Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 diciembre 2012 4 13 /12 /diciembre /2012 08:57

atraco-cartel.jpg

 La verdad es que es una película absolutamente refrescante, llena de un humor muy a la argentina, como corresponde, es decir inteligente, lúcido, un poco cabroncete, a menudo desternillante y que tiene la calidad de estar destinado a adultos mentales, con absoluto respeto a la inteligencia de la platea (cosa muy de agradecer en estos tiempos tan deslucidos).

La trama tiene gracia y pica con esmero y equilibrio a los dos lados del Atlántico, en la Argentina que sale del peronismo, pero en la que aún colea el dictador y en nuestra Madre Patria, en la que Franco goza de buena salud y está en la plenitud de su poder (y con él, su señora, doña Carmen que, no por casualidad se le llamaba en estos pagos y en secreto sumarísimo "Doña Collares"). Pues bien, la cosa no podía ser más ingeniosamente pícara: los partidarios del desfenestrado Peron preparan el asilo político del general en España y necesitan dinero para que el expresidente mantenga aquí su rango y boato. Así que deciden vender en secreto las joyas de doña Evita, ya fallecida en olor de santidad social, o al menos pignorarlas con posibilidad de rescate cuando las cosas vayan mejor a los peronistas residuales. Un elegante político del circulo de Peron viaja a Madrid y las deja en una selecta joyería a cambio de unos milloncejos, con la promesa del joyero de no venderlas, hasta que los peronistas vuelvan a tener fondos, intereses mediante, claro está. Pero hete aquí que doña Carmen ha visitado la joyería y como solía hacer ha pedido que le envien algunas joyas de Evita Perón "para que las vea Paco". Con lo cual el aterrorizado joyero sabe que en la práctica alguna de esas joyas deberán quedarse en el Pardo como presente secreto a la mujer del dictador. Tanto es así que los avispados joyeros madrileños han formado un fondo para compensar económicamente al colega que le toque la china, digo la Carmen (asunto que corría por los mentideros madrileños de la época: no es una invención del magnífico guionista de "Atraco".) Para evitar el desastre los peronistas y el joyero apañan un falso atraco: los "delincuentes" (un actor joven y un policía maduro) cogerán  las joyas, las dejarán en la casa del joyero y se irán para Buenos Aires. El  joyero cobrará el seguro y cuando llegue el momento las devolverá a los peronistas, que obran sin conocimiento del general Perón.

Hasta aquí todo bien, pero la elección del dúo de atracadores falsos solo es medio acertada. Falla estrepitosamente uno de los elementos. La culpa la tiene el amor, claro. Pero no les cuento más, vayan a verla y ríanse con el golpe perpretado.

Sólo hay un pero. Uno, pero sólido. El final. Naturalmente no sabrán nada de él por mí. Pero no sería honesto no decirles al menos una cosa: en el desenlace  se le va la olla humorística al director, Eduard Cortés. Se mete en berengenales que dejan clavado al respetable al asiento. Quizá lo ha hecho a propósito. Pero para tan buen cineasta como ha demostrado ser, creo que el recurso era innecesario y carga al crítico de malas vibraciones. Aunque goza de mejor nivel que en "The Pelayos" la anterior película de Cortés, con un comienzo estupendo, va desinflándose hasta ese final que, en puridad, no le quita validez y gracia a lo anterior, pero estropea el balance. Destacar desde luego la interpretación de Guillermo Francella, el policía serio, que tiene que lidiar con un compañero de misión tan irresponsable como tonto, sin llegar a ser divertido.

Tanto la dirección artística como los diálogos y las peripecias de los dos argentinos en el Madrid de los 50, merecen el precio de la entrada. El final ya es otra cosa, pero todas las rosas tienen espinas, ¿o no?.

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens