Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 julio 2013 1 01 /07 /julio /2013 08:06

blue-valentine-cartel-1.jpg

Soberbia película sobre el amor y su imparable deterioro en una pareja en la que no existe equilibrio, entendimiento ni comunicación más allá de lo físico y de las emociones primarias. Ryan Gosling y Michelle Williams, que también ejercen de productores ejecutivos nos dan un recital de interpretación ajustándose como guantes a los emocionales y románticos personajes. Derek Cianfrance logra evitar el melodrama a pesar de que el guión amenaza en varios momentos con desbordarse por terrenos non gratos. La justeza gestual del gran Gosling (The Driver, Brigada de elite o Los idus de marzo) tan escueto y eficaz como Brando o Clint Eastwood en su actual madurez, se ve excelentemente correspondida por la sensibilidad sensual de la Williams y ambos nos muestran el desolado panorama de una pareja donde al amor incondicional y primario de uno se opone la vulnerabilidad y el desapego de ella. Atrae la pureza emocional que muestra Gosling (que se refleja en el intenso amor de su pequeña hija hacia él, esa percepción profunda de los niños hacia la parte más débil y necesitada de sus progenitores). Cine indie norteamericano dotado de una escritura exquisita y una madurez conceptual extraordinaria (de hecho parece más un clásico europeo que un éxito  de la taquilla adulta norteamericana) logra atraer y al mismo tiempo herir al  espectador sensible, que en buena medida tiene todos los números para sentirse identificado en algún momento con esas vidas plenas de candor y tristeza que se desgranan sobre la pantalla con una delicadeza exquisita.

Hay una enorme sutileza en esa descripción del pasado y presente de una pareja, su amor y su desamor, mientras la cámara va deshojando la vida de dos personas, sin honduras ni complicaciones, sencilla en su drama intenso (esa mirada de dolorida incomprensión  de Gosling comprobando como su amor no es correspondido por su mujer, ese rostro atónico y crispado de no poder creer que su felicidad ha terminado y que la mujer idolatrada se convierte en una extraña de gestos desabridos y palabras duras) en el que se plantea la  vulnerabilidad de los sentimientos, la degradación del amor, cosa totalmente inaceptable para el ser puro y elemental que encarna Gosling. Hay una gran verosimilitud en esos dos personajes transidos de dolor e insatisfacción y expuestos con un enorme respeto en un discurso narrativo modélico que va saltando del pasado al presente con hilvanes a veces un poco confusos pero en general bien ajustados. Uno comprende que la cuestión básica que se plantea es la persistencia del amor o su disolucióin siempre despareja, el drama implícito en ese "siempre ha de haber uno que pierde más, que sufre más que el otro en la relación de pareja. Uno que domina y otro que es dominado, uno que quiere huir y otro que pasaría el resto de su vida ansiosamente unido a su pareja. El intento patético y poco eficaz de mejorar la relación propuesto por Gosling a su esposa (pasar el fin de semana en la habitación de un hotel temático, precisamente "la habitación del futuro") se convierte en la gota que desborda el vaso de la incomunicación sentimental en la pareja. El amor se ha puesto a prueba y no la ha superado. A resaltar el hábil comedimiento que Gosling pone a las escenas de violencia donde siempre hay más dolor y sufrimiento que violencia intrínseca (nunca aplicada a la esposa), convirtiéndose esta en una reprobable y sobre todo inútil muestra de amor desesperado. La rutina que ahoga a la Williams y el desencanto que manifiesta Gosling con su contención llena de fuerza reprimida, deja un poso melancólico y triste en el espectador, que comprueba en los personajes de este relato la carga lamentable que deja el amor desdichado en uno y el desapego y rechazo en ella (papeles no habituales en las relaciones hombre-mujer). Dada la simplicidad de ese planteamiento, las subtramas no acaban de ser meras anécdotas que añaden muy poco y obstaculizan el desarrollo de la cinta (por ejemplo, la del novio anterior de ella, padre de su hija, o la de la abuela en el asilo), meros brochazos patéticos que rompen el ritmo de la película y desconciertan un poco al espectador. Defectos mínimos que no restan valía a esta película valiente. que enternece con el personaje masculino y desconcierta con el femenino, cuyas claves de comportamiento no acabamos de ver de forma clara. Cienfrance ha dirigido una película notable. No se la pierdan. Película para adultos, por supuesto.

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens