Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 junio 2012 4 14 /06 /junio /2012 09:57

carlos-copia-1Bueno, amigo, hermano, mi querido Carlos, indispensable, añorado, se te brinda  homenaje público y notorio en el Ateneo barcelonés. Detrás de todo, esa potencia energética en forma de mujer, tu esposa, Lola, Lolilla, que trae a la luz el Guadiana de tus evocaciones, sentimientos, sensibilidades, los trabajos y los días de una vida doble, o triple, material bastante valioso que tu habías compartido con contadísimas personas y que, según alguna vez me habías confesado, eran "material de aluvión literario", una forma de equilibrar literaria y filosóficamente los vendavales y las tormentas interiores que la vida iba creando en torno a tu aparentemente frágil esquife (en el que, no obstante, emprendías singladuras que hubieran hecho estremecer las cuadernas de bajeles más sólidos y mejor armados).Textos que nacían de tu enorme sensibilidad y que no estaban destinados a ser conocidos por nadie o quizá por alguna persona muy especial y entre ellos algunos --muy escogidos-- poemas que, quizá, podrían aspirar a ser publicados algún día (en vida tuya, pensábamos). 

Estés donde estés, te supongo distraido y nada perdido en la imposible biblioteca borgiana de los senderos que se cruzan en el infinito, me pido la vez: voy a escribir sobre ti una vez más, una forma compensatoria de mi inapreciable ausencia en ese gran acto honorífico que se dedica a tu memoria. Mi memoria de tí pide intimidad y sosiego, nada de focos y aplausos, una musica suave que mitigue el fragor de las palabras laudatorias, quizá un narguilé de tabaco aromático fumado en la calma de la tarde de este pueblo aragonés que, por muy poco, no tuve ocasión de enseñarte. Disculpa, amigo, hermano, por no acudir a tu merecidísimo homenaje, ya comprendes que no preciso de sello de asistencia para sentirme partícipe de tu memoria.

Seguramente me pierdo la posibilidad de encontrarte en el Ateneo, quizá de pie tras la última fila  de asientos de la sala Oriol Bohigas, mirando con un punto casi indescifrable de sana ironía las palabras que los ponentes te dedican. Era la única posibilidad que me hubiera llevado a la calle Canuda y, claro está, era tan lejana e irrealizable, que he preferido optar por simultanear mi tímido y diminuto homenaje personal, unas enormes minucias, con el que se desarrolla en estos mismos momentos en el Ateneo.

Así que pasemos al ritual: enciendo el carbón de mi narguilé, aspiro el perfumado humo entre el gorgoteo del agua y pongo frente a mí la foto en la que estamos los dos, muy sonrientes, mirando la cámara que enfoca tu mujer. Estamos en la casita que poseíais en San Pedro de Ribes. Luego habrá un largo paseo, a solas los dos, una charla que acabará sentados a la fresca en la terraza. Según las notas de mi diario, hablamos de dos temas, la soledad como elemento dinamizador de la creatividad para el escritor, el poeta y el filósofo y la necesidad perentoria de un sentido ético de la vida, no sólo la pública, también la íntima y personal. Las ideas, las reflexiones, las vivencias, las bromas, la ironía y el humor, saltaban como truchas en la corriente del río de la charla. En un momento dado, tras una feliz metáfora de alguno de los dos, nos miramos muy serios y dijimos: "es una pena que todo esto se pierda, tantas ideas, tantas propuestas, tanto y tan sano humor". "Deberíamos escribir un libro al alimón"."Habría que establecer un día a la semana en el que compartir todo esto" Los dos jugábamos irreflexivamente con la idea de que teníamos tiempo. No había prisa. Eramos casi eternos. Y eramos sinceros. Inconscientes pero sinceros. Nos quedamos en silencio. "Es una pena" musitaste. Entonces te dije algo que me salía del fondo del alma. "Llevamos años, dije, comprobando que cuando estamos juntos, de nuestra charla salen conceptos, ideas, imágenes, estructuras de razonamientos y proyecciones reflexivas de cierto valor, originales, audaces, imaginativas. Creo que esto es algo que tu propicias -- (en mi anotación pone una sola palabra que me ha permitido recordarlo todo: Sócrates)-- y que se produce por una virtud tuya: tu generosa disponibilidad y por la audacia intelectual de los dos, cuando nos sentimos libres y podemos ser como somos en realidad, sin máscaras y sin armaduras. Con ninguna otra persona dejo volar tan libremente mis ideas. No me siento juzgado, ni me sujeto a ninguna pretensión ni presunción. Eres un partero de ideas, un comadrón del intelecto. Como Sócrates persigues la verdad como un lebrel a su pieza y cuando ésta da un salto hacia las estrellas, tú creas el armazón lógico, la estructura literaria o filosófica donde va a tomar forma y sentido". Sonreiste. "Deberíamos vernos más a menudo", dijiste. Tenías razón, hermano. Ahora ya "nos vemos" muy a menudo. Pero ya no tengo tu palabra.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens