Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
2 noviembre 2012 5 02 /11 /noviembre /2012 15:19

BRANAGANDA.jpg

 

 David Monteagudo (un buen nombre para un escritor) es un caso peculiar en el mundo literario. Obrero hasta los cuarenta años en una fábrica de cartón ondulado,gallego residente en Cataluña, un "self made man" de la literatura, es aupado por un buen y avispado editor, el señor de "Acantilado" y da la campanada con una novela "Fin", una especie de trhiller a medias entre la novela de misterio y la sociológica con ribetes místicos. A partir de entonces, mientras se sucedían las reediciones de su novela, Monteagudo  da a luz "Marcos Montes", una novela corta ligeramente inferior en calidad a la primera y recientemente un libro de relatos "El edificio", donde ya logra pulir bastante sus un poco toscos útiles de escritor.

Pero hoy vamos a comentar "Brañaganda" (libro que me remitió el librero Serret, tras la visita del autor al Matarraña) , que al parecer fue la primera novela escrita y guardada en un cajón durante diez años que, como suele suceder en un determinado tipo de novelistas, recreaba la propia vida y el ambiente donde nació y creció el escritor, dentro de una trama de novela de terror entreverada con descripciones y personajes del terruño gallego del que procede Monteagudo. Tengo la impresión de que la actual "Brañaganda" debe parecerse muy poco al primer orginal de este autor. Por esta razón he podido percibir, aunque muy cuidadosamente engastados, párrafos que denotan un mayor conocimiento de estilo y vocabulario, con un tono general en el que abundan los tópicos, algun que otro desaliño estilístico y una cierta ingenuidad en lo narrado y en el perfil de los personajes, bastante planos en general y con escasa profundidad psicológica.

Pero hay algo que seguramente ya estaba en el original, la pasión por el ritmo, la dosificación de misterios, el reiterativo truco de adelantar datos sobre lo que va a cambiar para enganchar al lector, la habilidad en sostener determinados incógnitas (las sospechas respecto a su padre del niño-hombre- que narra la acción desde la lejanía de 40 años, la previsible resolución del misterio). Sin embargo la indudable eficacia  literaria en la descripción del paisaje (la novela comienza con una afortunada descripción aérea de la zona donde va a desarrollarse la acción) y los ligeros apuntes a la realidad sociopolítica del franquismo (utilizados para hacer suponer elementos que explicarían el misterio del "lobishome", el hombre lobo a aterroriza el lugar y luego son desechados a favor de la fórmula mítica y legendaria) parecen haber sido arreglados y seguramente mejorados. Lo cual, entiéndase, no es un reproche, sólo una constatación aportada para explicar un cierto desequilibrio que creí percibir en la consistencia de lo narrado.

Jaume Vallcorba, editor, está sacando con cuentagotas una obra interesante, pero en modo alguno tan especial como cantan las inevitables voces laudatorias que suelen acompañar --muchas con justicia-- las publicaciones de "Acantilado".

En "Brañaganda" se confirma lam validez y calidad de un escritor, pero también la necesidad de cuidar más la exigencia de excelencia en la labor literaria de Monteagudo. Una historia contada con una prosa entre Pereda y Alvaro Cunqueiro, aderezada con un estilo a un Manuel Rivas menos cultivado, con el eficaz dominio de la lengua castellana que suelen tener los escritores gallegos. Y asi la visión infantil de lo narrado, logra atraernos e inquietarnos  a partes iguales, una visión atemperada por el recuerdo, de la atrasada, sencilla y natural existencia en los remotos lugares del  mundo rural gallego donde aparece la figura de un "lobishome" con su reguero de muertes atroces, amenaza y miedo. Un adulto Orlando narra la historia rememorando su propia infancia, la presencia de su inteligente y sensible hermano Norberto, de su padre el guardabosques pintor y de su madre, la maestra del pueblo. Otras figuras van danzando por la novela con su aporte de vitalidad, sospecha y misterios y Monteagudo lidia con irregular fortuna con los personajes secundarios, debatiendose entre la ingenuidad y el tópico, pero eso sí reducidos a un entorno magnificamente descrito y un ambiente psicológico de acuerdo con el tema.

En esencia Monteagudo utiliza la mítica presencia del lobishome para sacudir una profunda y atrasada sociedad rural llena de represiones y cuentas pendientes, en una postguerra civil en la que son ignorados y dejados a su suerte por las autoridades debido al pasado levantisco de la zona y donde ese pasado ha dejado heridas abiertas --insinuación de solución realista al misterio del hombre lobo que es abandonada por el autor a favor del mito--.

Para mi el gran aporte de la novela es la cuidada y emotiva descripción de un tiempo de la infancia, donde palpita una frescura de visión y unos sentimientos evocados que nos hablan claramente de una habilidad literaria notable y un bagaje de sensibilidad que puede tener mejores frutos en cuanto se afinen más los útiles del escritor que hay en Monteagudo. 

 

 

 

FICHA:  "BRAÑAGANDA".-DAVID MONTEAGUDO.-EDITORIAL ACANTILADO.282 PAGS. 19E.

              "Marcos Montes".-Acantilado.-118 pags. "El edificio".-171 págs.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens