Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 mayo 2012 6 26 /05 /mayo /2012 15:50

Salimos de Portomarín con la amanecida. Cada día nos levantamos más pronto e iniciamos el Camino, quizá un poco escarmentados por las horas de sol que acaban multiplicando las fatigas de la caminata. Sin embargo, hoy, el sol que se levanta sobre el Miño también ilumina hacia el oeste un cielo amenazador, con nubes esponjosas de vientre negro y un horizonte tormentoso hacia los Montes de Vacaloura que habremos de superar por los desniveles escasos pero de buena pendiente de la Sierra de Ligonde.

Portomarín queda a nuestra espalda, con esa placidez ensimismada de los pueblos con un gran rio a los pies. La antigua pasarela sobre el embalse ha sido clausurada. Hay que dar la vuelta por el puente nuevo y coger el sendero que nos lleva hacia el Monte de San Antonio siguiendo el curso del arroyo Torres y ofreciéndonos un empinado paseo bajo castaños, robles, encinas y pinos que forman un tunel de verdor, todos rodeados de musgo como en un bosque encantado.

Durante casi toda la jornada vamos a caminar por andaderos que discurren paralelos a las carreteras comarcales y la nacional. Es un tipo de caminata mucho más pesada y dura y se agradecen los pocos desvios que te llevan por entre el bosque o atraviesan remotas aldeas con  intenso olor a pienso y postas de vaca, en las que raramente hay alguna persona que mira el paso de los peregrinos con expresión inexcrutable.

En Toxibo, tras el perfumado paso por las cercanías de fabricas de piensos y granjas vacunas, comienzan a caer gotas. En unos minutos la cosa se pone muy húmeda y decidimos parar y ponernos los ponchos de plástico que nos cubren a persona y mochila, convirtiéndonos en desgarbados bultos dotados de enormes jorobas.

Sembrados de grano, abedules, robles, eucaliptos, pinos. Alcanzamos y rebasamos a una pareja de media edad. Van cogidos de la mano. Forman una estampa tierna y poco habitual durante las largas caminatas.. El lleva la cabeza inclinada hacia su compañera, quiza para oirla mejor y van hablando en italiano muy animadamente. Rien con alborozo y nos miran con timidez cuando los dejamos atras. Ella sonríe y hace un comentario en voz baja a su compañero. El la mira y alza el rostro, entonces veo los ojos sin vida y la atención tensa en la expresión del rostro, formando como un gesto permanente. Mas tarde encontraremos al ciego y su compañera tomando tapas en una terraza., Ella me saluda con un gesto alegre y me pregunta por el nombre del plato que Jaime y yo tomamos con sendos vasitos de vino blanco. "Pulpo". Piden lo mismo.

Pero antes de eso debemos cruzar Gonzar, Castromaior, Hospital da Cruz  y Ventas de Narón, donde abundan los pinares y las tierras de cultivo, granjas y aldeas pequeñas y se comienza el ascenso a la sierra de Ligonde, elevación que pertenece a la Dorsal Gallega que separa el Miño del Ulla.

Tomamos un bocado en el Bar de Teresa a la salida de Ligonde. Ha empezado a llover de nuevo y hace frio. El bar esta repleto de extranjeros caminantes. Entre ellos, una pareja de ingleses o quizá canadienses que llevan a una niña de tres años en un carrito con ruedas que luce  una banderola de color rojo. La niña es preciosa, rubita y espabilada. En el bar se acerca a todo el mundo. Los padres, ufanos, calientan un biberón y comen bocadillos.

Salimos de allí y vuelve a aparecer el sol aunque el ascenso a Eirexe y Portos, también por andaderos junto a la carretera, menos mal que no muy transitada, ya muestra cielos oscuros y tormentosos hacia el oeste. Nos perdemos la iglesia románica de Vilar de Donas pues no me acuerdo de hacer el desvio hacia el pueblo, pero he disfrutado con la iglesia de Santa Maria en Gonzar y el pequeño templo románico de Castromaior.

En Lamiros habia un hospital para enfermos contagiosos (hoy un edificio particular) y un cementerio de peregroinos del que solo queda la cruz de término. Hay restos de dos castros célticos en Eirexe y Portos.

En el Liber Sancti Jacobi se habla expresamente de esta etapa, de Portomarin a Palas de Rei, avisando a los peregrinos de la abundancia de mujeres, sirvientas o prostitutas que buscan "la condena del alma de los peregrinos" ofreciendo sus artes amatorias a buen precio por lugares boscosos y hospederías.

Llegamos a Palas del Rei por su zona deportivo recreativa y entre campos de juego y merenderos (todo vacio) estalla una breve tormenta que nos deja mojados y mohínos. El nombre viene de una deformacion de "Palatium Regis" y n o se ha podido probar si existió tal palacio y de qué antiguedad hablamos, documentandose desde el siglo XII seguramente debido a la existencia de una iglesia milagrera dedicada a San Tirso de Ulloa.

Nos refugiamos en una gasolinera junto a dos chicas sudamericanas  que hacen el Camino en bicicleta. Los cuatro estamos empapados mientras fuera cae con fuerza un pequeño diluvio gallego que convierte la carretera en un riachuelo negro.

Portomarin-Palas de Rey

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens