 

 

 

FICHA: "ARRECIFE", jUAN vILLORO. Anagrama editorial.- 239 páginas.

 

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens