Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 mayo 2013 1 27 /05 /mayo /2013 08:26

excursiones-4216.JPG

 

Uno de los circuitos más hermosos y originales de los Puertos, por su variedad paisajística y por los panoramas aéreos que proporciona, es el que conduce a esa soberbia atalaya de piedra blanca que tiene el lindo nombre de La Miranda y se alza como la orgullosa proa de un barco de marmol sobre el valle del rio Algars y el macizo de Els Ports.

Para llegar a ella es posible seguir dos caminos muy diferenciados y cuya elección depende de si se dispone de un todoterreno o no, dado que la pista forestal que podemos utilizar en uno de los accesos posibles sólo es viable con ese tipo de vehículos (y últimamente aún más, dado el deterioro que han provocado las recientes lluvias). El circuito es poco recomendable en verano, no sólo por el calor de la zona y algunos tramos de pista a pleno sol, sino principalmente por la presencia en esa época de toros pastando en la alta planicie de  Terranyes.

El recorrido habitual se inicia en Arnes y es un largo paseo en automóvil por pistas estrechas, que tiene la ventaja de permitirnos hacernos una idea del valle del Algars, el río-frontera entre Cataluña (la Terra Alta) y Aragón (el Matarraña). Salimos del pueblo en dirección al Toll del Vidre, un soberbio rincón lleno de encanto donde el río forma una honda poza que se convierte en piscina para los caminantes en época veraniega. Poco después del Toll debemos dejar el coche y caminar por una pista en mal estado (para las cuatro ruedas). Pasaremos por el Mas de Damià que el Ayuntamiento de Arnes ha convertido en un excelente refugio libre. Media hora más de caminata y llegamos al bellísimo Mas del Pau. Hace años se podía llegar hasta el remozado edificio situado en un idílico rincón rodeado de montañas y bosques, pero las riadas del año 2000 destrozaron la pista en algunos tramos y se aconsejó prohibir el tránsito rodado (gracias a Dios). Unos 45 minutos de pista para llegar al Mas desde donde parte, encaramándose, el sendero señalizado que nos llevará al semiderruido mas de Llobero y desde allí al collado de Monfort y la Punta de la Miranda.

excursiones-4295.JPGEn esta ocasión, vamos a probar un camino distinto que nos llevará con el 4x4 directamente hasta el Collado de Miralles, situado entre el de Monfort y la Punta de la Miranda. Con esta opción nos ahorramos casi dos horas de pista y no nos perdemos ninguno de los panoramas arrebatadores que nos depara la altura sobre el valle del Algars y las planicies   formidables de Terranyes. Salimos del área recretaiva de La Franqueta a la que, como ya sabrán de sobras mis lectores habituales, se accede desde la pista de Los Ports que sale de las afueras de Horta de San Juan.

En La Franqueta tomamos la pista que lleva al Coll de Pellnegra, pasando por el desvío de la Cova de Picasso y al menos tres masías abandonadas. Una vez pasado el Coll bajamos hacia la font de Aixa y volvemos a subir hasta el Mas de Tou y enseguida el Coll de Miralles. La pista sigue hacia el Coll de Monfort que también tiene su sendero hacia la Miranda que se une al que seguiremos nosotros en el coll de la Ereta. En el de Miralles, junto a una balsa de incendios dejamos el coche y cogemos una senda señalizada hacia el sureste  que nos lleva hacia dos árboles singulares, protegidos, que son llamados "Lo Pimpoll" y "lo Pi Ramut". Se trata de dos pinos gigantescos de gran envergadura, cuyo tronco apenas pueden rodear dos personas adultas.

excursiones-4183.JPGSeguimos la senda que sube abruptamente hacia el coll del Ereta (dejamos a mano derecha el camino que viene de Monfort) y nos tropezamos con un tramo de camino de herradura que es un resto del que existía hace un siglo y que unía Arnes con las planicies de Terranyes, donde se cultivaban las famosas patatas de ese nombre. Volvemos a subir fuertemente hasta una bifurcación: dos caminos que llevan al mismlo lugar.

En el Collado de La Grassada encontramos un poste metálico indicador de la dirección del refugio de Terranyes. A partir de ese punto y tras atravesar un pequeño bosque de pinos vemos a nuestra izquierda la planicie de Terranyes, un extenso altiplano, que permite ver a nuestra izquierda, a lo lejos, la cima del Monte Caro con sus antenas. Dejamos a la izquierda el camino que lleva al refugio hacia el suroeste (podemos ver el pequeño edificio) y giramos hacia la derecha cresteando por uunas rocas calizas muy dentadas. En el collado podemos ver una pista secundaria al suroeste que nos lleva en ascenso por el centro de un bosque. Unos mintuos de agradable paseo y encontramos un sendero a la izquierda que nos levará hasta la Punta de la Miranda.

Desde ese punto privilegiado (1192m) vemos la enorme hondonada del Algars y el arriscado barranco de la Paridora en su cabecera. El valle del rio de Les Valls a continuación con la Sierra Ballestera que forma unos impresionantes muros de conglomerado. Desde nuestra cima se desprende una afilada cresta que se desliza aérea hasta un precipicio que cae vertical hacia el Algars.

En el camino de regreso podemos bajar hacia los Clots, el Coll dels Bots, dejar un sendero a la izquierda que nos llevaría con un par de puntos delicados, hasta el collado de Monfort. Una vez allí seguimos la pista hasta el coll de Miralles donde tenemos el coche  Otra opción es seguir el camino de subida hacia el Coll de la Ereta y subir a L'escala y bajar junto a los pinos singulares citados hacia el coll de Miralles donde espera el coche.

Entre  la excursión desde el Toll del Vidre (que nos llevará algo más de seis horas) y la del Coll de Miralles (apenas cuatro) podemos escoger con la seguridad de que ambas, con el mismo destino y el mismo recorrido desde un punto determinado, nos complaceran. Y mucho.

 

 

NO SE PIERDA

Los dos pinos monumentales cercanos al Coll de Miralles merecen una visita con niños y abuelos. Desde el Coll tendrá acceso fácil tras un agradable aunque algo empinado paseo hasta el lugar donde se alza primero el Pimpoll. Se trata de un "pinus Nigra" que tiene más de 500 años de edad, 31 m de altura y un  perímetro de tronco de 3,20m.. Un poco más arriba encontramos, junto a un tramo del antiguo camino de herradura, el Pi Ramut, que tiene 22 m de altura y 3,15 m de diametro. Los que sigan el camino de las pistas del Toll del Vidre, también tienen la posibilidad de ver rincones bellísimos sin esfuerzo. Así, además del Toll que merece una visita (y un baño) el paseo, no muy largo (dos horas de ida y vuelta a lo suma desde el coche hasta el final) nos llevará a ver el Mas de Damià, hoy refugio, y disfrutar de su bello entorno y sobre todo, el Mas de Pau, restaurado en un lugar de ensueño, a la sombra de un gigantesco roble y junto a una fuente. Los más decididos pueden echar un vistazo al Mas de Llosero, simplemente cruzando el rio y subiendo cinco minutos siguiendo las señales amarillas. Es éste un mas antiguo semiderruido (aunque he visto señales de restauración) que está situado en un paraje verdaderamente hermoso, entre montañas, bosques y el valle por donde baja el Algars.

 

DOCUMÉNTESE

Para hacer este recorrido doble aconsejo el magnífico (no me cansaré de repetirlo) libro de Jordi Bustos Bernús "Itinerarios por los puertos de Beceite" de Editorial Prames o el de Joan J.Tirón Ferré "Lo Port, 52 rutes de senderisme", editado por Piolet. Con cualquiera de estos libros y el mapa "Port d'Arnes" de Piolet a escala 1:15.000  no hay temor alguno de extravío, aunque no lleve brújula. Todo este material lo tienen a su disposición, como es habitual, en la Librería Serret de Vallderrobres y en librerias especializadas en montaña y senderismo.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens