Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
15 febrero 2012 3 15 /02 /febrero /2012 08:43

arrugas-cartel.jpg

 Basada en un cómic del dibujante y guionista Paco Roca, "Arrugas", la película de Ignacio Ferreras, nos mete en un tema que queda magistralmente encuadrado en la dedicatoria de la película, "Dedicado a todos, ancianos de hoy, ancianos de mañana" (una inteligente variación de la dedicatoria de Saint Exupery en "El principito").

Atiendan a ese comienzo magnífico: el anciano que cree estar en el despacho del Banco donde trabajó toda la vida, discutiendo un préstamo a una pareja jóven que comienza a decirle cosas absurdas como "cómete la sopa"  o "papá no estás en el despacho, hace años que te jubilaste" y la imagen se transforma en un anciano con un plato de sopa ante sí y su impaciente hijo que le pide que cene de una vez para poder marcharse al cine.

La realidad que te dibuja la mente o la realidad, obstinada y diferente. La mente perdida en el pasado e incapaz de reconocer el presente. Poco a poco la película nos muestra el lento deterioro de la mente del protagonista y lo hace a través de la estancia de éste en una residencia de ancianos, donde ha de convivir con otros ancianos en diversas fases de deterioro mental y con alguno, (caso del "argentino" Manuel, un vivales que se aprovecha de sus compañeros más ajenos a la realidad para sacarles pequeñas cantidades de dinero), que simplemente es viejo y está solo, pero conserva su lucidez mental.

Sin embargo no hay dramatismo ni emociones desbocadas en este retrato bastante real de la comunidad de ancianos de la residencia, con sus historias cercenadas por la realidad; el hombre con  alzheimer, cuidado por su esposa, que no le abandona aunque ella no necesita estar en la residencia (son los niños del pasado que  buscan en un campanario la ayuda amorosa de las nubes), la mujer que vive permanentemente viajando en su interior con el Orient Express, el propio Manuel que dara un giro a su manera de comportarse cuando el protagonista comienza  a dar muestras inequivocas de que está demenciándose, la señora que teme ser abducida por los marcianos como única irregularidad mental...

Historias entrañables, personajes anclados en el final, que se permiten rasgos de generosidad como la escapada propiciada por Manuel en su esfuerzo de alejar al protegonista de su deterioro definitivo y por encima de todo ese ambiente en el que la memoria comienza a desaparecer y el vacío llena los lugares que dejaban huella en el corazón, donde habitaban las sombras más queridas, las presencias más deseadas...

La película se vuelve ligeramente buenista en el personaje de Manuel, el compañero "argentino" del protagonista, cuya reconversión permite contrarrestar el mensaje realista pero amargo del final, aunque en sí misma resulta ser un recurso humanizador que desentona un poco con el carácter sincero u honesto de la película.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens