Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
18 febrero 2012 6 18 /02 /febrero /2012 09:55

war-horse-cartel1.jpg

Memorable película bélica de Steven Spielberg que, como suele suceder con este director, se convierte en mucho más que una peli de guerra. Es un canto a la solidaridad humana en torno al amor entre un hombre y uno de los mas nobles animales que existen, un caballo.

Se trata de un caballo excepcionalmente inteligente que se ve  inmerso en las iniquidades y estupideces de la raza humana, dejando aparte a unos contados especímenes´más o menos razonables (entre ellos el joven protagonista de la película y  el capitán británico que morirá en una de las últimas absurdas y patéticas cabalgadas militares de la guerra moderna, masacrados por ametralladoras y obuses).

Las secuencias del inicio del filme son de esa sentimental y emotiva belleza que Spielberg suele imprimir a sus películas mejores, la dura vida de los granjeros ingleses, sometidos a los señores rurales, con una Emily Watson, contenida y fuerte, que borda su  papel de madre de familia, dará paso a otro tipo de brutalidad, la de las trincheras de la primera guerra mundial, en las que el caballo dejó de participar al lado de los caballeros (la caballeria clásica no tiene nada que hacer ante las armas modernas) para convertirse, nunca mejor dicho, en carne de cañón, como bestia de carga o de alimento.

El cúmulo de encuentros y desencuentros entre el caballo y sus amos, ingleses, alemanes, militares o civiles (el episodio de la jovencita y su abuelo es una muestra de la sensiblería otoñal de Spielberg) van nutriendo el amplio metraje de esta película que, sin ser de las mejores de Spielberg, mantiene el encanto y la eficacia narrativa , no sólo lo que se narra, sino cómo se narra.

Convertir a un potro de caza en un caballo de arrastre y arado no es tarea fácil y a ello se aplica Albert (Jeremy Ervine) ante su patético padre (un excelente Peter Mullan) y la ya citada excelencia de Emily Watson. Una cosecha arruinada y el pago del arriendo de la granja hace que el padre de Albert tenga que vender a Joey a un oficial británico que parte para la guerra en Europa. Alli el caballo mostrará más inteligencia, valor y obstinada energía que la mayoría de los humanos que lo rodean matándose entre sí.
La secuencia  en que el caballo queda en tierra de nadie entre dos trincheras enemigas martilleandose sin piedad, enredado en alambres de espinos, es un calco de "La batalla de Passchendeale"  (2009) del canadiense Paul Gross, sólo que en esta es un hombre el enredado. También las secuencias de las trincheras y de los soldados entre el barro, la lluvia y el frio, son bastante deudoras del canadiense, a pesar de la enormidad de medios del cineasta norteamericano.

En todo caso Spielberg se ha basado en la novela de Michael Morpurgo (1982) un autor de literatura infantil. La narración toma en muchas ocasiones el "punto de vista del caballo" y su interacción con los humanos requiere desde luego una gran maestría de dirección y producción. Me dicen que más de una docena de caballos fueron "Joey" en diversos momentos de la película desde su infancia a su triunfal reencuentro con su amo.

Fue rodada en las colinas y páramos ingleses del Parque nacional de Datmoor, en el pueblo medieval de Castle Combe y en Surrey. Especial atención al vestuario y las armas, como es habitual en el director norteamericano, hace que la película se presente a los Oscar con una demanda de seis estatuillas al menos.

Y es un mal rival Spielberg, pues a pesar de las imperfecciones de la historia, de su exceso de sensilería en algunos momentos, sigue sorprendiendo la enorme vitalidad de este director que mantiene una visión soñadora y juvenil sobre el arte de contar historias. Sin duda se entusiasma Spielberg cuando rueda y sin duda nos entusiasma a los que nos engachamos con sus películas, aunque a menudo  torzamos el gesto y digamos "vaya, ya estamos otra vez", pero a pesar de esos momentos, seguimos pendientes de la pantalla y también vibramos con la archisabida cabalgada victoriosa, el gesto previsible pero que emociona y el uso manipulador de la musica (John Williams, nada menos) el color y el encuadre.

Sabor a cine, guiños nostálgicos de programas dobles en la tarde  del domingo, de héroes inmarchitables y heroinas de una pieza, de argumentos redondos y secuencias de infarto o de lagrimita pertinaz. Desde la infancia a la adolescencia, no se nos escatima ternura, dureza, valor, sentimiento y tristeza, el niño y el joven y el hombre y su caballo siempre fiel, encuentros y pérdidas que se suceden en un trasfondo de muerte, miseria, dolor y barbarie. Un vehículo sorprendente para llevarnos en volandas hacia un final en el que Huston y Ford tienen mucho que decirnos a través de las nostálgicas imágenes de un aprovechado discípulo, Steven Spielberg.

.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens