Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
25 mayo 2012 5 25 /05 /mayo /2012 15:49

La etapa de hoy, desde Sarria a Portomarín ha sido más corta: 22,5 km en los que hemos invertido seis horas, con una leve parada para reponer fuerzas en un pequeño refuigio de peregrinos en los que se oía todo tipo de idiomas, inglés, italiano, francés, excepto castellano. Nos dicen las chicas del figón que este es el mes de la abundancia de extranjeros. Luego la cosa se equilibra bastante.

Hemos salido por la parte alta de la ciudad, junto al convento de la Magdalena  y la torre medival, unico resto del castillo.

Atravesamos la carretera que lleva a Monforte  y Lugo que, un poco mas adelante, circulará por el inmenso y majestuoso puente de la autovía que se levanta sobre el valle un centenar y pico de metros en una orgullosa obra de la ingeniería  de esta época. Por debajo, mucho más modesto, pero también más bello,antiguo y recoleto, los viajeros cruzamos el cauce del rio Celeiro por el pequeño puente románico de un solo ojo, "Ponte áspera". Nos dirigimos por una umbría corredeira hacia la via de tren, le haremos compañía unos metros, hasta que el sendero jacobeo la cruza y la abandona dirigiéndose hacia las colinas que circundan Sarria. que nos dará entrada a la Meseta Lucense en su andadura incesante hacia el MIño embalsado de Portomarín.

El ascenso del Camino es entre un bosque encantado de robles, abedules  y castaños centenarios, retorcidos, inmensos, repletos de bultos informes y nervaduras, como si fuesen monstruos petrificados o gárgolas de un inmenso templo románico, caminando bajo el palio verde de las altas ramas que forman un soberbio artesonado vegetal catedralicio.

Pasamos por Vilei e inmediatamente Santiago de Barbadelo, donde encontramos la iglesia de Santiago, una pequeña ermita románica de torre cuadrada truncada, del siglo XII, construida en granito, de una sola nave y engastada en el pequeño, irregular y repleto camposanto de la localidad.

Nos quedamos unos minutos admirando las figuras que decoran los capiteles, medio comidas por el mal de la piedra, y la extraña figura humana con los brazos extendidos que está esculpida en el tímpano (parece una representación ritual masónica de los antiguos cofrades del triángulo y la plomada).

Parece que en Barbadelo (dice el Liber Sancti Jacobi) menudeaban los rufianes, estafadores, prostitutas, falsos tullidos y pícaros de toda ralea que trataban de robar a los peregrinos. Hay en el Libro del Camino medieval una descripción de uno de los sermones que usaban los amables y simpáticos embaucadores ofreciendo a los peregrinos que se alojaran en Santiago en sus hogares y que en prenda de ello  mostraran a su familia el objeto que él les daría para identificarse y ser tratados a cuerpo de rey.

Prados verdes, abundancia de arboles formando correderas o gruipos aislados, aldeas de pocas casas edificadas en granito oscuro, Renta, Xisto, Cortiñas y Lavandeiras, poca gente, pocos servicios. Corredeiras umbrías, caminos empedrados que pasan y cruzan las lomas bajo el sol, abundancia de peregrinos, la Pena do Cervo, con su pinar espeso entre robles, atravesando el arroyo Ferreiros.

En Couto paramos en una alquería repleta de derrengados peregrinos. Llama mi atención la presencia de dos muy maduras damas británicas, vestidas con esa falta de gracia peculiar que suelen adoptar las señoras inglesas de edad cercana a la Reina (por ejemplo el modelito florido de sombrero que lleva una de ellas, sobre la cabeza cana, protegiendo la lechosa piel con rosados rosetones en las mejillas y la nariz). Van charlando como cotorras entre risotadas y exclamacio nes. Las perdemos pronto en la caminata.  Va alternandose el asfalto y la piedra con el camino o sendero de tierra apisonada, pero abundan los tramos en los que se camina por el borde de la carretera, elevando la temperatura de los pies y el cansancio.

Despues de Parrocha y Vilalla llegamos a un recodo de una carretera desde donde se puede ver la superficie azulada del Miño y un poco mas tarde el gran puente que lo cruza y Portomarín e n la otra ribera, en la ancha boca del embalse de Belesar (en la orilla, oscuros restos de las viejas edificaciones del antiguo Portomarin). En el nuevo (1962) se pueden ver los monumentos restaurados piedra a piedra del viejo pueblo anegado por las aguas.

Portomarín fue un paso romano del rio Miño (porto en gallego es paso de rio) y lleva Marin en el patronimico, por el monasterio de Santa Marina que existio alli desde la Alta edad media y celebraba a la primera santa que se trasvestía en hombre para profesar sus votos religiosos segun consta en  el acta de su martirio, donde aun se le da nombre de  varon. Atravesamos el MIño y en la orilla ganada subimos la escalinata de los peregrinos ("lo único que nos faltaba", dice un obeso peregrino al comenzar a subir la escalinata que termina en una pequeña capilla dedicada a la Virgen de las  Nieves.

En la edad media en la cabecera del antiguo puente (1120) habia un hospital para peregrinos, bajo la protección de la Orden de San Juan, omnipresente en estas tierras, como el Temple en tierras leonesas,

Se dice que la actual iglesia de san N icolas fue edificada sobre la que existia de Santa Marina y que domina la colina donde se asienta el pueblo, sobre el cauce rápido y ancho del Miño.

Nuestro hotel está muy cercano al pétreo cubo de piedra almenado de San  Nicolás. Una iglesia fortaleza, con torreones y almenas, del siglo XII, una sola nave y abside semicircular con un enorme rosetón en el centro de su fachada.

Hemos caminado durante seis horas y el sol y la dureza del asfalto en varios tramos del camino nos hacen merecedores de un buen descanso. Perdonamos la hora de la comida en beneficio de la ducha y el descanso. Esta tarde cenaremos bien y disfrutaremos de la final de Copa. El amigo Jaime es partidario del Barça y el que esto suscribe lo es del buen juego, sea de quien sea. Disfrutaremos.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens