Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 octubre 2013 1 07 /10 /octubre /2013 09:22

asalto-al-poder-cartel-2.jpg

Cuando aún están frescos en la memoria del aficionado al cine, los desastres controlados del filme de Antoine Fuqua, "Objetivo: la Casa Blanca" con Gerard Butler como un esforzado protector del presidente (Aaaron Eckhart) y un Morgan Freeman tan sólido y pluriempleado como siempre, el catastrófico Roland Emmerich ("Independence Day", "El día de mañana", "1912"), que pinchó hace dos años con "Anonymous" sobre William Shakespeare, película que no me disgustó)  nos ofrece un filme mediocre pero tan hiperactivo que produce cierto desequilibrio en el espectador, entre el estupor y el rechazo. Se trata de "Asalto al poder". Y en ella se nos muestra el mismo esquema que en la película de Fuqua y en tantas otras del cine reciente, en las que el presidente de los Estados Unidos, son toda su parafernalia  de liturgias de respeto y obediencia, se convierte en objetivo o rehén de malos, malisimos y debe ser rescatado por el héroe de turno que debe superar su decadencia o su mala fama --recordad a Clint Eastwood-- para demostrar que ante el simbolo presidencial todo rezuma entrega, sacrificio y heroísmo. Y eso aunque, como le gusta a este director excesivo, tenga que seguir un guión idiota, exagerado y volcado en hacer algo que suele triunfar en todas sus películas: destrozar todo lo que tiene a su alcance, llevar la acción a un punto de no retorno para sacarse en el ultimo minuto la carta triunfal de una victoria casi imposible y de la vuelta a la normalidad del éxito y predominio mundial de la bandera de las barras y las estrellas.

Y así nos vemos obligados a creernos que el grupo de terroristas bastante obvios que, disfrazados de hombre de la limpieza y las chapuzas, se pasean impunemente por la Casa Blanca en presencia de los elegantes miembros de seguridad, con detalles tan absurdos e involuntariamente cómicos (casi dignos de Monthy Pyton) como el terrosita con cara de sádico psicópata que tiene una "chuleta" pintada en el brzo con el numero de la puerta que debe abrrir para seguir con su "misteriosa" incursión.

La evidente carga propagandística sobre el actual presidente de la potencia, el señor Obama, es tan necia, sonrojante y poco inteligente que parece más una película de descrédito pagada por los republicanos para sacar a Obama del poder.

En cuanto al elenco actoral, John Cale (Channing Tatum) es una desvergonzada copia de otro John, este McCain, interpretado por el incombustible Bruce Willis en la franquicia de "La Jungla" ("The hard") que ya nos ha deparado cuatro  o cinco trepidantes peliculas de acción. Cale es un agente que pretende entrar al servicio personal del presidente pero es rechazado por no tener estudios universitarios y ser algo indisciplinado. Ël será el héroe providencial que salve a un presidente (Jamie Foxx) que, como dijimos, recuerda poderosamente el real (guiño ramplón al poder).

La cosa se resuelve con la destrucción casi total del edificio de la Casa Blanca, heridas al presidente y muertes, de lo mas sádico y aparatoso, de los malos que, bajo un disfraz político, lo unico que pretenden es llenarse los bolsillos con el monto total de la reserva federal, aunque están comandados por el traidor de turno, James Wood, cuya mejor escena en esta pelicula, todo excesos, es cuando encañona al presidente, que le dice compungido: "Después de cuarenta años de proteger con tu vida al presidente de los Estados Unidos, vas a disparar contra mí?". La mirada y el gesto con el que el viejo y eficaz Wood (un malo paradigmático) responde, es de lo mejor de la película.

Destrucción de iconos, defensa ñoña de la familia, la sempiterna amenaza de holocausto nuclear, los nuevos medios de comunicación social, la traición, el conflicto de Irán y de Oriente Medio como trasfondo, todo tratado con tan poca seriedad que consigue parecer una broma desquiciada, pero eso si, tan dinámica que acaba arrastrándote aunque pienses que estás perdiendo el tiempo. Si además añadimos la presencia de una pequeña, hija del protagonista, que más parece una enana adulta por su manera de hablar y su comportamiento repelente, convirtiéndose en heroína, pues la cosa se pone aún más dura. Para esto uno se queda con "Objetivo: La Casa Blanca", mucho más honesta, menos pretenciosa y más divertida. Lo único sorprendente de  esta película es el hecho de que el guionista James Vanderbilt (que tiene obras tan suculentas como "Zodiac")  haya cobrado tres millones de dólares por este bodrio de guión..

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens