Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 noviembre 2013 3 06 /11 /noviembre /2013 08:33

capitan-phillips-cartel-1.jpg

 

En 2009 ya se habían puesto de triste "moda" los ataques de piratas a los indefensos cargueros en las costas del cuerno de África, principalmente en las aguas de la levantisca y caótica Somalia, patria de los señores de la guerra, herederos nada románticos de los piratas berbericos y de los legendarios bucaneros de la bandera negra con calavera y tibias cruzadas que en el siglo XVII buscaban los galeones españoles cargados del oro de América. Posteriormente, ya en nuestra época, los cargueros tuvieron autorización para llevar a bordo soldados de compañías privadas de seguridad convenientemente armados y las marinas de guerra aliadas comenzaron  a destinar unidades a la defensa de las lineas comerciales y persecución de los piratas. Pero antes, en la primera década del siglo XXI, se habían convertido en una lamentable y frecuente noticia los abordajes de piratas a cargueros y naves de pasajeros  con la consiguiente sangría económica en forma de rescate que enriquecían a los señores de la guerra de esos países sin revertir en modo alguno en la pobreza, miseria y hambrunas de esa zona depauperada.

Fue en ese año de 2009 cuando se hizo célebre el caso del carguero Maersk Alabama, bajo bandera norteamericana, cuyo capitán,  Rich Philipps (Tom Hanks, en la pelicula que nos ocupa) copó las portadas de los medios internacionales con su peripecia personal y sus grandes dosis de valor y frialdad al enfrentarse a unos piratas somalíes que abordaron su barco. Un drama singular servido con profesionalidad y tensión por un director avezado en las cintas de acción, Paul Greengrass. Los elementos humanos y personales del drama del carguero, perssnificados en la figura de su capitán, conmueve y fascina al espectador por partes iguales, a pesar de los defectos de ritmo y extensión entre los que se mueve una película trepidante que en algunas ocasiones se estanca y juega con la ambivalencia ética y el primitivismo de supervivencia y violencia en los que se mueven los piratas. Quizá ese sea su mayor defecto, la excesiva extensión de un relato magistralmente urdido y llevado hasta sus últimas consecunecias, con un vigor y una eficacia narrativa envidiables.

La puesta en escena es clara, sencilla y abierta positivamente a la complejidad y las limitaciones que suele conllevar una historia que transcurre en alta mar y  en los circuitos cerrados de un carguero y mas tarde de un bote salvavidas. Un montaje excelente y un diseño de producción ajustado permiten que la demasiado larga película no llegue en verdad a pesar demasiado en un espectador hipnotizado por la peripecia de unos personajes bastante lineales que se mueven entre el exceso y la impaciencia contrapunteando el drama personal intenso, el sufrimiento moral y físico de un Tom Hanks, como siempre superlativo, sobre todo en las secuencias finales, en las que la resistencia y sangre fría del capitán llegan a un punto  de derrumbe y claudicación.Unos 130 minutos de intensidad y ocasional reiteración de momentos de calma chicha que nos nos aporatn nada, acaban cansando un poco al espectador y limándole en alguna forma la entrega incondicional a lo que se nos narra y a los personajes que transitan desorientados, temerosos y enloquecidos ya por los tramos finales de la historia.

Después de aquélla muy digna, pero maltratada por crítica y público, "Green zone, distrito protegido", Paul Greengrass, logra un notable alto en "Capitán Philipps", cuya historia parece razonablemente adecuada para el formato de telefilm o el resumen literario de un Readers Digest, pero que en sus manos se convierte en una metáfora salvaje sobre una época y unas gentes --piratas y marineros, marina de guerra después-- que superan el simbolismo para convertirse en simples seres humanos llevados a una situación límite. Para agradecimiento del espectador, Greengrass no cede ante el sentimentalismo o las facilidades lacrimógenes del héroe y sus seres queridos o de los marineros y sus circunstancias o la de los somalíes y su trágica faena que solo enriquece a unos pocos...pasa por todo ello con cuatro pinceladas y se centra en los momentos terribles y casi apocalípticos que todos viven en el universo cerrado del buque rodeados por la soledad e inmensidad extenuante del océano. Muy lejos de Jason Bourne, que es uno de sus activos cinemastográficos principales en su carrera, Greengrass, ha facturado una película notable que merece una visión atenta y un aplauso algo condicionado por los defectos apuntados.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens