Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 enero 2012 1 16 /01 /enero /2012 09:00
attack-the-block-cartel1.jpg
 
Parece que en el Festival de Cine Fantástico de Sitges, "Attack the block" arrasó y aunque nos parece un poco exagerado el aluvión de premios, no le faltan algunos motivos. He aqui una pelicula de bajo presupuesto, con alienígenas de cuño adolescente y de la serie B de los años 80 --la verdad es que las secuencias donde aparecen son bastante pobres y recuerdan un poco los monstruos de los años 40 de las peliculas de  mas bajo presupuesto--, que logra que no hagamos caso de las evidentes lagunas y debilidades del guión y de la puesta en escena muy mejorable, para ofrecernos un producto de cine -cine de los que agarran al espectador desde la primera secuencia y lo llevan en volandas hasta el final. Joe Cornish, el director, solo parece tener en mente un objetivo: hacer una película de la serie B sin dogmas, ideas avanzadas, coherencia, personajes complejos y trama trascendente. "Attac the Block" es puro cine dinamita y con una trama gamberra, resuelta con brillantez.
Toda la cinta es un guiño al cinéfilo, pero a un tipo concreto de cinéfilo, al apasionado con el primer Spielberg, el de Indiana Jones, ET, y el de "Las aventuras de Tintin" película en la que, por cierto, Cornish es coautor del guión cinematográfico. La cinta que nos ocupa es un guiño gamberro a "Rebeldes" o a "Rescate en Nueva York" y sobre todo a las clásicas "El último hombre vivo" con Charlton Heston o el "Yo soy leyenda" de Will Smith, ambas basadas en la novela de Richard Matheson.
La película se inicia con un atraco a una muchacha perpretado por unos pandilleros adolescentes en un barrio deprimido del sur de Londres, donde campan las drogas, los asaltos y esa cierta solidaridad subterránea de "los del barrio" frente a todso lo demás. Un calco de barrios semejantes en las grandes ciudades, desde el Harlem de Nueva York a las "banlieus" violentas de Paris, Barcelona o Madrid.
Pues bien a ese barrio llegan unos muy violentos alienígenas que siguen el rastro a un congénere llegado , ¿por error?, unas horas antes y que es masacrado por la citada pandilla de adolescentes. Por lo visto el alienígena muerto, quizá una hembra, apunta uno de los chicos --aquí no dan ninguna señal de ser más inteligentes que cualquier animal depredador--  ha dejado su "huella" en los pandilleros que lo mataron y eso hace que un grupo de congéneres aterricen en el barrio y ataquen el bloque de viviendas donde viven los pandilleros, con afán de exterminarlos.
Uno de los chicos, el jefe, el lider natural, un negro de quince años con excelente actuación ante la cámara (no es propiamente un actor, fue habilmente reclutado por el director entre los chicos de ese mismo barrio) comanda la resistencia, ante la ignorancia de la  policía y del resto de la ciudad de la presencia de los alienígenas. La chica asaltada, una enfermera que vive en el bloque ("si hubieramos sabido que vives aqui, no te hubieramos atracado", le dice uno de sus involuntarios compañeros de resistencia) será la único testigo válida para contar al final a la policía lo que ha ocurrido de verdad, hecho del que muy habilmente el director no deja constancia.
Hay que felicitar al responsable del casting. El grupo de pandilleros, liderado por Moses (John Boyega)  forma un grupo de actores noveles que, con algun resbalón, están a la altura de su jefe (creo recordar que sólo hay tres actores profesionales en el elenco, la chica y dos pirados maduros). Los mensajes están dados con claridad, como dice uno de los chicos "Nadie me jode en nuestro barrio", las señales de identidad de grupo es casi lo único positivos que tienen esos chicos que coquetean con la droga y la violencia, en un barrio que recuerda mucho el de una serie magnifica "The Wire". No se trata de motivar la empatía del espectador, casi ninguno de los personajes que nos presenta Cornish logra atraernos, pero consigue hacer que la empatía de grupo, la unión solidaria entre los miembros de la banda y su bloque y su barrio despierten en algunos espectadores eso tan famoso de "son unos hijos de puta, pero son NUESTROS hijos de puta". Es decir un poco más de lo de siempre: el enemigo exterior que hace que nos unamos incluso con los mas indeseables. En defensa de lo que es NUESTRO, incluida nuestra categoría de seres humanos, europeos, británicos, londinenses, vecinos del mismo barrio, "cajones" identitarios donde uno puede colocarse a la hora de librar una guerra (sin hablar de los de raza, religión o sexo).

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens