Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 mayo 2011 6 07 /05 /mayo /2011 18:52

Abandonar Molinaseca con cielos de  tormenta y los verdes lujuriosos que rodean la cinta azul brillante de la carretera a primeras horas de la mañana, resulta ser un placer a pesar de la ominosa amenaza de lluvias. A eso de las nueve ya va cayendo intermitente una fina llovizna que hace brillar el entorno ante las apariciones breves del sol. No hace frío y son unos ocho kilómetros hasta Ponferrada (Puente de hierro, Pons Ferrata, desde el siglo XI, antes el puente topónimp era de madera) y cien años después se convertirìa en uno de los lugares de acuartelamiento de la Orden del Temple, según deseo de los monarcas de la época, indignados por la presencia abusiva de malhechores --más tarde fueron los propios nobles lugareños los que obligan al pago del paso por sus tierras, otro tipo de malhechores-- que aprovechaban las dificultades y la impunidad que propiciaban los difíciles pasos y perdidos parajes del paso de las tierras leonesas a las gallegas. En Ponferrada hay que dedicar un tiempo largo a la visita al famoso castillo templario que los aficionados a las ordenes medievales tienen como uno de los más misteriosos y a la vez explícitos, una especie de criptograma de piedra repleto de signos y simbolos de los  ritos templarios de iniciación, que esos aficionados, --una suerte de corriente social subterránea muy especializada que circula por todo el mundo-- tienen en gran aprecio.

Es una ciudad activa y muy moderna a la que hay que dedicar más espacio y atención, cosa que nos proponemos hacer a la vuelta del Camino antes del regreso a Barcelona.

Por ahora reseñemos los campos de vides, la sirga circulando entre flechas amarillas y pequeños bloques cuadrados blancos con un grabado del sol radiante amarillo sobre un fondo azul, el exceso de caminatas junto a la carretera y algunos desvíos encantadores por senderos de baja montaña, cortando entre sembrados y viñedos, algunos bosquecillos, o el cruce por el centro de poblaciones como Camponaraya (cuyo unico interés son las bodegas del Bierzo), Cacabelos (con un bello puente sobre el rio Cua), Columbranos, el cercano Castro de la Ventosa, que fue enclave primero celta y luego romano con el nombre de Bergidum Flavium y el paso ante el Santuario de la Virgen de las Angustias con su fachada barroca sobre un templo de origen románico.Y en Pieron, la ermita románica, deliciosa y solitaria.

Pero la piedra preciosa de la jornada es la meta ansiada, tras 34,2 kilómetros de caminata, unas siete horas y media, la hermosa villa de Villafranca del Bierzo. En ella confluyen dos rios, el Valcarce y el Burbia, de agua limpidas, cristalinas y llenas de truchas, aunque está declarado "tramo sin muerte" abundan los pescadores de caña, incluso en un dia como hoy con ràpidos y violentos aguaceros que alternan con un cielo de azul espectacular, el sol picante de mayo y las nubes incesantes en un desfile entre el blanco algodonoso y el panza de burra grisáceo. Fue Alfonso VI el que dio en el siglo XI caracter de ciudad a Villafranca al ordenar repoblaciones y el asentamiento en el lugar de la orden de Cluny (en 1120 se establecio el priorato de la orden en la ciudad)

Se entra en ella por el altozano donde se encuentra la bella iglesia de Santiago, con su portada del Perdón, curioso lugar donde por orden del papa Calixto III se ofrecía la posibilidad de alcanzar la indulgencia y privilegios de la peregrinación a Santiago para los peregrinos que por enfermedad no pudiesen traspasar los montes de O Cebreiro y llegar a Galicia y después a Santiago.

La portada es de una belleza serena y tiene relieves de una increible perfección, con unos personajes esculpidos con gran maestría.Tanto Jaime como yo nos extasiamos ante los detalles de la famosa portada y bromeamos que,  dado el estado de mi rodilla, igual me darían la compostela o certificado del peregrino sin  tener que caminar hasta Santiago.

Despues de hacer las fotos de rigor con gotas incluidas, buscamos en la bajada hacia la calle del Agua, sirga compostelana que atraviesa la población por calles principescas, con edificios bellísimos, grandes soportales, balconadas de una riqueza estética considerable, escudos nobiliarios, nobleza por todas partes y suelo adoquinado, hasta llegar al puente del Peregrino (con una estatua ad hoc de uno de ellos, con  su calabaza y un perfil austero y serio) y admirar los rincones que va descubriendo con sus aguas rápidas el rio Valcarcel, con los taludes y desvios con que la mano del hombre ha domesticado el curso veloz del rio, en estos dias muy nutrido.

Hemos pasado tambien junto al castillo templario que se levanta muy cerca de la IPortada del Perdon. Después de la ducha preceptiva en el mesón donde estamos, justo a la salida del Camino hacia O Cebreiro, etapa de mañana, hemos paseado por la plaza Mayor, la contundente y solida iglesia de san Francisco, la Colegiata de Santa María y la Alameda.

La tarde ha oscilado entre la lluvia leve y las caricias de un sol que parece agresivo por contraste. A la vuelta pasamos junto al Hostal del Comercio y comentamos con cierta sorpresa el detalle de que es un establecimiento en activo desde el siglo XV y tiene la caracteristica asombrosa de que sigue siendo administrado y cuidado por la misma familia de generación en generación. Eso se llama persistencia.

Mañana O,Cebreiro, la puerta al Camino gallego, la antesala a Santiago (màs de cien kms, todavía, objetivo dilatado hasta el pròximo año si Dios lo quiere y Santiago lo avala (muy impuestos, como ven, en el lenguaje religioso que a pesar de todo el folklore del camino, sigue estando presente por doquier).

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens